Credo islámico. Breviario de los sublimes nombres de Al-lah. Conferencia 4.- Al-Hamid

04.01.2018

De los sublimes nombres de Al-lah Al-Hamid 

Sin duda el mes de ramadán es el mes de las alabanzas. Las alabanzas son lo contrario al desdén y al desprecio, porque la alabanza está relacionada con la perfección, pero el pecado y la falta, se relacionan con el defecto.

El ser humano alaba la perfección y desprecia el defecto. Por lo tanto alabamos de forma total y sin límites a Al-lah ya que definitivamente Es Perfecto; y recordad que recitamos el dicho de Al-lah:

“Las alabanzas son para Al-lah Señor de los mundos”

Sura Al-Fatiha 2.

El ser humano bebe, come, tiene casa, y todos concordamos que lo anterior son favores de Al-lah.
Desgraciadamente hay gente que agradece dichos favores de Al-lah, a las vacas o al sol, pero Al-lah Exaltado Sea Es El dueño de las alabanzas:

“Las alabanzas son para Al-lah Señor de los mundos”

Sura Al-Fatiha 2.

Significado de Al-Hamid 

Algunos sabios han dicho que Al-Hamid es El Alabado, y que incluso antes que Al-lah creara a Sus creaturas, ya Era en Sí Mismo ensalzado, y después de crear a sus creaturas ha Sido Alabado por ellas.

Otros dicen que Al-Hamid es Aquel que merece y tiene pleno derecho de ser alabado, Al-lah.

Por ejemplo, cuando se te invita a un suculento banquete, no terminas agradeciendo al comensal junto a ti por dicho banquete, sino que agradecerás al dueño del festín que sufragó los gastos del banquete.

Se dice que Al-Hamid Es Quien te Ayuda para obrar bien, pero al mismo tiempo te Agradece por dichas bondades, y Borra tus faltas sin avergonzarte de tus pescados.

Si Al-lah Desea mostrarte los dones que te Da, entonces Hace que seas tú el intermediario que ejecute una buena obra con dicho favor que te concedió.

Por ejemplo, Al-lah te Da un dinero, pero hace que seas tú el intermediario que ejecute una buena obra al dar dicho dinero en caridad, y después Al-lah te agradece la caridad que hiciste con el favor que Él te Dió.

El creyente tiene dicha sensación durante ramadán porque Al-lah El Altísimo facilita al ayunante su ayuno y los rezos nocturnos, con Su favor y  Su gracia, y al final de dichos actos devocionales Al-lah agradece y recompensa al creyente la adoración hecha con la ayuda y gracia que Él mismo otorgó desde un principio.

“Todas las obras del humano son para él, excepto el ayuno que es para Mi, y lo recompenso por ello.”

Extraído de Ibn Mayah e Ibn Juzaimah.