En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

 Queridos hermanos, estamos todavía hablando sobre el tema de las obligaciones de la mujer hacia su marido. Si el hombre cumple con sus obligaciones, encontrará el camino franco hacia Al-lah. Así que todo incumplimiento o violación será un obstáculo en el camino que lleva hacia Al-lah. Si cumples tus obligaciones hacia tu esposa, tus hijos, tus vecinos y hacia los demás, Al-lah Todopoderoso Eliminará todos aquellos obstáculos del camino del hombre por haber cumplido dichas obligaciones, y entonces el camino que lleva hacia Al-lah, Exaltado Sea te será facilitado.

El verdadero significado de la buena convivencia

 He hablado en la última lección que se trataba de las obligaciones de la mujer hacia su marido, y la obligación de él en mantenerla económicamente, y hablé también sobre su derecho de convivir con su marido según lo que es razonable y reconocido, ya que Al-lah, Exaltado Sea, nos Ha Ordenado en el Corán diciendo:

"…Convivid con ellas según lo que es razonable y establecido..."

Sura de Las Mujeres: 19

 He hablado mucho sobre esta aleia y la idea más importante en ella es que la convivencia razonablemente no significa no causarle daño, sino que significa que debes suportar el daño que te causa a ti ¡qué gran distancia hay entre ambos significado!

Ya hemos hablando sobre dos obligaciones del marido hacia su esposa, También he dicho que al hombre le encanta buscar sus derechos hacia los demás y sobre las obligaciones de los demás hacia él.

 Sin embargo, la victoria verdadera es cuando buscas tus obligaciones hacia los demás, las obligaciones hacia ello que –Al-lah - te Va a Demandar el Día de la Resurrección.

Una de las obligaciones del marido hacia su mujer es

guiarle y preocuparse de su religión y de su comportamiento

 El tercer derecho de la mujer sobre su marido es conservar su religión haciéndole cumplir con los actos de adoración, preocuparse de su comportamiento y orientarle al camino correcto, amén del deseo que siente por su esposa y cubre todas sus necesidades; ya que ella por su parte es una mujer limpia, mantiene bien la casa, y sabe bien lo que debe hacerle a su marido, y por cierto que a la mayoría de los hombres les encantan ése tipo de mujer (eso lo que buscan antes de todo), sin embargo para el marido el tema del cumplimiento de las obligaciones religiosas (din) por parte de ella, viene en segundo término; y cuando ella sale de su casa en un estado que no complace a Al-lah, entonces el esposo le solapa su frívola actitud frente a Al-lah, también le tolera la recepción de invitados masculinos a casa, pero se torna intolerante cuando ella no le cumple a él en su relación, es decir que el marido es tolerante en el incumplimiento del Islam de su esposa, pero cuando se trata de una falta de ella en su relación directa con él, entonces el marido si se molesta.

 No debes dejar de ayudar y cuidar a la mujer cuya creencia es débil y a la que su conocimiento sobre su Señor sea muy poco, debes vigilar su comportamiento y preocuparte de él, serás responsable ante Al-lah el Día de la Resurrección, y quizá será cierto que esta mujer dirá en aquel Día: "Oh Al-lah, no entraré en el infierno antes que mi marido porque no me dirigió al camino recto, no me señaló la luz de Al-lah, no me enseño el Islam y no me tomo de la mano para llevarme haca Ti.

 Por supuesto, todos los maridos se preocupan mucho de la salud de sus mujeres (se preocupa en la sanidad del cuerpo de su esposa), y tienen miedo de que ella se enferme porque él es quien tendrá que pagar el médico; toda enfermedad grave que padece su esposa, el marido es quién pagará mucho dinero, por eso vemos que la mayoría de los hombres están muy preocupados en la salud de sus mujeres, en que sus esposas tengan cuerpos sanos y saludables, en que ellas vivan una vida incluso lujosa.

 Esa preocupación debe estar acompañada por otra preocupación que es mantener y cuidar bien el conocimiento y práctica del Islam de la esposa, el conocer bien a Al-lah, tener una buena relación con Al-lah….y si no lo haces estarás traicionado a tu mujer porque ella es tu compañera durante toda la vida, ¿Cómo es posible que ella sea tu socia en la comida, en la vivienda y en el acto sexual y no sea tu socia en adquirir el conocimiento sobre Al-lah? ¡¿Y por qué no es tu socia en la comprensión del Corán?! ¡¿Y por qué no es tu socia en la comprensión de la sunna del Mensajero de Al-lah?!

 Por lo tanto, el que no se preocupa de la religión de su esposa, no se preocupa del conocimiento de su mujer sobre Al-lah, no da importancia a enseñarle ciencias del camino y vía correcta revelada por Al-lah para vivir en paz y felices (la shari’a), y no le importa si comprende bien sus deberes hacia Al-lah y al Islam, entonces éste hombre hablando razonable y lógicamente, habrá violado gravemente los derechos de su esposa.

Las pruebas coránicas sobre

la obligación del marido hacia su mujer en perseverar en las prácticas de adoración

 Uno dirá ¿dónde está la prueba de ello? Como ya os decía que nadie excepto el Profeta – que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- debe aceptar ninguna palabra si no tiene una prueba de la shari’a, por lo que ahora expongo que si hay pruebas de lo que habíamos dicho:

La primera aleia:

Al-lah, Todopoderoso Ha Dicho:

"¡Vosotros que creéis! Guardaos a vosotros mismos y a vuestra gente de un fuego cuyo combustible serán los hombres y las piedras…"

Sura de At-Tahrim (Prohibición) 6

"… Guardaos a vosotros mismos y a vuestra gente… "

 Esto quiere decir que estas obligado a guardarte a ti mismo del fuego de Yahannam y también estás obligado a salvar a tu familia, en el mismo grado, en el mismo nivel, de salvar a tu esposa del fuego de Yahannam. ¿Cómo podrás salvar a tu familia; la familia significa los niños y la mujer?

• Podrás hacerlo a través de enseñarles Islam, dirigirlos, vigilarles y juzgarles.

 Otra cosa que es muy importante, Al-lah, Exaltado Sea, Ha Hecho a los creyentes defensores entre sí. Así que eres un defensor de tu hermano creyente, de manera que cuando veas alguna distracción, diversión, violación o desobediencia de su parte, tendrás que recomendarle hacer el bien, guiarle, ayudarle y orientarle al camino recto, ¿por qué? Porque es tu hermano en el camino de Al-lah y tiene él derecho y obligación hacia ti. Si los creyentes son defensores el uno del otro y cada uno de ellos tiene obligación hacia el otro, entonces sería aún más conveniente que los conyugues sean los que se apoyan el uno al otro, y esa aleia será más adecuada para ellos.

La segunda aleia:

Al-lah, Exaltado Sea Ha Dicho:

" Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros…."

Sura de El arrepentimiento (At-Tawbah) 71

 ¿Qué significa "…son aliados unos de otros…"?

 Por ejemplo imagina que tú estás en un coche y delante de ti hay otro coche cuyo motor se está quemando sin que el conductor se diese cuenta. Tú siendo su hermano y un ser creyente una vez que aquel hombre ha corrido delante de ti, tendrá derecho sobre ti de alertarle de lo que está pasando en su coche. Entonces terminas convirtiéndote en responsable ante Al.lah.

“Los creados son los siervos de Al-lah y el hombre más querido por Al-lah es el más beneficioso para Sus siervos.”

 Éste jadiz trata sobre los creyentes por la siguiente razón: el que no es creyente generalmente no te hará caso, por ejemplo si ves a un hombre que está desobedeciendo a Al-lah en plena calle al fumar durante el mes de Ramadán, y te acercas y le aconsejas dejar de hacer estas cosas, quizá en respuesta aquel hombre te dirá palabras que no te gusten. Por lo tanto, este jadiz se dirige a los creyentes ya que Al-lah, nuestro Señor Exaltado Sea Ha dicho:

" Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros…."

 A sí que tú eres el aliado de tu hermano, y tu hermano es lo mismo para ti. Que aconseje a su hermano el que tenga más conocimiento, quien esté más cerca de Al-lah, y sea más piadoso.

  Así que los creyentes son aliados entre ellos y se aconsejan entre sí, mientras que los hipócritas entre ellos mismos son mentirosos y envidiosos, como ha dicho el Profeta -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él:

" los creyentes entre ellos mismos son aliados se recomiendan entre sí aunque sus viviendas estuvieran lejos la una a la otra, mientras que los hipócritas entre ellos mismos son mentirosos y envidiosos aunque sus viviendas estuvieran cercanas la una a la otra"

(Mencionado en el Azar)

 Ya hemos leído la palabra de Al-lah, Exaltado Sea que Dice:

" Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros…."

 Pero, ¿qué significa ésta aleia?

"… ordenen lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Al-lah y a Su Mensajero. A ésos Al-lah les hará entrar en Su Misericordia; es cierto que Al-lah es Poderoso, Sabio."

Sura de El arrepentimiento (At-Tawbah) 71

 Tú hermano creyente tiene un derecho sobre ti; así que debes aconsejarle, orientarle, ayudarle, guiarle y señalarle el camino recto. Tu mujer es quien te acompaña en esta vida, ella ha dedicado su vida a tu servicio, ha dedicado su vida para ti; ha estado contigo como socia en momentos de miseria y momentos de alegría. Esa mujer ¿no es digna de llevarle de la mano al camino de Al-lah Todopoderoso? ¿Acaso no tiene derecho sobre ti de que le enseñes las obligaciones que debe hacer conforme al Islam, y enseñarle la sunnah del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- para rectificarle cuando se desvíe y guiar sus acciones? Esta mujer sin duda es merecedora de todo esto; si tu hermano creyente tiene ese derecho sobre ti, entonces también tendrá derechos esa mujer que es tu esposa para que cumplas con estas obligaciones hacia ella, pues Al-lah, Exaltado Sea, Ha Dicho:

"¡Vosotros que creéis! Guardaos a vosotros mismos y a vuestra gente de un fuego cuyo combustible serán los hombres y las piedras…"

Sura de La prohibición (At-Tahrim) 6

Al-lah también Ha Dicho:

"Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros, ordenan lo reconocido como bueno y prohíben lo reprobable, establecen el salat, entregan el zakat y obedecen a Al-lah y a Su Mensajero. A ésos Al-lah les hará entrar en Su Misericordia; es cierto que Al-lah Es Poderoso, Sabio."

Sura de El arrepentimiento (At-Tawbah) 71

Y ahora tenemos los dichos del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él:

Dichos del Profeta sobre la obligación de cuidar los actos de adoración de la esposa

 De Abu Huraira que relató que el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"Que Al-lah tenga Su Misericordia con aquel hombre que se levanta por la noche, hace el salat y luego despertó a su esposa para hacer el salat, y cuando ella no despierta, él lanza agua a su cara. Y que Al-lah tenga Su Misericordia con aquella mujer que se levanta por la noche, hace el salat y luego despierta a su esposo para hacer el salat, y cuando él no despierta, ella lanza agua a su cara”

Narrado por Abu Daud, An-Nasaa'i e Ibn Maya

 Esto es una cosa magnifica y extraordinaria cuando uno se levanta para hacer el salat por la noche y despierta a su esposa para hacer lo mismo.

"Que Al-lah tenga Su Misericordia con aquel hombre que se levanta por la noche, hace el salat y luego despertó a su esposa para hacer el salat, y cuando ella no despierta, él lanza agua a su cara. Y que Al-lah tenga Su Misericordia con aquella mujer que se levanta por la noche, hace el salat y luego despierta a su esposo para hacer el salat, y cuando él no despierta, ella lanza agua a su cara”

 Esa es la mutua cooperación porque es posible que la mujer sea más activa que su marido, o el marido sea más activo que su esposa. La cooperación es algo necesario, pues no disminuye nada tu valor si despiertas a tu esposa para hacer el salat del fayr (el alba), sino que es algo muy bueno. Por ejemplo cuando deseas que tu esposa coma su comida preferida, igualmente que aquellos que probaron la dulzura de la obediencia, y el acercamiento a Al-lah, ¿A caso no desearan que sus esposas prueben la misma exquisitez?

  Esto es la orientación, la guía y la dirección verdadera; la obligación de enséñale el conocimiento que le hace acercarse a Al-lah, y llevarle de la mano al camino de Al-lah Todopoderoso.

 Se dice que una mujer le dijo a su yerno el día de su boda estando su hija escuchando: "¡Oh Abu Umaia, el hombre no tiene nada peor que la mujer caprichosa –exageradamente caprichosa- por lo tanto, enséñale el buen comportamiento como quieras y dale una buena educación como quieras" Y luego dirigió sus palabras a su hija ordenándole ser buena y obediente.

 Si algunos maridos entienden de esta frase: "hay que llevarle de su mano al camino de Al-lah siendo tan dadivosos con ella, y a tal grado que no tenga límites, hasta el punto que ella se convierta en una persona orgullosa y encienda el celo en el corazón de los demás... no, esto no se debe hacerse:

"Toda cosa que se realiza con exageración se convierte en algo carente de algo"

**********

Al-lah, Exaltado Sea Ha Dicho:

" Y no tengas el puño cerrado, asfixiándote, ni lo abras del todo, pues te quedarías reprobado y desnudo."

Sura del Viaje Nocturno (Al-Isra) 29

 Y el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"De vez en cuanto debéis vivir una vida áspera porque la gracia no permanece para siempre"

Citado en al-Yame’ al-Saghir, de Ibn Abu Hadrad

La cuarta obligación del hombre hacia su esposa es embellecerse:

 La cuarta obligación del hombre hacia su esposa es embellecerse para ella como ella se embellece para él. Este es el orden de la vía islámica (shari’a), ya que te gusta que ella aparezca bella frente a ti, debes de estar consciente que también ella es un ser humano que requiere que tengas un aspecto aceptable y bueno, la prueba de ello es el dicho de Al-lah, Exaltado Sea:

“…Los derechos de ellas sobre sus esposos son iguales a los derechos de ellos sobre ellas según lo reconocido, pero los hombres tienen un grado sobre ellas. Al-lah Es Poderoso y Sabio”

Sura de La Vaca 228

Este grado refiere a la responsabilidad que tiene el varón sobre la mujer.

 Una mujer fue a donde estaba el Califa Umar bin Jattab cuyo esposo siempre estaba despeinado y empolvado, le dijo: ¡Oh Amir (líder) de los creyentes”, quiero que me salves de este hombre, Umar que era muy inteligente lo miró, y entendió por qué ella no quería vivir con su marido. Señaló a un hombre diciendo: "acompáñale, lávale, córtale las uñas de sus dedos, y corta algo de su pelo, y luego tráelo aquí. Cuando el hombre hizo todas aquellas cosas y regresó con él, Umar indicó mediante el ojo que le acompañara con su esposa; ésta le dijo: "¡Oh siervo de Al-lah! glorificado sea Al-lah ¡¿haces esto en la presencia del Amir de los creyentes?! Después de haber entendido de aquel hombre era su marido, fue con él, luego Umar -que Al-lah Esté Complacido con él- dijo: "haced para tus mujeres lo mismo que éste, ya que les gustan que vosotros embellezcáis para ellas al igual que vosotros os gusta que ellas se embellezcan para vosotros"

 Esta historia muestra que la mujer tiene derecho sobre su marido de embellecerse para ella.

El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- vio a un hombre despeinado y dijo:

"Córtate el pelo, porque al hacerlo aumenta tu belleza"

Citado en el Azar

 Abu Huraira relató que el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"El que tenga pelo, que lo honre"

Narrado por Abu Daud

 La limpieza es de la fe y el creyente debe estar limpio tanto en su cuerpo como en sus comportamientos; su ropa debe estar limpia. El califa Ali, -que Al-lah esté complacido con él- dijo:

“Ciertamente Al-lah detesta a los sucios de Sus siervos”.

 Ibn ‘Abbas –que Al-lah Esté complacido con él- dijo:

“Ciertamente yo me visto y hago todo lo que me hace bello, ya que Al-lah es Bello y le gusta la belleza”.

 Siempre reconocían el olor a almizcle del El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y solía decir:

"Os vais a encontrar con vuestros hermanos, así que arreglad vuestras monturas y visteis adecuadamente para que seáis entre la gente como un punto lunar, ya que a Al-lah, Exaltado Sea, no le gusta la obscenidad ni las obscenidades"

Narrado por Ahmad, de Abu Dardaa

 El Profeta que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- tenía ropa especial para ponerse los viernes, y también cuando le visitaba alguna delegación; e igualmente los grandes hombres solían hacer lo mismo. Por ello el creyente necesita un vestido limpio y elegante, ya que él representa al Islam. Así que eres responsable de toda falta hecha por tu parte que pueda perjudicar al Islam.

 Abu Hasan ha dicho: "el buen aspecto del hombre aumenta la fidelidad de su mujer".

 Cuando luces como hombre una apariencia agradable, de cuerpo limpio y con el pelo bien peinado, ésto ayuda a la esposa a no fijarse en otros hombres, la hace sentirse orgullosa de ti y se le facilita el ser una mujer fiel.

La quinta obligación, es el no dejarla ni abandonar el débito carnal con ella:

 La quinta obligación del hombre hacia su mujer es no abandonarle en la cama; el hombre que dice a su mujer: eres para mí como la espalda de mi madre (una expresión árabe que significa que considera tan prohibida para el hecho carnal como a la propia madre).

 Al-lah, Exaltado Sea, le Ha castigado por hacer de su mujer algo ilícito para él, excepto si ayuna sesenta días o dar de comer a sesenta pobres. Como tú necesitas cosas de tu mujer, ella también necesita cosas de ti y no es justo si ignoras sus necesidades.

De Anas Ibn Málik, -que Al-lah esté complacido con él- dijo:

"Tres grupos de gente llegaron a las esposas del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y les preguntaron sobre cómo el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- cómo realizaba los actos de devoción y cuando respondieron, parecía que lo encontraron normal y enseguida dijeron: quiénes somos nosotros ante el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- Al-lah Ha perdonado sus pecados pasados y futuros. Uno de ellos dijo: Yo me mantendré rezando durante toda la noche todos los días. Otro dijo: Yo ayunare todo el tiempo y nunca romperé el ayuno. Y otro más dijo: Yo me abstendré de las mujeres y nunca me casaré. El Mensajero de Al-lah -que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo: Vosotros que habéis dicho esto y aquello, juro por Al-lah que soy el que más teme Al-lah entre la gente, y el más piadoso sin embargo, ayuno unos días y rompo el ayuno otros días, hago el salat parte de la noche y duermo otra parte, y me caso con mujeres. Pues quien se abstenga de mi sunnah, no será de mí "

Narrado por unanimidad de los narradores de la ciencia del jadiz.

 Cualquier camino seguido por el musulmán que contradiga éste camino de El Corán y la Sunna y que –malinterpretando o exagerando- proclaman el celibato (la abstención sexual), o aquellos los que han dejado de trabajar deliberadamente, están en contra de la dirección de la sunna del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él. La Sunna del Profeta te garantiza llegar al nivel más alto. El profeta tuvo muchas esposas y vivía con todas ellas. Aisha dijo:

"El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-dividía el tiempo dedicado a Sus mujeres justamente y decía:" Oh Al-lah, esto es lo puedo hacer según mi capacidad, no me lamentes en aquello que está en Tu mano y que no lo tengo yo"

Narrado por At-Tirmidhi

 Durante el califato de Umar bin Jattab, una mujer se acercó a él y le dijo: "¡Oh Amir (comandante) de los creyentes, mi marido se levanta por la noche para hacer el salat de la noche" Nuestro maestro Umar que Al-lah Este complacido con él, dijo: "Que Al-lah Bendiga a tu marido", lo que la mujer dijo, "mi esposo siempre hace el salat de la noche y yo detesto demandarlo ante ti". Había con Umar un compañero del Profeta que se llama Qa'b Al-Asssadi que le dijo a Umar: "Ella se queja de su marido" Umar dijo: ¿Esto es lo que entiendes de sus palabras? Si entiendes esto, juzga entre ellos. Qa'b dijo: Tráeme a su marido, cuando vino le dijo: "Tu esposa se queja de tu comportamiento, a lo que él dijo: ¿es que ella denuncia por algo de comida o de bebida? Qa’b dijo que no. Un poeta escribió la denuncia de la mujer en versos poéticos:

 !Oh Juez sabio! El salat de la noche de mi esposo le ha alejado de mi cama.

 Le hace preferir su actos de adoración en vez de estar conmigo, así que juzga con justicia oh Qa'b y no seas injusto. No duerme ni de día ni de noche, a mí, esas cosas me gustan con respecto a las necesidades de las mujeres.

 Entonces el esposo dijo:

 Lo que me aleja de su cama es que soy un hombre que extraña la magnitud de la revelación. Pues en la Sura de la Abeja (Al-Nahl) y en las siete suras que son largas y en lo que contiene el Libro de Al-lah, se encuentran los versos que me provocan temor de Al-lah.

Qa'b, el juez le dijo al esposo:

!Oh hombre! Tus obligaciones hacia ella son cuatro, dale esas y deja de hacer pretextos.

**********

 Es decir que Al-lah, Exaltado Sea, ha autorizado al varón casarse hasta con cuatro mujeres; por lo tanto dedica tres días para el acto de adoración y el cuarto día dedícalo para ella. Al escuchar ese caso, Umar dijo a Qa'b: juro por Al-lah, que no sé de qué extrañarme, si de tu comprensión del problema de ésta mujer, o de tu juicio sobre el caso de ellos; te voy a encargar ser el gobernante de Busra (Basora).

La sexta obligación: Guíale al bien, alejadle del mal y cuidadle:

 La mujer tiene el derecho de ser orientada al camino de la verdad por parte de su marido, y alejarle de los lugares malignos. También tiene el derecho de ser protegida. Por ejemplo cuando sale al balcón de la casa con las partes de su cuerpo descubiertas que deben cubrirse ante la mirada de la gente extraña, y si al marido no le importa eso y no hace caso al hecho, su mujer al ver que la desinteresada actitud de su marido continuará haciéndolo todos los días. Así que debes ordenarle el preservar su cuerpo adecuadamente y si no lo haces serás castigados por Al-lah, y prueba de ello es la palabra de Al-lah, Todopoderoso que Ha Dicho:

“¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y nos se les ofenda. Al-lah es Perdonador, Compasivo."

Sura de Los Coligados (Ahzab): 59

Y ha dicho también:

"Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia, estableced el salat, y entregad el zakat y obedeced a Al-lah y a Su Mensajero..."

Sura de Los Coligados (Ahzab): 33

 Esto quiere decir que el lugar básico de la mujer es su casa, eso para prestar el servicios más importantes a la sociedad, pues la función más importante es criar a los niños, al igual que el piloto que debe permanecer en el cámara del avión para salvar las almas de los viajeros. La casa es el centro de operaciones de la mujer. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"Toda mujer que dedica su vida para cuidar a sus hijos, estará conmigo en el paraíso"

Citado en “al-Yami’ Assagir

"Tengan en mente, oh mujeres musulmanas que si deis a vuestros esposos sus derechos, esto equivale al yijad (luchar en el camino de Al-lah)

Citado en el libro “kaniz al-Ummal narrado de Asmaa Bint Yazid Al-Ansaría

"Y permaneced en vuestras casas…"

 Si esta palabra está dirigida a las esposas del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- aquellas esposas puras y piadosas, será más digno que este orden se dirija a las mujeres de los musulmanes creyentes; esto es un principio básico y una regla crucial. Al-lah ha dicho:

"Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y que hagáis el bien con los padres. Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas "uff" ni los rechaces, háblales con buenas palabras"

Sura de al-Isra '(El Viaje Nocturno): 23

 Será más digno prohibir pegarles. Y cuando Al-lah Ha Dicho:

"… Y que al andar no pisen golpeando los pies para que no se reconozcan adornos, que lleven escondidos…"

Sura de al-Nur (La Luz): 31

 A veces una mujer anda de manera atractiva y llama la atención, y esta actitud está ordenada de no hacerla. Además, hay ropa de colores brillantes y zapatos que producen sonido que atrae la atención de los hombres, y lo peor de todo esto es cuando sale perfumada; si la mujer sale de su casa perfumada, los ángeles le maldicen hasta que regrese. Cualquier cosa que atrae la mirada de los hombres hacia las mujeres, está absolutamente prohibido.

 A veces, la mujer deja de arreglarse bien y de embellecerse para su marido, esto los puede llevar al divorcio, y sería responsabilidad del hombre por no haberle ordenado a su esposa el embellecerse para él. El esposo debe insistirle a su esposa que se embellezca porque es muy joven, y ella no sabe que esto es algo importante para el hombre; y puede ser que no le haga caso o que a ella no le importe ponerse atractiva para su marido. Si la mujer descuida siempre estas cosas y su marido no le llama la atención de su omisión y le habla claramente diciéndole a ella que dicha desatención le molesta, entonces quizá el marido adopte una postura firme con ella y la envíe a la casa de su familia sin saber la razón, en este caso el marido será el responsable. Por lo tanto, el marido debe recordarle a su esposa sus deberes para con él, y el primer deber es embellecerse ante sus ojos para que él pueda bajar su mirada de todo lo que es jaram (ilícito). El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él dijo lo siguiente:

"Oh jóvenes, aquellos de vosotros que encuentren los medios para poder casarse hacedlo, ya que es mejor para poder bajar la mirada de todo lo que es jaram, y es lo mejor para salvaguardar las partes privadas"

Narrado por unanimidad de los trasmisores de jadiz.

 Este es el primer propósito del matrimonio para el musulmán creyente; el abstenerse de los malsanos e ilícitos deseos sexuales (fuera de matrimonio).

 Si la mujer ha descuidado su apariencia, su ropa, su vestido y de repente su marido muestra odio hacia ella, y le echa fuera de su casa, él será culpable por no alertarle, ni llamarle la atención, ni le ha ordenado comportarse según su intención y la prueba de ello es el dicho de Yaber Ibn Abdullah:

"Estábamos con el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- en una operación militar y cuando volvimos, ya estando cerca de la Medina me precipité en mi camello. Uno que estaba con nosotros estimuló a mi camello para correr más rápido, y el camello corrió mejor. Corría más rápido que los demás, me di vuelta y vi al Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sea con él- y le dije: ¡Oh Mensajero de Al-lah estoy recién casado, y él me preguntó: ¿Estás casado? Le dije que sí, me pregunto: ¿Con una mujer virgen o zaieb (una mujer viuda o divorciada)? Contesté que es zaieb. Dijo ¿Por qué no te has casado con una virgen para tener intimidad el uno al otro? Cuando empezamos entrar en Medina, el Profeta dijo: “esperad a que llegue la noche, y así dar oportunidad a que las mujeres puedan cepillarse el pelo y se enteren de nuestro regreso"

Narrado por unanimidad de los narradores de jadices.

 El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- no quería que los hombres que estuvieron de viaje, entraran súbitamente a sus casas para encontrar con sus esposas, ya que puede que no estén listas para recibirles o pueda que su aparición no sea adecuada. Por lo tanto el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- nos dijo que no debemos entrar a casa de inmediato cuando regresamos de un viaje. Se debe informar a la esposa mientras se está de camino a casa, ya que ella puede peinarse, vestir ropas adecuadas y arreglar su apariencia. Esta es la Sunna del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- que dijo:

“Esperad a que llegue la noche, para que las mujeres puedan cepillarse el pelo y se enteren de nuestro regreso"

 A veces el marido no da tiempo para que su esposa cuide su apariencia y de aquí viene el problema. Debes dejar tiempo para que ella se arregle para ti.

Ibn 'Abbas - que Al-lah esté complacido con él- dijo:

"El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- maldice a los hombres que quieren aparecerse a las mujeres y a las mujeres que quieren aparecerse a los hombres"

Narrado por al-Bujari

 Entendemos de éste jadiz que la mujer que habla como los hombres, usa ropa de hombres etc., además de la mujer que descuida su belleza prefiriendo ser una persona de aspecto rudo en vez de ser refinada y amable. Si una mujer hace esto, es como si estuviera adquiriendo las características masculinas. Por ello el Profeta ordenó a las mujeres embellecerse para no aparecerse a los hombres en la dureza y la crueldad.

 Aisha bint Abu Bakr dijo:

"La esposa de Ibn Uzman Ibn Maz'un estaba perfumanda y adornanda y cuando me visitó en mi casa le pregunté, ¿Tu marido está en casa no? Ella contestó que si estaba o no es igual, le dije: ¿qué te pasa? contestó: Uzman no desea la vida de este mundo ni siquiera a las mujeres. Aisha dijo: cuando el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- llegó a casa, le dije lo que pasó, cuando se reunió con Uzman, le dijo: "¡Oh Uzman!, ¿crees en lo que creemos? respondió: Sí, oh Mensajero de Al-lah. El Profeta dijo: tómalo como ejemplo y haz lo que hacemos nosotros"

Narrado por Ahmad

 Desde entonces, Uzman de comportó mejor que antes con su esposa y le dio su derecho, y al día siguiente su esposa fue con Aisha y le dijo: "Me hizo lo que se les da a las mujeres". Así que abandonar a la mujer es una responsabilidad.

 De Aisha la Madre de los Creyentes, que Al-lah esté complacido con ella dijo:

"Que ella había comprado una almohada en la que había imágenes, cuando el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- llegó a la puerta no entró, por su rostro me percaté que algo le desagradaba, por lo tanto le dije: Oh Mensajero de Al-lah, me vuelvo en arrepiento hacia Al-lah y a Su Mensajero –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, ¿cuál es mi pecado? El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo: "¿Cuál es la historia de esta almohada?" contesté: La compré para que te sientes en ella. El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo: "La gente que hagan en éste tipo imágenes serán castigada el Día de la Resurrección y se les dirá: dad vida a esto que habéis creado. Y agregó: Los ángeles no entran en las casas que hay imágenes "

Narrado por unanimidad de los narradores de jadices.

 En la época del Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- la gente lo tomo como ídolos a las estatuas y figuras hechas por un escultor para ser adorados en vez de adorar a Al-lah. La escultura es un tipo de fotografía y la figura a imitación de la creación; la gente adoraba a estos ídolos en vez adorar a Al-lah. Por lo tanto para poner fin a estas cosas, el Profeta dijo el siguiente jadiz:

"La gente que tendrán el castigo más doloroso, en el Día de la Resurrección, son los escultores"

(Narrado por unanimidad a Ibn Mas'ud)

El séptimo derecho: Preocuparse por su mujer y tener celos:

 La mujer tiene derecho de que su marido la cele porque hay esposos que no son celos con sus esposas. Hay hombres que las dejan salir de casa solas, volver solas, ir al médico solas o ir para comprar cosas solas. La obligación del hombre hacia su mujer es ser un hombre celoso hacia ella (que se preocupa de ella), y dirigirle a lo que preserva y cuida el honor de ellos dos, pero eso no quiere decir que el marido deba exagerar en sus celos, porque ser una persona que exagera en sus celos es una enfermedad. Se debe ser equilibradamente celoso. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"¿Estáis sorprendido por los celos de Sa’d? Por Al-lah, soy más celoso que él y Al-lah es más celoso que yo. Y por eso Al-lah, prohibió la obscenidad tanto la visible como oculta"

Narrado por unanimidad de los narradores de jadices, de Mugira

Hay dos tipos de celos: El celo aceptable y el no aceptable

 Es necesario ser celoso, sin embargo hay celos equilibrados y otros que son una enfermedad y el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- lo explicó de forma detallada. De Abu Huraira dijo: El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"Hay un tipo del celo que A-lah Ama y otro que Al-lah Detesta, lo que Él ama es tener celos en cosas sospechosas, y lo que Odia son los celos en cosas que no provocan sospecha"

Narrado por Ibn Maya

 Por lo tanto, hay tipos de celos que Al-lah y Su Mensajero aman y otros tipos de celos que Al-lah y Su Mensajero detestan.

 En cuanto a los celos amado por Al-lah, en caso de duda por ejemplo, te informan cosas que te molestan, sietes que hay algunas conductas incorrectas que provocan en ti la sospecha. Por lo tanto, la duda ha entrado en tu corazón, en este caso este celo son aceptables por Al-lah y por Su Mensajero. Sin embargo, el celo odiado por Al-lah y por Su Mensajero, es el +*que yendo todo va bien se sienten celos y sin ninguna razón provoca sospecha sin pruebas, ni razón, ni una señal o comportamiento perturbador para tenerlos, éste tipo de celo son los que Al-lah y Su Mensajero odian.

 Hay muchos casos de celos que no deben existir y que la esposa detesta de su marido, por otra parte hay mujeres tan celosas que provocan el odio del marido contra su mujer. Algunas mujeres que son muy celosas que cuando el marido regresa a su casa retrasado, su mujer comienza a preguntarle: ¿Dónde estabas? ¿Con quién estabas? Y su marido siendo un musulmán creyente… ¿Con quién podría estar? Sino con sus amigos o en el trabajo.

 A veces el marido le pregunta a su esposa: ¿Alguien entró en casa durante mi ausencia? ¡Qué pregunta tan desagradable! El celo sin algo que provoque duda, sin pruebas que sustente dicha duda o sospecha, sin señal que provoque la duda, sin aviso previo, y sin algo realmente sospechoso, es un celo detestable ante Al-lah y por Su Mensajero. Sin embargo, el celo acompañado por una duda razonable que produce la sospecha, o por un comportamiento que genera la sospecha es algo natural y en ocasiones hasta necesario.

 A propósito, todo aquel que no estudia el fiqh (ciencia del entendimiento islámico), paga un precio muy caro.

 Hace quince días vino un hombre a esta mezquita después del salat del viernes, me tomó de la mano y me dijo: te voy a contar algo que es muy importante, le dije: adelante, y me comenzó a contar: descubrí que mi mujer tiene relación con un vecino mío desde hace dos años, le pregunté: ¿Por qué razón? Dijo: un vecino nos visitó en casa, llamé a mi esposa para que se siente con nosotros y le dije a ella que aquel vecino es como tu hermano, por la ignorancia del Islam – o din que significa estilo de vida- pagó un precio muy alto. Por lo tanto, es algo muy importante asistir a las clases de fiqh, como dijo el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo: asistir a clases de la ciencia que estudia la shari’a es una obligación a cada musulmán. Por ejemplo el estar hombres y las mujeres juntos y mezclados en un mismo lugar, conduce a caer en el adulterio, a veces un hombre encuentra belleza en una mujer que su esposa no tiene, se inclina hacia ella y ella se inclina hacia él, y poco a poco se acercan hasta cometer adulterio. Por lo tanto toda persona que no cumple con las obligaciones de la sharía pagará un precio demasiado alto.

 Por ejemplo hay gente que dicen: que un joven pidió la mano de su hija en matrimonio, el joven es amable y educado, pero si le preguntaras al joven: ¿has hecho el contrato de matrimonio? Te dirá que no es necesario y que todavía hay tiempo. Este joven sale con la chica y de repente se descubre que la chica está embarazada. Así que cada hombre que viola la la sharía pagará un precio muy alto. En estos casos, el celo es amado por Al-lah y por Su Mensajero. En cuanto al celo odiado por Al-lah y por Su Mensajero es el celo sin algo razonado o probado que fundamente la sospecha.

 El hombre debe evitar todo tipo de conductas que a su mujer le son sospechosas o que le causen desconfianza

 Por ejemplo si estas- caminando con tu esposa mirando a las mujeres que pasan a tu alrededor, o si recibes mirando calurosamente una mujer visita a tu esposa en casa, estarás cometiendo un gran error, porque tu esposa se dio cuenta que estas transgrediendo la ley islámica; y es como que estuvieras justificando los pretextos para comportarse tal como lo haces tú. Si ella ve en ti un comportamiento decente y casto, y ve que estas evitando la mira hacia lo ilícito (haram), te seguirá e imitará. Aquí entendemos las palabras del Profeta Musa (Moisés):

"Dijo ¿Qué os pasa?"

Sura de Los Relatos (Al-Qasas) 23

 ¿A caso hay una frase en árabe más corta y más seria que esta? Ellas dijeron:

"…Dijeron: No podremos abrevar hasta que no se vayan los pastores, nuestro padre es muy anciano."

Sura de Los Relatos (Al-Qasas) 23

Y de nuevo:

"… Mi padre te invita para compensarte que hayas abrevado para nosotras. "

Sura de Los Relatos (Al-Qasas) 25

 Ella no le dijo: mi padre te invita y luego se calló, porque esto le haría hacer otra pregunta, por ejemplo: ¿por qué? De esta manera producirá una conversación larga, sin embargo ella se limitó a decir:

"… Mi padre te invita para compensarte que hayas abrevado para nosotras. "

Y termino con una frase.

"… hablad con palabras adecuadas"

Sura de Los Coligados 32

 Por ejemplo no se deben decir muchas palabras, cuando el vendedor dice que tal cosa cuesta tal precio. Lo más adecuado es que la mujer deba o pagar o dejar de comprar; pero si ella comienza a decirle al vendedor que es su vecina entonces generará una conversación larga sin ninguna necesidad.

Al-lah, Exaltado Sea Dijo:

"¡Mujeres del Profeta! No sois como cualquier otra mujer; si tenéis temor (de Al-lah). Así pues no seáis suaves al hablar de manera que aquel en cuyo corazón hay una enfermedad pueda sentir deseo; hablad con palabras adecuadas"

Sura de Los Coligados 32

 Incluso a la hora de hablar por el teléfono debes decir ser breve, por ejemplo, cuando un hombre pregunta a una mujer por teléfono: ¿está fulano? Se debe responder con una palabra. Entonces el hombre dirá: Dile que mengano preguntó por él. Y ya está, esto es todo. Si alguien llama la puerta de tu casa y pregunta por tu marido, ¿está fulano? Si está ausente se debe decir que no, y no dejarlo entrar a casa para esperar, ya que esto es contrario a la sharía.

 El hombre también está obligado a saber hablar bien, el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo que el varón debe ser una persona piadosa ante Al-lah y ante su esposa. Cuando demuestra a su mujer que es un hombre piadoso, al mismo tiempo enseña a su mujer a ser una mujer piadosa (fiel) con los demás. Se debe saber hablar con el vendedor, y con cualquier otra persona. Sin embargo, si el esposo abre largas charlas con una mujer utilizando dulces palabras (más que amables), frente a su esposa, empezando una conversación llena de bromas, es como si estuviera dando clases a su esposa para hacer lo mismo con los hombres.

 La mujer tiene el derecho de ser ordenada por su esposo de realizar el salat, y será mejor si lo realizaran juntos en la casa, con su mujer y sus hijos, el rezo en grupo (salat yama’a). Entonces, es la obligación del marido hacia su esposa ordenarle hacer el salat y realizar los actos de adoración, que son obligados, ya que Al-lah ha dicho:

"Ordena a tu gente el salat y persevera en él. No te pedimos sustento, Nosotros te sustentamos. Y el buen fin pertenece al temor (de Al-lah)."

Sura de Ta-Ha: 132

 Por eso leemos en algunos jadices (ahadiz es el plural en árabe de jadiz), que en el Día de la Resurrección, la mujer agarrará del cuello a su esposo, diciendo: ¡Oh Al-lah, juzga entre mí y mi esposo porque él me veía cuando hacía tal cosa de la malversación, sin embargo él no me impedía hacerlo. Me veía que no hacía acciones buenas y no hacía el salat, y a pesar de todo no me ordenaba hacerlos. Oh Señor castiga a mi marido.

 Si el hombre no hace sus deberes hacia su mujer será castigado severamente en lugar de su esposa.

La octava obligación: no revelar los secretos de la vida íntima matrimonial

 Otra cosa que es muy importante, y es que resulta ilícito (haram), para el marido descubrir los secretos de la vida íntima matrimonial; es haram bajo cualquier circunstancia, incluso haciéndolo por aludir, el marido que hace esto no tiene celo de su honor. Lo que ocurre entre el marido y su mujer nadie excepto Al-lah debe saberlo. También hay mujeres que hablan de sus maridos y descubren algunos de los secretos de alcoba matrimonial, quien hace esto no tiene honor. De Abdul-lah bin Umar relató que el Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"Tres personas que están prohibidas de entrar en el Paraíso son: el alcohólico, el desobediente a sus padres y el hombre que atrae a otros hombres para tener relaciones sexuales con su esposa y acepta lo que hace del mal"

Mencionado en “Musnad del Imam Ahmad

 De Abu Sa’id Al-Judari dijo: El Mensajero de Al-lah –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:

"El hombre más maligno ante de Al-lah, en el Día de la Resurrección es el hombre que revela sus secretos a su esposa y ella revela sus secretos relacionados con la vida conyugal, y luego él los revela a los demás"

Narrado por Muslim

 El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- le preguntó a Abu Talha: ¿pasaste tu noche de bodas? en esta pregunta el Profeta sólo quería preguntarle: ¿te has acostado con tu esposa? Y esta no es revelación de los secretos de la relación marital.

La novena obligación: La esposa no carga con responsabilidades fuera de su capacidad

 El marido no debe cargar a su mujer con responsabilidades que superen su capacidad. Hay maridos que agobian a sus esposas con responsabilidades insoportables incluso en la limpieza de la casa, y les castigan con dureza si no lo hace. Revisar el trabajo ajeno es algo muy fácil, pero ejecutar estos trabajos eficazmente requiere un gran esfuerzo. Puede ser que la mujer tenga hijos y también mucho trabajo por hacer, y si se le castiga por no hacer ciertas cosas, entonces dicha reprimenda contradice a la ley islámica. Es haram responsabilizar a la esposa de trabajos que superan su capacidad. Puede ser que aquellos cargos son legales y según la shari’a, sin embargo, por las circunstancias de la mujer, podrán convertirse en cosas ilegales, como por ejemplo, durante su regla, la mujer se debilita su cuerpo y a pesar de esto, el marido le encarga cosas para hacer que superan su capacidad, le castiga si no las hace. Esto también es algo que viola la ley islámica, el Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- ha recomendado al hombre que no encargue a su servidor con responsabilidades que superen su capacidad. Así que la mujer es más digna que el servidor de no cargarla con cosas que superan su capacidad.

 Fátima, que Al-lah esté complacido con ella, se quejó con su padre –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- de la dificultad de realizar las labores de la casa. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- le dijo que dijera: "¡Alabado Sea Al-lah, gracias a Al-lah, no hay dios que Al-lah y Al-lah Es El Más Grande" (Subhanal-lah walhamdulil-lah wala ilaha il-la Allah wal-lahu akbar), ésto fue como una señal o prueba de que la mujer debe servir a su marido y cuidar su casa de una manera razonable. Sin embargo, si hay amor entre ellos, entonces la esposa trabajará de forma que superior a su capacidad voluntariamente, y el marido también ayudará a su esposa. Mientras hay amor y lealtad, todos los problemas se resolverán si Al-lah Quiere.

 Así expuse algunos derechos de las mujeres. Cuanto más cumple el marido con sus obligaciones, más se acerca a su Creador y sentirá que el camino hacia Al-lah está abierto.

Y las alabanzas a Al-lah Señor de los mundos

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos