En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

 

 Distinguidos hermanos, seguimos con la clase once que se trata de la biografía de los compañeros del Mensajero de Al-lah Todopoderoso, que Al-lah les Bendiga a todos ellos, la clase de hoy es sobre un compañero joven muy venerable y brillante, fue un ejemplo para los jóvenes de Quraish, el Compañero Musab bin Umair.

image

 Pero antes de hablar de éste honorable compañero, es importante y necesario saber ¿por qué estudiamos la biografía de los Compañeros del Mensajero de Al-lah? Porque el Profeta -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

“Verdaderamente Al-lah me eligió a mí, y eligió a mis amigos”

 Los Compañeros del Profeta son ejemplos de heroicos. Cuando uno de nosotros lee la biografía de los Compañeros del Mensajero de Al-lah, a lo mejor encontrarás que algunas de tus cualidades son semejantes a las de uno de sus compañeros, en este caso debes tomar a este compañero como ejemplo en tu vida.

¿Cómo abrazó Musab bin Umair el Islam y cómo fue su vida antes?

 Musab bin Umair, es un joven de Maca muy distinguido, Al-lah le Dio belleza e inteligencia, lo que atraía la atención de la gente era su gran elegancia, y sus hermosas ropas. Hoy en día podrás encontrar jóvenes que llevan ropas muy elegantes, con pelo bien peinado, bien perfumado, y una elegancia elevada a la hora de hablar y de comunicarse con los demás, estas cualidades están representadas en este compañero.

 Los escritores de la biografía del Profeta y los de sus compañeros lo describían como un joven activo, caprichoso que se había criado rodeado de muchos caprichos, y de él hablaban las jóvenes de la ciudad alabando su belleza y su agradable carácter. En las asambleas de los quraishitas resplandecía su rostro como una perla.

 Queridos hermanos, fijaos en éste joven tan elegante, tan suave al que Al-lah Ha Dado una vida lujosa, y una apariencia muy elegante. Éste joven escuchó los versos coránicos que el Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- recitaba, y que trataban de la unicidad de Al-ah, del monoteísmo (taujid). Cuando los musulmanes estaban en Dar Al-Arqam ibn Abi al-Arqam el Profeta Muhammad llamaba a la gente al Islam, con la recitación del Corán y con un ejemplar comportamiento hacia sus compañeros que para entonces eran pocos pero muy fieles. Musab por motivo de saber la verdad, y por su deseo desenfrenado por saber quién era aquel Profeta, se fue a Dar Al-Arqam Ibn Abi Al-Arqam, para encontrarse con el Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- y entonces el corazón de Musab se abrió y aceptó el mensaje del Islam de los labios de Muhammad. Su alegría fue tal que casi le parecía que podía volar. El Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- extendió su mano derecha hasta tocar el pecho de Musab, y éste sintió un profundo sosiego y limpió su pecho de los efectos de la ignorancia. Fue un momento de fe tan maravilloso en que disfrutaba de la inmensa paz que le dispensaba su fe. Anunció su conversión al Islam a manos del Mensajero de Al-lah, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.

La dura experiencia que Musab vivió con su madre durante su conversión al Islam

 La madre de Musab se llamaba Junas bint Malik. Tenía un carácter muy fuerte- en toda época podrás ver madres de carácter muy fuerte que sus hijos le tienen miedo, cumplen sus órdenes de forma increíble, evitando la ira de su madre y esperando su satisfacción con ellos.

  Todos tenía miedo de la madre de Musab, y él sólo le temía a ella. ¿Cómo enfrentará Musab a su madre siendo musulmán? Como era habitual en Maca, pensó ocultar su Islam -apropósito al hombre a veces le pasan circunstancias muy difíciles, y en casos excepcionales ve que es oportuno ocultar su fe, al respecto fue citado una referencia en el Corán, cuando Al-lah Dice:

“Y dijo un hombre creyente de la familia de Firaún que ocultaba su creencia: ¿Vais a matar a un hombre porque os dice: Mi Señor es Al-lah, ….”

Sura del Perdonador: 28

 En casos muy difíciles, en circunstancias muy pesadas, en tiempos de fuerte intriga, y en situaciones muy críticas no los podrás suportar [s no es con el permiso de Dios], y Al-lah Todopoderoso no carga al hombre lo que no puede suportar. Esas palabras de Al-lah son alivio para los que ocultan su fe:

“Y dijo un hombre creyente de la familia de Firaún que ocultaba su creencia: ¿Vais a matar a un hombre porque os dice: Mi Señor es Al-lah, cuando os ha traído pruebas claras que vienen de vuestro Señor y que, en caso de que sea un mentiroso, su mentira se volverá contra él, mientas que si dice la verdad una parte de lo que os asegura os afligirá? Al-lah no guía a quien sobrepasa los límites y es un farsante”

Sura del Perdonador: 28

 Musab decidió ocultar su Islam hasta que Al-lah Decidiera sobre este asunto. Solía ir a la casa de Al-Arqam y sentarse con el Mensajero de Al-lah disfrutando de la inmensa paz que le dispensaba su fe y evitando la ira de su madre que todavía no estaba al tanto de su conversión. Hay quien dice que nada puede ser un secreto aunque intentes ocultarlo, porque un día se descubrirá.

 Un hombre llamado Uzman bin Talja vio una vez a Musab entrando en la casa de Al Arqam clandestinamente, y éste primero corrió veloz a llevarle la nueva a su madre. Musab, de pie frente a ella, a su tribu y a los hombres honorables de Maca que le rodeaban, recitó la verdad -El Corán con tanta firmeza y certeza en lo que estaba recitando le produjo una felicidad indescriptible.

  Al oírle, su madre quiso darle una bofetada para cerrarle la boca, pero el fuerte impulso de su mano se fue debilitando frente a la luz que embellecía aún más el rostro de su hijo y hacía sentir en los presentes un inmenso respeto por aquel joven que hasta entonces había sido el orgullo de su tribu. Al-lah Otorga al creyente veneración, ternura, iluminación y belleza de forma que quien quiera dañarlo se congele en su lugar.

image
 Una vez un sabio musulmán llamado Al-Jasan Al-Basri, que Al-lah Todopoderoso lo Mantenga en Su Misericordia, adoptó una posición que ameritaba mucho valor pues criticaba a uno de los gobernantes más rudos de la historia islámica de nombre Al-Jayash quien ordenó al verdugo decapitar al sabio Al-Jasan Al-Basri por sus críticas; así que extendieron una tela de cuero y pusieron al hombre en medio de la tela para que cuando cortaran la cabeza no se ensucien los lujosos muebles con la sangre del sabio. El gobernante ordenó llamar Al-Jassan para cortarle su cabeza, y cuando Al-Jasan Al-Basri entró a donde estaba Al-Jayash murmuró unas palabras que nadie pudo escuchar. ¿Qué dijo Jasan Al-Basri? Parecería que pidió protección de Al-lah Todopoderoso de la opresión de Al-Jayash. Una vez que Al-Jasan entró a los aposentos de Al-Jayash su rostro brillaba, y Al-Jayash al verlo se levantó de su silla y lo invitó a sentarse a su lado, pidió que suplicara a Al-lah por él, charló con el sabio Al-Jasan Al-Basri con bondad, le hacía sentir buen humor, le respetó y le recibió de la mejor manera, luego lo despidió. El verdugo se quedó turbado, no sabía qué decir; se preguntó: ¿Para qué me ha ordenado venir entonces? -Al creyente se le tiene especial consideración, si estás con Al-lah ganarás una consideración tal que nadie excepto Al-lah Sabra de su alta cualidad. Quien teme a Al-lah, le teme todo lo que hay en la tierra. El creyente tiene una personalidad fuerte que no es de su propia creación sino del favor de Al-lah.

 En efecto, nada más llegar a casa Musab fue encerrado por su mamá en un pequeño cuarto –que pensaba ingenuamente que al encerrarlo podría impedirle seguir o visitar al Profeta Muhammad- pero ella lo hacía en vano.

 En efecto Musab fue de los que emigraron por la causa de Al-lah y de Su Mensajero, eso es lo que el Mensajero de Al-lah atestiguó

 En efecto, nada más llegar a casa, lo encerró en un pequeño cuarto donde permaneció hasta que los musulmanes emigraron a Abisinia. Cuando Musab oyó la noticia de la emigración, se escapó sin que nadie, ni su madre ni los ocasionales guardianes dispuestos para vigilarle, se percatasen de ello, y partió a Abisinia para reunirse con los demás compañeros del Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él.- Una vez Musab entró en un lugar donde un grupo de sus compañeros estaba sentado alrededor del Profeta Muhammad; ahora Musab llevaba una túnica remendada, y todos agacharon la cabeza al verlo y bajaron la mirada derramando abundantes lágrimas.

 Recordaban a Musab antes de convertirse al Islam, vestido con ricos atuendos y perfumado como la más bella flor del jardín. El Profeta le observó con mirada de sabiduría, de agradecimiento, de amor. En sus labios se había dibujado una tierna sonrisa. Dijo:

“Vi a Musab en Maca y no había un joven más agraciado que él. Sin embargo, abandonó aquella vida de regalo, por el amor de Al-lah y Su Mensajero”

 Cuando una persona gana poco a pesar de saber la forma de ganar más dinero pero ilegalmente, y en cambio elige obedecer a Al-lah, y por tanto lleva ropa de quinta categoría, tiene una casa modesta y come comida modesta. Considero que éste tipo de esfuerzos y autocontrol es algo que representa un gran honor ya que todos estas, -oh queridos hermano- cosas son efímeras, lo quiero decir es, que si eliges seguir la verdad, preferir cumplir con los órdenes de Al-lah, preferir y procurar la satisfacción de Al-lah Todopoderoso,y por ende preferir no comer de los ilícito (jaram), y preferir comer sólo lo que es lícito (jalal), es hermoso preferir comer de lo que ganas en la vida y de tu propio sudor, y optar por no comer de los bienes ajenos. Este sueldo legitimo aunque sea poco, te hace vivir en una casa pequeña, comer comida modesta, y vestir ropa modesta, ¿A caso te sentirás avergonzado? Si sientes te avergüenzas de tu situación (honrada, legal y legítima), entonces no conocerás a Al-lah.

  Me comentó un hermano que trabaja como abogado, me dijo: “He recibido a un cliente que me ofreció defenderle en un caso en el que él no sabe que la pena está comprendida por la amnistía sin que éste supiera de ello, fui muy sincero con él y le dije: tu caso no necesita un abogado, te basta presentar una solicitud a tal tribunal, y serás sentenciado inmediatamente por la ley de amnistía y no serás castigado, pero él no estaba convencido y fue a consultar a otro abogado que le dijo que su caso es muy grave, y que podrá ser encarcelado hasta con diez años de prisión, por lo que le hizo pagar veinte mil liras sirias, y no bastó con esto sino me acusó de ser abogado que no sabe nada de abogacía. Al primer abogado le dolió mucho que lo hayan tildado de ignorante sin ser eso cierto, -pero según yo- cuando él me contó lo que sucedió y lo que dijeron de él; vi aun hombre grandioso, y le dije: Juro por Al-lah, cuando la gente habla mal de ti que siendo tu un abogado honrado y bienintencionado es la evidencia de que tendrás una insignia de honor ante Al-lah Todopoderoso, así debe ser el creyente, y así debes ser.

image
 Espero que nuestros estimados hermanos sean gente recta, ya que cuando el hombre es recto tendrá una gran posibilidad y si se endereza y busca la satisfacción de Al-lah Dios Todopoderoso será como rey en la vida del Más allá.

 Musab bin Umair, pertenecía a una familia muy rica, si él hubiera mantenido a la religión de sus padres habría vivido una vida muy lujosa, pero por abrazar el Islam y seguir al Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y porque los compañeros del Profeta, que Al-lah Esté complacido con todos ellos, eran pobres y débiles, Al-lah dice al respecto:

“…No vemos en ti sino a un ser humano como nosotros y vemos que sólo te siguen los más bajos de nosotros, sin ninguna reflexión…”

Sura de Hud: 27

 Esto es lo que padecieron todos los Profetas. Los hombres de gran prestigio, los hombres más importantes de la sociedad y los ricos están sumidos en sus antojos banales y deseos pasajeros, los poderosos están sumidos en sus prestigios y los débiles de algún modo están obligados a seguirlos.

  Al-lah Todopoderoso les Dará la victoria como dice el honorable Profeta Muhammad a Adi bin Jatim, ya que estas palabras no se pueden olvidar, le dijo:

“Tal vez Oh Adi lo que te impide entrar en esta forma de vida [Islam], es que la gente [que la practica], son necesitados, y que son gente que padece pobreza. Juro por Al-lah que tendrán abundante dinero hasta el punto de que nadie se lo llevara; y tal vez que lo que te impide entrar en esta forma de vida [Islam], es ver que [los musulmanes], tienen muchos enemigos. Juro por Al-lah que estas a punto de oír que la mujer que vendrá de Babilonia para hacer la peregrinación a Maca montando su montura sin tener miedo; y tal vez lo que te impide entrar en esta forma de vida [Islam], es que ves que el rey y el sultán no pertenecen a la gente [del pueblo], Juro por Al-lah que estás a punto de oír que los palacios de Babilonia estarán abiertos [disponibles], a los musulmanes”

 La verdadera victoria es estar con la verdad, la verdadera victoria es aferrarse al camino de Al-lah Todopoderoso ya seas rico o pobre, el Profeta Muhammad dijo a acerca de Musab:

“Vi a Musab y no había en Meca un joven más agraciado que él. Sin embargo, abandonó aquella cómoda vida por el amor de Al-lah y a Su Mensajero”

 Si te aferras al camino de Al-lah y tu vida es modesta debes estar orgulloso de ello, ya que Al-lah Todopoderoso Dice:

“…Y quien obedece a Al-lah y a Su Mensajero ha triunfado con gran éxito”

Sura de Los Coligados: 71

“…Y el bien fin es de los que temen (a Al-lah)…”

Sura del Al-Araf: 128

 Muchas versos coránicos anuncian la buena nueva a los que se aferran al camino de Al-lah con el éxito en la vida de este mundo y también en la del más allá.

La madre de Musab no logró su deseo de que su hijo dejara el Islam

 Queridos hermanos, la madre de Musab volvió a intentar encerrarlo pero él insistió y le dijo:

“Juro por Al-lah que si alguien intenta encadenarme, le mataría. Su madre sabía que cuando Musab decía algo, lo cumplía, y decidió abandonar la idea de aprisionarlo en su casa”

 Hubo una discusión entre Musab y su madre, en la cual le dijo:

“Oh madre yo soy para ti un advertidor misericordioso; así, pues atestigua que no hay más dios que Al-lah y que Muhammad es Su siervo y mensajero. Su madre le contestó encolerizada [diciendo]: Juro por todos los dioses que nunca me convertiré a tu forma de vida [el Islam], pues si lo hiciera, mi estima entre la gente no valdría nada y mi cabeza enloquecería”

 Esta mujer no es razonable, pues si lo hubiera sido hubiera creído en el Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- quien dijo:

“La mejor mente es la que más ama a Al-lah”

 Musab despreció la abundancia en la que solía vivir, prefiriendo la pobreza, cuando dejo la religión de su familia. Los biógrafos dicen que Musab perdió aquellos vestidos confeccionados con las mejores y más finas telas, y pasó a llevar ásperas túnicas hechas de bastos hilos. Comía un día y pasaba hambre muchos.

image
 Conozco a una chica que pertenece a una familia muy rica, se concilió con Al-lah y se aferró a Su camino [volviéndose practicante], por lo que los jóvenes ricos que la conocieron antes de su arrepentimiento hacia Al-lah, ya no deseaban en pedir su mano en matrimonio. Por lo que dicha muchacha se casó con un hombre pobre, con bajo salario, ella aceptó vivir en una casa pequeña después de haber vivido antes en una casa muy amplia, aceptó comer modestamente después de haber disfrutado de una comida suculenta, y prefirió vestir ropa áspera después de haber vestido ropa elegante, a pesar de todo esto dijo: Estoy feliz de conocer a Al-lah, estoy feliz con mi marido, y acepto renunciar a todas aquellas cosas mundanales con el fin de obedecer a Al-lah Todopoderoso. Estas cualidades de Musab son el modelo para todos los jóvenes que pertenecen a una familia rica.

 Ahora te invito a reflexionar sobre el motivo por el que te aferras al camino de Al-lah, cuando por ejemplo tu sueldo es poco y muy limitado, y Al-lah Todopoderoso por su sabiduría quiso hacer fácil todo lo que es ilícito, e hizo muy difícil y duro lograr todo lo lícito. Hay mujeres que hacen trabajos muy duros en el servicio doméstico de casas ajenas, durante solo ocho horas de trabajo y cobran ciento cincuenta liras sirias; en cambio otra mujer que se vende a los hombres a cambio obtener mucho dinero en corto tiempo, ¡qué gran deferencia hay entra ambas! Es como la distancia entre el cielo y la tierra, cuando el hombre es honesto con Al-lah Todopoderoso lo utiliza en la verdad.

Aquí está el misterio que se ha producido en Madina

 Entre los compañeros del Profeta Muhammad había hombres de más edad y experiencia, de mayor rango social y de mayor cercanía a la familia del Profeta. Sin embargo, Muhammad eligió a Musab quien estaba consciente de que había recibido la tarea más delicada: transmitir a la gente de Madina los fundamentos de la ley islámica, y prepararles para instaurar la primera sociedad musulmana.

 Cuando leo la biografía del Profeta Muhammad con sus compañeros me sorprendo mucho; pues cuando el Profeta Muhammad -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- emigró a Madina toda la gente salió para recibirle, para honrarle, para creer en su mensaje, y para mostrarle amor, a pesar de que nunca antes lo habían visto. Entonces ¿Cuál es la razón de semejante recepción? El secreto de esto es que el Profeta mando a Musab a Madina antes de la gran emigración, por lo que mucha gente se convirtió en compañeros del Profeta de Madina (ansar), al entrar al Islam, a través de Musab.

  Esto me lleva a pensar una cosa, y es que a veces vez la mezquita llena de gente, pero ¿Por qué motivo se llena la mezquita? Muchas veces la mezquita se llena gracias Al-lah y después a algunos de los hermanos en el Islam activos que se apresuran a defender la verdad, así es que convencen al vecino, a sus amigos, a su hijo, a su padre, a su compañero de trabajo, de la verdad, y les invitan a venir a la mezquita, para ser guiados al camino de Al-lah Dios, y les regalan cintas de temas islámicos; conversan con ellos, les sirven…por lo tanto vemos la mezquita llena de gente.

  A veces se llena la mezquita por una persona activa que convenció a los demás en el verdadero mensaje del Islam, les convenció ser guiados, y les invita al arrepentimiento y a la rectitud.

 Toda la gente de Madina salió a recibir al Profeta Muhammad a pesar de que nunca lo habían visto antes, ni tampoco habían escuchado sus palabras de viva voz.

 ¿Quién entonces llevó este encargo ayudado de la inteligencia que Al-lah le Otorgó y del buen comportamiento que había adquirido en el tiempo que pasó con el Profeta Muhammad? ¿Quién enseño a la gente la recitación del Corán, los atributos del Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él? ¿Quién les muestro y enseño los nombres más bellos de Al-lah? ¿Quién trabajo día y noche al servicio de la gente de Madina? Fue Musab quien ganó el corazón de los medinenses con su humilde forma de vida y con su honestidad, de forma que grupos enteros entraban cada día en el Islam de Al-lah.

 Todos los compañeros del Profeta Muhammad de Madina aceptaron el Islam a través de Musab. Si los medios de la vida mundana se estrecharon, si tu sueldo no te basta Al-lah Todopoderoso te recompensará con la mejor recompensa [en ésta vida], y después de la muerte si te aferras a Su camino.

image
  El hombre no debe medir todo con cosas materiales, pues esta medida material es corrupta, ya que quizá sea que un hombre despeinado polvoriento, que lleva una ropa muy sencilla, y que la gente lo rechaza de su casas, Al-lah le Conceda su súplica. Así que no midas tu nivel de ser humano ni con el nivel ni con la superficie de tu casa, ni con tu sueldo, ni con tu coche, pues debes medir tu nivel en la medida de tu obediencia a Al-lah. Debes considerar la palabra de Al-lah cuando Dice:

“…Y en verdad que el más noble de vosotros ante Al-lah es el que más Le teme…”

Sura de Los Aposentos: 13

 Es cierto que este compañero Musab dejó de vestirse con ropa confeccionada con las mejores telas y perdió el fragante olor, pero se convirtió en un hombre inolvidable ante Al-lah y la gente.

  El hombre no debe estar orgulloso de la vida mundana para no arruinar la vida de los demás y desviarlos de la otra vida; pero si el hombre les enseña el camino de Al-lah Todopoderoso, los habrá acercado a Su camino, y sus vidas mundanas quedarán reconciliadas con Su Señor.

Usaid bin Judair, fue de los que abrazaron el Islam a través de Musab

 Tenemos una historia que parece tener algo de la sabiduría; y la de Usaid bin Judair, jefe de los Bani Abd Al Ashal en Medina; pues un día fue muy enfadado con una lanza hasta donde estaba Musab y As’as bin Zarara hablando con la gente, con la intención de impedir que siguieran desviando a los habitantes de Madina de su [antigua] religión, haciéndoles abandonar a sus dioses para tomar a un sólo, algo de lo que nunca antes habían oído hablar.

  Si el hombre actúa con sabiduría y con bondad se considera una gracia de Al-lah Todopoderoso.

 ¿Por qué habéis venido aquí y tomáis por locos a nuestros Hombres más débiles? ¡Alejaos si no queréis que os mate! Musab respondió con la calma y la fuerza del mar, con la luz del alba: En primer lugar, siéntate y escucha. Si te agrada lo que vas a oír, acéptalo, pero si te repulsa, entonces recházalo y vete.

  ¡Al-lahu Al-Akbar! ¡Qué buena forma de empezar tuvo Musab! ¡En verdad que presagia el mejor de los resultados!

 Usaid era un hombre de intelecto agudo: Me parece bien tu propuesta. Arrojó la lanza a un lado, y se sentó a escuchar. Apenas había empezado Musab a leer el Corán y a explicar los versos coránicos que recitaba, cuando el rostro de Usaid cambió, brillando en él una sonrisa. Al acabar su discurso, éste y los que le habían acompañado, dijeron: ¿Qué buenas y sinceras son estas palabras! ¿Qué debo hacer para entrar en esta forma de vida [Islam]? Y le enseñaron qué debe hacer.

Umair bin Wahab, dijo una vez:

“Juro por Al-lah que si no temiera por mis hijos, y si no estuviera endeudado habría matado a Muhammad y habría hecho vuestra vida tranquila. Un hombre que se llamaba Safuan estaba sentado, le dijo: yo me encargo de pagar tus deudas sean lo que sean, y tus hijos son como mis hijos por lo que me encargaré de ellos vivan lo que vivan de tiempo, vete y haz lo que querías hacer. Umair envenenó su espada y se fue. Cuando el hombre llegó a Madina lo vio Umair y éste dijo: Este es el enemigo de Al-lah, Al-lah lo Hace venir a donde está el Mensajero de Al-lah, este es Umair bin Wahab el peor enemigo, su hijo fue matado en la batalla de Badr. El Profeta le dijo: ¿Qué es lo que te hace venir a nosotros, contestó: vine para salvar a mi hijo, le dijo: y la espada que tienes en tus hombros, contestó: malditas sean semejantes espadas, el Profeta le dijo: ¿A caso no te dijo Safuan tal y tal cosa. Al oír estas palabras del Profeta dijo: atestiguo que eres el Mensajero de Al-lah porque lo que comenté a Safuan, nadie lo sabe excepto Al-lah y tú eres Su Mensajero”

 Un enemigo acérrimo vino con la intención de asesinarle y sale como musulmán, esto significa que reconciliarse con Al-lah se realiza de un solo golpe.

 Cuando Usaid, ese hombre de gran prestigio en la sociedad de Madina entro al Islam, gente menos prestigio lo imitaron. Al-lah le Dio el éxito a Musab en su llamada (dawa), a los demás al Islam. Los corazones de los hombres de alto nivel en la sociedad de Madina se convirtieron al Islam con Musab, y la gente entro en también al Islam.

El martirio de Musab

 Todos sabemos que Musab participó en la batalla de Ujud. Y todos sabemos que fue el encargado de llevar el estandarte. Este honor recayó en Musab. La gran batalla dio comienzo. Musab se dio cuenta del peligro en el que había caído su ejército y levantando el estandarte empezó a luchar. En un momento de la lucha se abalanzó sobre él, Ibn Qumeiya quien de un tajo le segó el brazo derecho. Musab dijo en ese mismo instante:

“Pero Muhammad es sólo un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros…”

Sura de La Familia de Imran: 144

 Acto seguido Qumeiya le cortó a Musab la mano izquierda. Entonces, Musab encogió los hombros sosteniendo el estandarte con lo que le quedaba de brazos y el pecho diciendo:

“Pero Muhammad es sólo un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros…”

Sura de La Familia de Imran: 144

 Viendo Qumeiya que Mus’ab seguía en pie sosteniendo el estandarte, le arrojó una lanza que le atravesó el cuerpo haciéndole caer al suelo y con él el estandarte.”

 Lo que hace al corazón sangrar son las palabras de algunos compañeros, uno de ellos expreso:

 Hemos emigrado con el Mensajero de Al-lah -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- anhelando la satisfacción de Al-lah. Al-lah nos Recompensó y hay quien no recibirá recompensa en la vida de este mundo. Si un hombre ama a Al-lah Todopoderoso ¿A caso perderá algo?

No, pues Al-lah Dice:

“Y no deis por muertos a los que han sido matados en el camino de Al-lah, están vivos y reciben provisión junto a su Señor”

Sura de La Familia de Imran: 169

 Y cuando el hombre es honesto con Al-lah Todopoderoso, y confía en Él gana (en la vida de este mundo y en el más allá. Toda la vida de este compañero Musab fue el sacrificio en el camino de Al-lah (yijad). Musab murió mártir y ganó (el éxito en las dos vidas).

Mirad esta escena tan triste

Jabab bin Al Arat dijo:

“Emigramos con el Mensajero de Al-lah que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, esperando la recompensa de Al-lah, Él nos prometió Su recompensa, entre nosotros hubo muchos que murieron sin ninguna recompensa mundana”

 Un día Umar le ofreció una suculenta comida, entonces se puso a llorar, le preguntó Umar: ¿por qué lloras? Él recordó los compañeros del Profeta que murieron antes de vivir la victoria que Al-lah dio a los musulmanes y los medios de la vida mundana sujetaron entre sus manos. Los compañeros que murieron antes de vivir la victoria de los musulmanes Al-lah les multiplicará su recompensa. El hombre debe someterse a Al-lah Todopoderoso, El Misericordioso, El Compasivo, Al-lah Dice las siguientes palabras:

“Si morís y os matan… Tened por cierto que seréis reunidos para volver a Al-lah”

Sura de La Familia de Imran: 158

“…Pero la misericordia de tu Señor es mejor que lo que reúnen”

Sura de Los Dorados: 32

 El hombre siempre busca ganar su vida, y cuando logra lo que le es suficiente, su principal preocupación sigue siendo el incremento de su riqueza, Al-lah Todopoderoso Dice:

“…Pero la misericordia de tu Señor es mejor que lo que reúnen”

Sura de Los Dorados: 32

 Mataron a Musab el día de la batalla de Ujud. No encontramos otra cosa para cubrirlo que unas tiras de tela insuficientes para tapar todo su cuerpo.

 El Profeta dijo entonces: “Cubrir su cabeza y en sus pies colocar hojas de al izjar, poned un poco de hierba sobre sus pies, y cubrir su cabeza con la tela”

 Este es Musab bin Umair, quien disfrutó de una vida lujosa, el joven más elegante entre los jóvenes de Quraish, el más suave y el más próspero, y el más rico. Vendió la vida de este mundo a cambio de lograr el amor de Al-lah Todopoderoso. Si el hombre elige un trabajo limpio, un trabajo honesto, y vive una vida tranquila siguiendo el camino de Al-lah, le resulta un gran honor. Alégrate con tu sueldo lícito, si es mucho es por la gracia de Al-lah y si es poco es mejor que si fuera mucho pero obtenido ilícitamente de modo que no agrade a Al-lah Todopoderoso. El Profeta -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- un día dijo a Zalaba: “Oh Zalaba cuando ganes poco pudiendo agradecer (a Al-lah) por ello, es mejor que ganar mucho que no puedas agradecer a Al-lah”

 El Profeta -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- se puso ante Musab bin Umair, con los ojos llenos de lágrimas, y dijo:

“Entre los creyentes hay hombres que han sido fieles a su compromiso con Al-lah. Algunos han cumplido ya su compromiso y otros esperan sin haber variado en absoluto”

Sura de Los Coligados: 23

 El Profeta Muhammad recitó el siguiente verso coránico frente al cadáver de Musab:

“Entre los creyentes hay hombres que han sido fieles a su compromiso con Al-lah. Algunos han cumplido ya su compromiso y otros esperan sin haber variado en absoluto”

Sura de Los Coligados: 23

 Luego el Profeta Muhammad le echó un vistazo a la túnica con la que fue envuelto y dijo:

Oh Musab, después miró su mortaja y dijo:

“Te vi en Maca y no había allí nadie mejor vestido que tú. Ahora tienes los cabellos despeinados y vistes una ropa áspera y desgastada, luego el Profeta de Al-lah -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-- dijo: El Mensajero de Al-lah da testimonio de que sois mártires en el Día de la Resurrección”

 Cuando un compañero del Profeta Muhammad entró al Islam, luchó con el Mensajero de Al-lah en batalla, y cuando distribuyeron el botín entre los musulmanes, dijo cuando querían darle su parte:

“Juro por Al-lah que no me convertí al Islam para eso sino para ofrecer mi vida en el camino de Al-lah”

 En la segunda batalla, fue encontrado muerto, el Profeta Muhammad dijo:

“¿Es este quien dijo (aquella frase)? Contestaron que si lo es, el Profeta Muhammad se puso a llorar y después dijo: Oh Al-lah, yo atestiguo que este luchó en Tu camino”

 Si nos aferramos al camino de Al-lah, leemos el Corán, ayudamos a los necesitados, ayudamos a los demás, tratamos bien a nuestros padres, aconsejamos a los musulmanes en nuestros negocios y no mentimos ni engañamos a los demás; si hacemos todas estas cosas en esa época llena de conflictos, de delirios y de cosas ambiguas, si hacemos todo esto en la época donde el que se aferra a su religión o estilo de vida (Islam), es como el que agarra una brasa, y tendrás una gran recompensa.

image

El Profeta dijo:

“Hecho de menos a mis seres queridos, sus compañeros dijeron: ¿A caso no somos tus seres queridos? Dijo: no sois mis compañeros. Mis seres queridos son gente que vienen en los últimos tiempos, el que se aferra a su estilo de vida (islam), es como el que agarra una brasa, será recompensado como a setenta [hombres]. Sus compañeros dijeron: [los setenta] ¿Son de nosotros o de ellos? El Profeta dijo: son de entre vosotros. Preguntaron ¿Por qué? Contestó: porque os ayudáis mutuamente en el bien en cambio ellos no lo hacen”

 El verdadero creyente musulmán siente ser extraordinario, las personas más cercanas a ti desdeñan tu rectitud y tu apego al camino de Al-lah, te detestan por no estar juntos con mujeres.

 Hay gente que pretende pertenecer a familias practicantes del Islam, y a pesar de eso se presentan en lugares donde se mezclan mujeres y hombres, sin cubrir el aura de la mujer, y aún más buscan un medio para escapar de cumplimiento de la orden de Al-lah de cualquier manera.

Conclusión

 Lo que llama la atención en la vida de este honorable compañero Musab Ibn Umair, es el haber pertenecido a una familia rica, él insistió en seguir practicando el Islam y aferrándose a creer en Al-lah, y perdió todo lo que uno puede conseguir de los padres, vivió pues pobre, y dedicó toda su vida para servir este gran estilo de vida, el Islam. Al-lah lo eligió para ser el sucesor del Profeta en Madina antes de la migración.

 Así que, podemos decir una vez más que la mayoría de los compañeros del Profeta Muhammad de Madina (ansar), aceptaron el Islam a través de Umair, antes de la migración del Profeta Muhammad a Madina, y este hecho es una gran obra.

 Cuando el Profeta Muhammad quería hacer la salat en su casa, Aisha movía sus piernas a otro lado para dejarle espacio a su marido para rezar, debido a que su habitación no es suficiente para dos personas que uno reza y otro duerme al mismo tiempo; pero ahora ves que la Mezquita del Profeta Muhammad en Madina, es la más grande en el mundo.

 Hice la peregrinación desde hace tres años (considerando la fecha en la que se dio esta lección) vi que la Mezquita del Profeta fue construida en la época de los Otomanos, tenía casi la misma superficie de esta mezquita en la que estamos nosotros, quiero decir, que el gobierno de Arabia Saudí expandió su superficie diez veces más de lo que estaba en aquel momento. El año pasado cuando peregrine, vi la Mezquita del Profeta Muhammad en Madina como una ciudad entera. Para quien gusta rodear la Mezquita del Profeta Muhammad, la distancia es de casi cinco kilómetros alrededor de ella. Solíamos peregrinar en días muy calorosos, y ahora ya está equipada con aire acondicionado muy avanzado, y los dispositivos están colocados a unos siete kilómetros de la Mezquita.

 La superficie de la Mezquita del Profeta Muhammad en Madina, es doscientos setenta mil metros cuadrados, de manera que la temperatura fuera de la Mezquita es de cincuenta y seis grados o más, como si fuera viento de fuego que quema la cara del hombre, mientras que la temperatura dentro de la Mezquita es de dieciocho grados o menos.

 El Profeta Muhammad vivió una vida áspera y dura, pero los musulmanes se dieron cuenta de su valor y de su postura. Toda esta atención a la Mezquita indica su gran valor ante Al-lah Todopoderoso. La vida mundanal te perjudica, por ello mejor intenta aferrarte al camino de Al-lah y cumplir con Sus órdenes. Sigue pues los pasos de este compañero Musab tan honorable y sábete que lo que te humilla no es tu limitado sueldo sino tus pecados.

 Mus’ab es un buen ejemplo para todo joven que vivió lujosamente y con suavidad, él insistió en aferrarse a su fe (iman) y a su Islam, pero quien abandona su Islam y su fe vivirán una vida dura. Debemos tomar a este compañero como buen ejemplo.

Y las alabanzas a Al-lah, Señor de los mundos.

 

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos