En el nombre de Al-lah El Misericordioso El Compasivo

 

 Queridos hermanos continuamos con la quinta lección sobre la sura al-Baqarah.

Las siguientes ayaat describen a los creyentes y a los incrédulos:

 Dice Allah en la sura al-Baqarah, ayaat (2-3-4-5):

« Ese Libro, sin duda, contiene una guía para los temerosos (de su Señor). Esos que creen en el No-Visto*, establecen el salat* y de la provisión que les hemos asignado, dan. Y esos que creen en la Revelación que se hizo descender sobre ti y en la que se hizo descender antes de ti; y de la Otra Vida tienen certeza. Ellos son los que van en una dirección de su Señor y son los que tendrán éxito. » Estos so

n los creyentes.
 Y dice también en las ayaat 6 y 7:

“A los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán. Allah les ha sellado el corazón y el oído y en los ojos tienen un velo. Tendrán un inmenso castigo » Est

os son los incrédulos.

El Iman (la fe) y la incredulidad son actos opuestos:

image
class="spc"> 
Como hemos mencionado anteriormente, la segunda categoría de gente la forman: “los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán.”
 Podemos dividir al ser humano, a parte de según su raza, origen, color, grupo social, país, secta o religión, en dos categorías: creyente e incrédulo. Un creyente es una persona que conoce a Allah, sigue sus preceptos, trata bien a sus semejantes, y de esta manera se gana una buena posición en esta vida y en la otra, cumpliendo de esta manera el objetivo para el que ha sido creado. Por el contrario, el incrédulo se olvida de Allah, elude sus advertencias, trata mal a sus semejantes, y de esta manera es infeliz en esta vida y en la otra. No encontrarás una tercera categoría; es cierto que existe el hipócrita, pero en realidad es un tipo de incrédulo a quien sus intereses le llevan a fingir cualidades o sentimientos contrarios a los que realmente tiene. Por ello podemos decir que el iman y la incredulidad son términos opuestos y enfrentados entre sí. El iman es veracidad; el kufur (incredulidad) es falsedad; el iman muestra la verdad; el kufur la encubre; el iman es cercanía; el kufur es aversión; el iman es agradecimiento; el kufur es penalidad y estrés. Vemos, pues, que son dos actitudes irreconciliables.

No podrás discutir con un interesado porque defenderá sus intereses:

 Dentro de la categoría de los incrédulos debemos diferenciar dos tipos: los incrédulos que lo son porque no disponen de información suficiente sobre el Islam, o la que tienen está tergiversada. Si hubieran tenido un conocimiento suficiente y correcto creerían en Allah y en su decreto. Sin embargo, los incrédulos mencionados en el ayat:

“los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán,”

 Lo son por sus propios intereses, para justificar sus caprichos y deseos, o para lograr riqueza y poder; no les interesa -ni quieren- buscar la verdad; estos son los verdaderos incrédulos. Os daré un ejemplo al respecto: Imaginemos un hombre pobre que depende para su trabajo de su mula; al morir la mula ha perdido su fuente de ingresos; así pues, decide enterrarla, construir encima de su tumba una pequeña casa con una cúpula verde, y le darle un nombre; a continuación, pretende que en esa casa está enterrado un santo; multitud de peregrinos comienzan a visitar la tumba trayendo dinero y donaciones. El pobre de nuestra historia se hace rico con aquellos multitudinarios peregrinajes, a pesar de que sabe perfectamente que quien está enterrado en esa tumba es su mula. Sin embargo, si alguien intentase discutir con él sobre el asunto, no podría ya que el pobre, que se ha hecho rico con esa mentira, defenderá hasta la muerte sus intereses, y sus pingües beneficios. Es muy difícil discutir con gente como el hombre de nuestro ejemplo, ya que carecen de principios y de moralidad, y lo único que hacen es proteger sus intereses, y no sus ideas.

El creyente es una persona con principios:

El creyente es una persona con principios, mientras que el incrédulo es una persona regida por intereses y deseos:

Queridos hermanos, Allah nos informó que los judíos conocían perfectamente al Profeta (s.a.s), lo conocían como conocían a sus hijos; dice Allah en la sura al-Baqarah, en el ayat 146:

“Aquéllos a quienes dimos el Libro, lo conocen como conocen a sus propios hijos »

 Entonces, ¿por qué no creyeron? Por envidia y por defender sus interés. Por eso Allah nos aconsejó no discutir con esta clase de personas:

“los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán.”

image
 El creyente es una persona de principios y valores cuyo objetivo es ganarse la Última Vida, mientras que el incrédulo es una persona de deseos e intereses cuyo único objetivo es la vida terrenal.

“los que se niegan a creer”, uno de los matices de esta negación es la ingratitud. Dice Allah en la sura de las Mujeres, ayat 147:

 “¿Qué ganaría Allah con castigaros si sois agradecidos y creéis? Allah es Agradecido y Conocedor. »

La gratitud es uno de los requisitos del creyente:

 La gratitud es uno de los requisitos del creyente, y la ingratitud es una de las características de los incrédulos:

El creyente es una persona agradecida, mientras que el incrédulo es totalmente lo contrario, por ello nuestro Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él- ha dicho:

“Vi el infierno, en mi vida había visto algo semejante, la mayoría de la gente que había ahí eran mujeres, le preguntaron ¿por qué? El profeta contesto: por su incredulidad, le preguntaron ¿no creían en Allah? Eran ingratas con sus esposos y desagradecidas, han sido bien tratadas toda la vida pero si ocurre un pequeño problema dicen nunca he visto algo bueno en ti”

Narrado por Al Bukhari, de Ibn Abbas, que Allah le bendiga.

 Naturalmente no se refiere a las mujeres creyentes y honestas que saben perfectamente cómo tratar a sus esposos y cómo educar a sus hijos. Dice Allah en la sura de la Prohibición, ayat 5:

“Puede que si las divorciara, su Señor le diera a cambio esposas mejores que ellas. Musulmanas, creyentes, obedientes, de fácil arrepentimiento, adoradoras fervientes y ayunantes, ya hubieran estado casadas antes o fueran vírgenes. »

 Uno de los reyes de Al Ándalus que se llamaba Ibn Abbad se casó con una sirvienta y la convirtió en la primera Dama; un día sintió añoranza por su vida pasada, cuando era pobre, y le dijo a su esposo que quería pisar el lodo; el rey cogió alcanfor y almizcle y lo mezclo con agua de lavanda y le dijo: "esto es lodo." Cuando perdió su reino, fue encarcelado y se convirtió en un hombre pobre, su mujer le trataba muy mal diciéndole repetidas veces: ¡nunca he visto nada bueno en ti! Un día, le contesto: ¿Tampoco el día del lodo? La mujer se quedo callada.

El significado de la palabra crédulo":

 La palabra "incrédulo" significa que en el fondo hay iman pero está cubierto por la incredulidad:

La palabra “Kufr” (incredulidad, encubrimiento) significa en árabe que algo está cubierto o disimulado; esto quiere decir que el incrédulo, gracias a su instinto, cree en Allah, pero esta verdad está tapada y oculta por sus intereses y deseos. Por ello, el día del Juicio, los incrédulos:

“No tendrán más excusa que decir: Por Allah, nuestro Señor, que no éramos asociadores. »

Sura de los Rebaños, versículo 23.

Y Allah les contestará, diciendo:

“Observa cómo mentirán contra sí mismos »

Sura de los Rebaños, ayat 24.

Los incrédulos que se ufanan de su incredulidad, son intratables:


image
 Queridos hermanos, estos incrédulos: “es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán.” Al-Baqarah, ayat 6. Son personas ingratas y desgraciadas; dice Allah en la sura del Viaje Nocturno, ayat 72:

“Y quién está ciego aquí, lo estará también en la Última Vida y más extraviado aún del camino. »

Allah antepone el oído a la vista

 Es como si Allah nos aconsejase no perder el tiempo con esta clase de gente; debemos buscar otro tipo de personas; corrobora este hecho lo que dice Allah en la sura del Altísimo, ayat 9:

“Así pues llama al Recuerdo, porque recordar beneficia. »

¿Por qué no creen en Allah? He aquí la respuesta:

« Allah les ha sellado el corazón y el oído y en los ojos tienen un velo »

sura al-Baqarah, ayat 7.

 ¿Por qué Allah antepone el oído a la vista? Los ulemas dicen que el ojo ve solamente lo que está dentro de su campo de visión, y si hay algún obstáculo no ve lo que está detrás. Además, debe haber luz para que pueda ver nítidamente. El oído, por el contrario, está conectado con las seis direcciones: delante, detrás, derecha, izquierda, arriba y abajo, y no necesita luz.

Los deseos tapan el oído y la vista


image
 Si el ser humano antepone sus deseos a cualquier otra cosa, estos se convierten en obstáculos para sus oídos y vista; no podrá ni ver las señales ni oír la verdad y, consecuentemente, su mente no podrá descifrar los signos ni tomar decisiones; dice Allah en la sura de la Soberanía, ayat 10:

“Y dirán: Si hubiéramos escuchado o hubiéramos tenido juicio, no estaríamos entre los compañeros del Asir. »

Las dos herramientas del corazón son el oído y la vista:

 Si intentas invitar a una persona -cuyo interés esté focalizado en las mujeres o en el dinero- a asistir a una charla sobre el Islam, te contestara: ¿De qué me serviría? Es una pérdida de tiempo porque a él le gustan las mujeres, el poder, el dinero y estos deseos le tapan el oído y la vista y, por ende, el corazón y el juicio, de forma que no puede tomar decisiones acertadas.

Allah, describió el corazón del incrédulo de múltiples maneras:

 Queridos hermanos, Allah describió el corazón del incrédulo de muchas maneras: es un corazón sellado, enfermo, muerto, severo, arrogante. Pero tenemos que ser conscientes de que el Día del Juicio es “El

día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. Sólo quien venga a Allah con un corazón limpio»

sura de los Poetas, ayaat 88 y 89

 El corazón limpio es nuestro mayor capital, es un corazón que ha sabido asimilar las verdades, un corazón lleno de amor, gratitud y adoración a Allah.
Dice Allah en un hadiz qudsi:

“Allah ¿a quién de tus siervos quieres mas para que me acerque a él? Dijo Allah: el más querido de mis siervos es quien tiene un corazón temeroso, las manos limpias, no hace daño a nadie, me quiere y quiere a quien me quiere, y hace que mis siervos me quieran. ¡Oh Allah! Sabes que te quiero y quiero a las personas que te quieren, pero ¿qué podría hacer para persuadir a tus siervos que te quieran? Dijo Allah: hazles recordar mis dones y mis castigos.”

 Los dones son para enaltecer y querer a Allah, y los castigos son para temerle. Esto quiere decir que el corazón limpio es un corazón que, a la vez, enaltece, quiere y teme a Allah. Por el contrario, el corazón del incrédulo es un corazón enfermo, estrecho, duro, arrogante y, como dice Allah en la sura de la Abeja, ayat 22: “tienen corazones negados ».

Ayaat del Qur'an sobre la arrogancia de los ignorantes:

 Dice Allah en la sura de la Abeja, ayat 22:

“Los que no creen en la Última Vida tienen corazones negados y están llenos de soberbia. »

Y dijo también en la sura de la Conquista, ayat 26:

“Cuando los que se negaban a creer pusieron la arrogancia en su corazón, la arrogancia de la ignorancia »

 Esta categoría de personas son muy fanáticas, se enfadan, matan, insultan, se divorcian fácilmente y agreden a otras personas sin razón alguna.

Otras ayaat que tratan del alejamiento y la crueldad:

 Refiriéndose al extravío y al alejamiento, dice Allah en la sura del Arrepentimiento, ayat 127:

« Y cuando se hace descender una sura se miran unos a otros: ¿Os ve alguien? Y luego se alejan»

Se alejan de la verdad, dejan la mezquita y se dirigen a las discotecas, dejan las lecciones y pasan su tiempo viendo la televisión. Dice Allah en la misma ayat anterior:

« Y luego se alejan. ¡Que Allah aleje sus corazones! Porque ellos son gente que no comprende. »

image
En cuanto a la crueldad, dice Allah en la sura de los Grupos, ayat 22:

“¡Perdición para aquéllos cuyos corazones están endurecidos para el recuerdo de Allah »

 Queridos hermanos, un gran corazón es un corazón que abarca todas las preocupaciones de le gente; no se desasosiega por sus propios intereses, lo que realmente le inquieta es el bien de los musulmanes.

Cuando el corazón está conectado con Allah, se llena de misericordia:

 Queridos hermanos el corazón es el lugar donde Allah mira. Dice nuestro Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él:

“Allah no mira vuestros cuerpos ni vuestros rostros, mira vuestros corazones”

Narrado por Abu Hurayra -que Allah le bendiga

 El corazón es la casa de Allah; si está conectado con Allah, se llena de misericordia, y esta misericordia se traduce en un comportamiento lleno de simpatía, de modestia y cordialidad. Dice Allah en la sura de Al Imran, ayat 159:

“Por una misericordia de Allah, fuiste suave con ellos ».

 Es decir, gracias a esta misericordia que te otorgó Allah, tratas a tu gente con suavidad, y por eso te quieren. Pero si el corazón no está conectado con Allah, se convierte en un corazón duro y áspero. Dice Allah en la misma ayat anterior:

« si hubieras sido áspero, de corazón duro, se habrían alejado de tu alrededor »

Un corazón duro es signo de alejamiento:

image

 Un corazón duro es signo de alejamiento, mientras que un corazón suave es signo de misericordia:

El indicador del iman se mueve simultáneamente con el de la misericordia; eres tan compasivo como creyente, y eres tan duro como alejado estás de Allah. Dice Allah en la sura de los Grupos, ayat 22:

“¡Perdición para aquéllos cuyos corazones están endurecidos para el recuerdo de Allah; ésos están en un claro extravío! »

Dice también en la sura al-Baqarah, ayat 74:

« Luego, y a pesar de esto, sus corazones se endurecieron y se volvieron como las piedras o aún más duros »

 El corazón del incrédulo es como la piedra, no tiene piedad, no ama ni sufre; obtiene su triunfo pisando a los demás; amontona dinero empobreciendo a quienes tiene a su alrededor; vive con la muerte de los otros. Fijémonos en las dos guerras mundiales, se saldaron con cincuenta millones de muertos; los beligerantes debían tener corazones de piedra y por ello se alejaron de Allah; cuanto más te alejas del Todopoderoso, más duro se vuelve tu corazón.

Actos que corroboran la misericordia de Omar, que Allah esté complacido con él:

 Dijo Umar en una ocasión -que Allah esté complacido de él:

“la gente teme mi castigo y reprensión, pero este castigo va dirigido únicamente a los malhechores, para las personas honradas seré el mas compasivo, les daré mi cara para que la pisen. Pueblo mío, me comprometo a cinco cosas: coger de vuestro dinero lo que es justo, gastarlo solamente para vuestro bien, no mandaros en misiones por un largo periodo de tiempo, aumentar vuestros ingresos, y si estáis en alguna misión, seré el padre de vuestros hijos hasta que regreséis.
 Una noche, Omar y Abd Arrahman Ibn Aouf daban vueltas por la ciudad y vieron una caravana que acaba de acampar en las afueras, entonces dijo Omar a su compañero: "ven, hagamos guardia a esta caravana."
Un niño estaba llorando desconsoladamente, y Omar le dijo a su madre: "dale de mamar", así lo hizo la madre pero al cabo de un rato comenzó el niño a llorar de nuevo, se enfado Omar terriblemente y le volvió a decir que lo amamantase, la madre replicó: "¡No es tu asunto! Le estoy destetando. ¿Y sabes por qué? Porque Omar no nos concede primas hasta que no destetamos a nuestros hijos. Entonces dijo Omar arrepentido: ¡¿Qué has hecho Omar? ¿Cuántos niños de los musulmanes has matado!
En otra ocasión, durante el periodo de la hambruna, le entraron a Omar unas terribles ganas de comer un trozo de carne, pero resistió y, dirigiéndose a su vientre le dijo:

"Ronronea cuanto quieras, no comerás carne hasta que no la hayan comido primero los niños."

Algunos dichos y ayaat que hablan de las personas con corazones endurecidos:

 Ha dicho nuestro Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él:

“una mujer entró al infierno por tratar mal a un gato, no le dio comida ni bebida, ni le permitió que comiera de la hierba.”

Dice Allah en la sura de los Grupos, ayat 22:

“¡Perdición para aquéllos cuyos corazones están endurecidos para el recuerdo de Allah »
Dice también en la sura de los Rebaños, ayat 36:

 “Es cierto que sólo responden los que escuchan. Allah devolverá la vida a los muertos, luego a Él regresaréis. »
Dice en la sura de los Defraudadores, ayat 14:

« ¡Pero no! Lo que han adquirido se ha apoderado de sus corazones »

 Se refiere a que los pecados e intereses se apoderan de sus mentes y cubren sus corazones. En la ayat 88 de la sura al-Baqarah, dice Allah:

« Dicen: Nuestros corazones están cerrados. ¡Maldígalos Allah por su incredulidad! ¡Qué poco es lo que creen! »

Tras la muerte aparecen las enfermedades del corazón:

 Tras la muerte aparecen las enfermedades del corazón, y los dueños de estos corazones serán torturados por toda la eternidad:

Dice Allah en la sura al-Baqarah, ayat 10:

“En sus corazones hay una enfermedad que Allah les acrecienta. »

 Corazones arrogantes, rencorosos, avaros, egoístas, injustos, abusivos…, todos ellos son corazones enfermos. Sin duda, existen enfermedades orgánicas que causan la muerte, pero una vez muerto, si el corazón es limpio su destino será el paraíso, pero si el corazón está enfermo, empezaran a aparecer estas enfermedades y los dueños de estos corazones serán castigados eternamente, prueba de ello es lo que dice Allah en la sura de los Poetas, ayaat 88 y 89:

“El día en que ni la riqueza ni los hijos servirán de nada. Sólo quien venga a Allah con un corazón limpio. »

Esto significa que un corazon limpio es nuestro mayor capital.

Allah, Enaltecido sea, nos ayuda a encontrar el iman:

 Un amigo me contó una vez que una persona que conducía un coche a las dos de la madrugada, a una velocidad tremenda, en una ciudad cercana a Beirut, atropelló a un niño; el conductor, que parecía tiene un corazón latente, vivo, no pudo dormir durante veinte días; sufría tanto que decidió visitar a un psiquiatra; éste le aconsejó indemnizar a la familia del niño para apaciguar su conciencia.
 Cuando el corazón es limpio, Allah nos ayuda a tomar las decisiones más acertadas, pero si el corazón está enfermo, se estrecha; prueba de ello es lo que dice Allah en la sura de los Rebaños, ayat 125:

“ A quien Allah quiere guiar, le abre el pecho al Islam, pero a quien quiere extraviar, hace que su pecho se haga estrecho y apretado ».

 Dice también en la sura de los Hoyorat, ayat 7:

« Pero Allah os ha hecho amar la creencia, haciéndola hermosa en vuestros corazones, y ha hecho que detestéis la incredulidad, la perversión y la desobediencia. »

El corazon del cryente es limpio por instinto:

image

 Dice nuestro Profeta -que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él:

« Existe en el cuerpo un órgano que si está bien, todo el cuerpo lo está, y si está mal todo el cuerpo se resiente; este órgano es el corazón.”

 El corazón limpio es puro, inocente, seguro de la justicia de Allah, no siente envidia ni arrogancia, y está siempre conectado con Allah. Por el contrario, los corazones enfermos, son como dice Allah en la sura de los Hipócritas, ayat 3:

“y sus corazones han sido sellados, de manera que no entienden”

 Este sello está primero provocado por elección propia, pero luego se convertirá en sello por castigo. Os doy un ejemplo: si un estudiante ingresa en la universidad obligado por su padre, y no asiste a ninguna clase, ni pasa los exámenes, ni realiza el menor esfuerzo por aprender, ¿entenderá algo? No entenderá nada porque él eligió cerrar todas las puertas del conocimiento. Ahora, la universidad le ha mandado el primer aviso, más tarde el segundo y luego el tercero, a pesar de ello, no ha habido reacción alguna por su parte; a consecuencia de ello, la Universidad decide expulsarlo, ¿es acaso una decisión injusta? ¿O es la consecuencia de su elección? Dice Allah en la sura de las Filas, ayat 5:

“ Y cuando se apartaron, Allah apartó sus corazones»

Tipos de castigos:

 En el Qur'an podemos ver que existe un castigo doloroso, un castigo humillante, y un castigo inmenso; aquellos que lograron persuadir a otros de que se desviasen del camino recto tendrán el Día del juicio un castigo humillante, serán castigados delante de sus seguidores. El castigo humillante es más fuerte que el castigo doloroso. A una persona con un cierto prestigio lo peor que le puede pasar es ser castigado delante de la gente.
 El castigo doloroso es el que provoca un intenso dolor, y el castigo inmenso es cosa de Allah Todopoderoso; si tu quisieras torturar a alguien existiría un límite, ya que si muere no podrías seguir castigándole ni torturándole, pero el castigo de Allah es eterno; dice en la sura de las Mujeres, ayat 56:

“y cada vez que les queme la piel, se la cambiaremos por otra, para que prueben el castigo. »

 Por lo tanto, el castigo humillante es un castigo moral; el castigo doloroso, es corporal; y el castigo inmenso, es propiedad de Allah.

Resumen de la lección:

 Allah describió en estas ayaat a los creyentes diciendo:

“Esos que creen en el No-Visto*, establecen el salat* y de la provisión que les hemos asignado, dan. Y esos que creen en la Revelación que se hizo descender sobre ti y en la que se hizo descender antes de ti; y de la Otra Vida tienen certeza. Ellos son los que van en una dirección de su Señor y son los que tendrán éxito. »

Sura al-Baqarah, ayaat 3-4-5-6.

 Y nos explicó que los incrédulos que utilizan su incredulidad para justificar sus vicios y caprichos, son intratables:

“A los que se niegan a creer, es igual que les adviertas o que no les adviertas, no creerán.” Y consec

uentemente, Allah les selló el corazón y sus dos herramientas esenciales: la vista y el oído:

“Allah les ha sellado el corazón y el oído y en los ojos tienen un velo. Tendrán un inmenso castigo. »

Alabanzas a Al-lah Señor de los mundos