Biografía de los hombres alrededor del Mensajero - Lección (46-50): Abu al-Darda

1993-09-06

¿Quién es Abu Darda, y cómo aceptó el Islam?

 Queridos hermanos, estamos con la lección cuarenta y seis que se trata de la biografía de los compañeros del Mensajero de Allah, que Allah Todopoderoso esté complacido con todos ellos. La lección de hoy se trata del compañero (Sahabi) Abu Darda, que Allah esté complacido con él.

 Su nombre es ‘Umair bin Malik al-Jazrayi, apodado Abu Darda. Éste compañero, antes de abrazar el Islam, solía adorar un ídolo que puso en el mejor sitio de su casa, lo saludaba, lo perfumaba lo vestía con la mejor ropa de seda. Al despertarse se dirigía hacia él para adorarlo en vez de Allah, y después de parar ante su ídolo y de hacer todo esto se dirigía a su tienda.

 Un día, cuando estaba en el camino hacia su tienda, encontró las calles de Yazrib llenas de seguidores de Muhammad que estaban regresando de la batalla de Badr, y enfrente de ellos caminaban los prisioneros de la tribu de Quraish, al verlos cambió su camino, pero después de un rato se dirigió a un muchacho que estaba con ellos y le preguntó sobre Abdul-lah bin Rawahah, ¿Qué tal está? El muchacho de Jazray le contestó:

((Ha luchado con mucha valentía en la batalla, y volvió sano y ganado, y le tranquilizó))

 ¿Por qué preguntó Abu Darda sobre Abdul-llah bin Rawahah? Porque éste era su amigo y había entre ellos vínculos de amistad fuerte. Abu Darda y Abdullah bin Rawahah eran hermanos en la época de la ignorancia, pero Ibn Rawahah abrazó el Islam, en cambio Abu Darda no lo abrazó.


 Reflexionamos aquí un poco, este caso se repite mucho, a veces se encuentran dos amigos en el mismo barrio o en el mismo pueblo, son buenos amigos, dos prójimos buenos, en la misma pupitre, o dos hermanos en la misma casa, en la misma tienda, y en el mismo lugar, de la misma edad, y de las mismas inclinaciones, que quiere el uno al otro, pero de repente uno de ellos va hacia el camino de Allah Todopoderoso, se aferra a una mezquita para estudiar la jurisprudencia islámica, para ser educado por el comportamiento islámico, para vivir en el ambiente de la religión, y lo ves dedicando mucho tiempo para leer el Libro de Allah, en cambio, el otro se queda tal y como está sin cambiar nada de su situación. ¿A caso, quien está guiado al camino de Allah no debe ayudar a su amigo íntima, con lo cual pasó largo tiempo? ¿A caso no dijo el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, que:

((Ciertamente Allah juzgará al siervo sobre su compañía con alguien aunque sea poco tiempo))

 Queridos hermanos, quiero que la biografía del Mensajero de Allah, y la de sus compañeros justos sea una realidad en nuestra vida, para aprovechar y beneficiarnos de sus acontecimientos y de los actos de los compañeros del Profeta para que sigamos sus ejemplos.

 Cuando apareció el Islam Abdullah bin Rawahah abrazó el Islam, y Abu Darda seguía rechazándolo. Lo que parece es que algunos de los hermanos que todavía no han alcanzado la madurez en el Islam, cuando se une a una mezquita, cuando es guiados por Allah Todopoderoso, y se une con la comunidad de los creyentes musulmanes, desprecia a su viejos amigos, no los visita, y siente que es superior y sus amigos son inferiores e ignorantes. ¿A caso es así la amistad? ¿Qué es lo que te impide visitarle de vez en cuando para ofrecerles lo que tienes del bien y de la guía? Así que, Abu al-Darda no abrazó el Islam, pero Abdul-lah Ben Rawahah no cortó la relación con su amigo Abu Darda, le visitaba, le invitaba, le hacía amar el Islam, y le hacía sentir arrepentido por cada día pasa de su vida siendo idólatra (mushrik).

 Abu al-Darda se fue a su tienda, se sentó en su trono muy alto, y se puso a ordenar y prohibir a sus sirvientes hacer cosas sin saber que está pasando en su casa. Un día Abdul-lah bin Rawahah se había dirigido a la casa de su vecino Abu Darda, con la firme determinación de acabar con aquel estado de cosa. Vio la puerta entreabierta y advirtió que su mujer estaba en el patio. Cuando entró al cuarto de Abu al-Darda donde tenía su ídolo. Sacó el martillo que había traído consigo y golpeándolo con él, lo deshizo en pedazos. Cuando la esposa de Abu Dardá entró a la habitación del ídolo y se quedó aterrada al velo hecho pedazos, comenzó a pegarse el rostro diciendo:

((Qué va a ser de mí ahora, Oh bin Rawahah))

 Al poco tiempo llegó Abu Dardá y vio a su mujer sentada llorando delante de la habitación. En su rostro se podía ver gestos de temor por lo que pudiera hacer su esposo. Éste le preguntó: ¿Qué te ha pasado? Respondió: tu hermano Abdul-lah bin Rawahah, vino cuando estaba ausente y mira lo que ha hecho con tu ídolo.


 Yo siempre digo: El secreto, por lo cual el hombre está guiado, en un momento determinado de reflexión. Abu Darda podría haber enloquecido por la ira y llevar el martillo para romper la cabeza de quien había roto el ídolo, sin embargo sabía que su amigo es una persona razonable y lógica.

  Abu Dardá miró dentro y vio hechos pedazos. En un primer momento parecido enloquecido por la ira. Juró y perjuró que vengaría tal crimen. No obstante se fue tranquilizando y comenzó a reflexionar sobre lo ocurrido. Después le dijo: si este ídolo hubiera tenido poder, se habría defendido evitando el daño que se le ha causado. Y saliendo de casa precipitadamente, se fue a ver a Abdul-lah y juntos se dirigieron a donde estaba el Mensajero. Allí declaró aceptar el Islam y fue el último de su bario en hacerlo.

 ¿A caso no ves a un hombre fuerte que de repente se convierte debilita? ¿A caso no ves a un hombre que ocupa una posición alta y prestigiosa en la sociedad que de repente se convierte débil? ¿A caso no ves a un hombre rico que de repente se convierte pobre? ¿A caso no ves a un médico que padece una enfermada? ¿A caso no ves a un hombre fuerte que de repente se convierte paralizado? ¿A caso no ves a un hombre de alto prestigio que de repente se convierte nada por la muerte? Este hombre al que lo temes, al que lo suplicas, y a quien lo adoras en vez de Allah sin sentirlo, no te das cuenta que una gota de sangre si se congela, en algún momento en una de las arterias del cerebro le puede hacer perder la memoria y si se congela en otra arterias podrá hacerle perder su mente, y si realiza en otro lugar perderá la vista. ¡Que hombre es el que no puede defenderse del mal!

 En efecto se acaba la época donde la gente adora a los ídolos hechos de piedra por la llegada del Islam, hay gente que siente fuerte por tener amigos o pariente poderosos, esto se considera un tipo de asociar a alguien con Allah.

 Nuestro problema es que dependemos y confiamos en un hombre que está muy lejos del camino de Allah. No tememos que los musulmanes asocien algo con Allah aparentemente, sino que asocien algo con Allah de manera oculta. Asociar algo con Allah aparentemente es cuando crees que un ser humano podría beneficiarte o perjudicarte a, o cuando crees que un ser humano capaz de darte o privarte de conseguir algo. Debes creer que quien da, quien priva, quien eleva, y quien humilla es sólo Allah. Esta es la unicidad de Allah, así que si pones tu confianza en Allah Todopoderoso, él te honra pero si confías en otro fuera de Allah, Allah Todopoderoso te abandonará.

¿Se arrepintió Abu Dardá por haberse retrasado de abrazar el Islam?

 Queridos hermanos, Abu Dardá lamentó por el tiempo perdido en la idolatría. Se dio cuenta que todo lo que sus Compañeros habían aprovechado en el camino de Allah, memorizando el Corán, adrando a Allah y viviendo en Su temor.

Allah Todopoderoso, dice: “¡Qué en ellos pongan su anhelo los que anhelan!”

 El paraíso es eterno, el grado que tendrá el hombre en el paraíso es de acuerdo a sus acciones en la vida de este mundo, quien desea competir con la gente de en la vida de este mundo, y no desea hacerlo en la Otra Vida es un hombre estúpido, ya que la competición en este vida se termina con la muerte.


 A veces uno conduce su coche como si estuviera en una competencia hacinamiento riesgos para llegar a la señal roja, y el otro que conducía su coche lentamente llega a la señal roja del semáforo sin acelerar mucho, esta competencia es estúpida. Si el camino estuviera vacío desde su principio hasta el final, podrías hacer competencia, pero si a unos doscientos metros tendrás que parar ante el semáforo rojo, si conduces sin tener prudencia, competir a los demás cuando conduces el coche, y provocar peligro, hace la gente insultar ese conductor, ya que en pocos minutos parará al semáforo rojo igual que los demás.

  Este es un ejemplo simple sobre la competencia estúpida, si competes la gente en la vida de este mundo para conseguir lo que deseas, viene la muerte para igualarte con el hombre más pobre entre la gente.

 Si competes la gente y consigues la posición más elevada en la sociedad, viene la muerte para igualarte con el hombre más débil. La muerte es algo muy distinguida, terminan con la riqueza de los ricos, termina con la pobreza de los pobres, con la fuerza de los fuertes, con la debilidad de los débiles, con la salud del hombre sano, con la enfermedad del enfermo, y termina con todo lo que es positivo y todo lo que es negativo, esta competencia no es razonable ¿Dónde debe estar la competencia? Debe estar en la Otra Vida.

 Abu Dardá, que Allah esté complacido con él, lamentó mucho por su negligencia y por haber retrasado en abrazar el Islam, por lo tanto, y decidió recuperar lo que había perdido a través de esforzarse en el camino de Allah día y noche para llegar al nivel de conocimiento de sus compañeros o aún mejor. Se puso a realizar los actos de adoración anhelando que Allah acepte sus suplicaciones, se puso a estudiar el conocimiento islámico tal y como hace el sediento que quiere beber, y se puso a recitar el Corán para memorizarlo y profundizarse en él para comprender sus aleyas. Cuando se enteró que el comercio estropea su placer al hacer los actos de adoración, y le hace perder las reuniones de estudiar el conocimiento islámico dejó de trabar en el comercio sin dudar en ello y sin lamentarlo.

 ¿Este hecho de Abu Dardá es considerado como juicio legal? No, más bien es una decisión personal. Debemos diferenciar entre un juicio legal que emite el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, a través de sus palabras, de sus actos o de sus aprobaciones, y entre la actitud personal que se emite por otro que no sea el Profeta. Salman tardó en abrazar el Islam porque hubo una razón que se lo impedido.

 Leer ocho horas al día es algo normal, y lo que no es normal leer veinte horas diarias. Supongamos un estudiante no había estudiado durante el año escolar y de repente se despertó de su descuido y se puso a estudiar un mes antes del examen, y estudiaba veinte horas al día, esto es una situación excepcional, ya que lo normal es estudiar ocho horas, dormir ocho horas y estar en el colegio ocho horas. La causa que hace a Abu Dardá dejar el comercio es sentir no cumplir con los actos de adoración y sintió que los Compañeros le habían aprovechado en el camino de Allah mucho más que él y sintió perder mucho del bien.

  De vez en cuando bien gente para preguntar si hay lecciones que se dan en la mezquita, le responden de sí, hay una lección en los viernes que se trata del interpretación del Corán, hay otra que se da en los domingos sobre el fiqh, otra más que se da los lunes sobre la biografía del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, una cuarta dedicada a los predicadores del Islam que se da los sábados, una quinta lección que se da después de la salat del fayr y la última que es la jutba del viernes. Éste asiste a todas las lecciones, y luego dirá: ¿Tenéis cintas de esas lecciones? A algunos hermanos les doy veinte cinta pensando que necesitará un mes para escucharlos, pero tres días después viene y dice que haya oído todos, ¿puedo coger más?

 A veces, en casos especiales, el hombre siente que ha perdido mucho del bien y se pregunta ¿cómo puede compensar?

Uno le preguntó ¿Por qué has dejado el comercio? contestó:


((Era un comerciante antes de conocer al Profeta, y cuando acepté el Islam, quería unir el comercio y la adoración, pero no pude, y decidí dejarlo y dedicarme únicamente a la adoración.))

 No me entendéis mal, a veces haciendo tu trabajo se considera un acto de adoración, tener esposa e hijos y tú trabajas para mantenerlos económicamente y para poder vivir tendrás mucha recompensa de Allah, pero si conoces a Allah Todopoderoso y sigues Su camino, tu trabajo se convierte un acto de adoración.

 Lo que debemos entender es que el hombre debería unir entre la vida de este mundo y la del Más Allá, porque el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo:

“El mejor entre vosotros no es quien abandona la vida de este mundo para ganar la Otra Vida, tampoco es quien abandona la Vida del Más Allá para ganar la vida de este mundo, lo debe hacer es aprovechar de las dos vidas ya que la de este mundo es la fuente para la Otra”.

 Allah hace que la base de la vida de este mundo ganarse de ella y alimentar a los demás, y la prueba de ello se encuentra en muchos de los ahadic del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. A caso no habéis escuchado una vez que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, vino un día a la mezquita, vio a un joven rezando, cuando termina de su salat, el Profeta le preguntó, antes de empezar la salat del fard (obligatoria): ¿Quién te da comido? Mi hermano contestó. Él le dijo: Tu hermano hace actos de adoración más que tú.

 Uno se quejó ante el Profeta porque su socio pasa mucho tiempo en la búsqueda del conocimiento islámico, ¿Qué le respondió el Profeta? Le dijo: Tal vez Allah te hace ganar más por lo que tu socio hace. Buscar el conocimiento es un trabajo. Hoy en día, se dedican becas para los estudiantes que solamente debe estudiar en una universidad o en una escuela secundaria. Buscar el conocimiento es un trabajo honrado.

  Yo recomiendo a nuestros jóvenes a quienes les encarga estudiar teniendo a quien les sostiene, les recomiendo buscar el conocimiento ya que es lo más valioso en la vida. Hay mucha gente que le es disponible el estudio, y se ven obligados a trabajar para poder ganar la vida. Si Allah te da la oportunidad de buscar el conocimiento, que busca ciencia de la religión para que sea un alim (sabio), porque el rango que ocupa esa ciencia es la más alta.

 Uno de los califas, cuando hacía el hay (la peregrinación), pidió encontrase con un alim, se encontró con un esclavo alim, por su conocimiento Allah le hace un hombre honrado.

 Al-Hasan, que Allah esté complacido con él, estaba andando de manera que indica sentimiento de confianza, uno le dijo:

“¿Sientes ser una persona de gran prestigio? Contestó: No, es la dignidad de la obediencia”

 El obediente siente orgullo, la arrogancia es algo detestable, pero el que obedece a Allah Todopoderoso siente orgullo.

 Este esclavo que era alim se puso ante el califa una postura de dignidad. El califa dirigió sus palabras a su hijo diciendo: “Vete, oh hijo y busca el conocimiento, ¿No ves como parece nuestra situación ante éste como si fuéramos humildes?”


 Si perteneces a una clase alta en la sociedad, y solicitas buscar el conocimiento serás más exitoso, si perteneces a una clase media en la sociedad y buscas el conocimiento serás respetado y si perteneces a la clase más baja en la sociedad y buscas el conocimiento se te consideran una persona buena entre la gente.

Abu Darda dijo:

((Por Aquel que sostiene mi alma en Sus manos, si tuviera una tienda enfrente de la mezquita que me diera trecientos dinares al día y me permitiera hacerla salat en yama’a, aún sí preferiría dedicarme exclusivamente a la adoración. Después miró a quien le había hecho la pregunta y le dijo: no digo con esto que Allah haya prohibido el comercio, simplemente prefiero que éste no me distraiga de Su recuerdo )).

 Mi consejo para vosotros es: El que ama únicamente la vida de este mundo perjudicará su vida en la del Más Allá y el que ama únicamente a la vida del Más Allá perjudicará la vida de este mundo. Según lo que se sabe en el mundo del comercio, quien trabaja más y dedica más tiempo en el comercio gana más, sin embargo el creyente hace combina entre los, el trabajo y la búsqueda del conocimiento, entre el trabajo y los actos de adoración, y entre el trabajo y la da’wa (llamar a los demás al camino de Allah, entre trabajar y asistir reuniones de zikr (recordar Allah), y entre el trabajo y lo que debería hacer.

 ¿Qué posición ocupó Abu Dardá en Damasco? ¿Qué posición que fue ofrecido por Al-Faruq y Abu Dardá rechazadó? ¿Qué fue su consejo a la gente de Damasco? Durante el califato de Faruq, éste quería que Abu Dardá ocupara algún cargo en Sham, pero él rechazó diciendo:

((Si deseas que vaya para enseñarles el Libro de su Señor y la Sunnah de su Profeta y para hacer imama en la salat iré))

 La posición que ocupa el hombre en el campo del conocimiento se basa en dar a los demás, mientras la posición administrativa está basada en investigar sobre quien por ejemplo en el caso del director de una cole, lo que le interesa es saber quien viene tarde al cole y quién no ha pagado la cuota, su trabajo se basa en beneficiarse de la gente, mientras que el profesor da, vemos que el estudiante inclina más al profesor que al directora, porque éste solo lo que hace es dar, el trabajo del director es coger, su trabajo está basado en cuestiones administrativas, controlar el consumo del combustible y controlar constantemente el horario de la escuela ¿no? Por lo tanto, ser profesor es considerado el puestos de alto nivel, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo:

((Ciertamente fui enviado para ser maestro (profesor), en verdad fui enviado para completar los buenos comportamientos))

 El mejor trabajo que se hace en la vida es ser un maestro, ya que “los ángeles en el cielo, y las ballenas en el mar hace du’a a los que enseñan a la gente”

 Las palabras del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, son muy precisas, dijo:

((El mejor entre vosotros es el que aprender el Corán y lo enseña a los demás))

[Narrado por al-Bujari de Uzman, citado en su libro sahih]


 Hay hermanos, por la gracia de Allah, no son profesores ni son maestros en ninguna escuela, enseñan a los estudiantes para memorizar el Corán y recitarlo bien, sienten una sensación deferente, algo de felicidad indescriptible, la profesión de enseñanza es una de las mejores profesiones, ya que es el trabajo de los Profetas. Si se debilita el valor del conocimiento y de la ciencia en las comunidades se debilitará el valor de la educación.

 Que extraño ver que quien trabaja en un restaurante en Damasco, para asar carne por ejemplo, su cobra dieciocho mil libras más o menos, y el que ocupa una posición en el campo de la enseñanza cobra muy poco ¿qué significa eso? La gente cree que el estomago es más cara que su mente, ¿A caso no es algo extraño ver que el profesor que enseña los valores y la lenguaje árabe gana mucho menos que los demás? ¿no es así?

 Hay gente que tiene título universitario y a pesar de ello su salario no le es suficiente para vivir dignamente, en cambio, un cantante cobra en una sola noche setenta mil libras ¿qué significa eso? Significa que escuchara música y canciones es más preferible para la gente que la mente. No es de la sabiduría juzgar una profesión a través del salario de cada profesión, sino a través de su relacionan con el mensaje que se encarga el ser humana en esta vida, y que si esta profesión satisface a Allah.

 Abu Dardá sigue contándonos su historia; Cuando llegué a Damasco (Sham) dijo: ((ve la gente sumergida en vida lujosa y llena de división y felicidad, le dolió esto, llamó a la gente para reunirse en la mezquita, cuando todos se reunían allí les dirigió las siguientes palabras: ¡Oh gente de Damasco! Vosotros sois mis hermanos en esta religión, mis vecinos, y mis partidarios y los que me apoyan contra los enemigos , ¡Oh gente de Damasco, ¿Qué es lo os impide que tengáis mi amistas y aceptar mi consejo? No espero nada de vosotros a cambio de ello, yo os aconsejo y seré recompensado por otro. Es que ve que vuestros sabios desaparecen y vuestros ignorantes no buscan el conocimiento. Os ve acudir y competéis en lo que Allah Todopoderoso os ha garantiza. No habéis cumplido con lo que Allah os ha ordenado hacer, atesoráis lo que no podéis gastar, y os construís mansiones que no podéis habitar, y esperáis lo que no podréis alcanzar. Vuestros antepasados solían acumular grandes riquezas y construían como si sus construcciones fuesen a permanecer eternamente, pero al final todo lo que acumulaban se convertían en vano, sus esperanzas y vuestras viviendas en tumbas)).

 ¡Que palabras tan elocuentes! Hay quien dice: he puesto tantos sacos de cemento para construir la base de tal edificio, donde viven muchísimas personas ¿A caso vivirías eternamente? Hay viviendas en Damasco construidas de barro hace cuatrocientos años, y esto significa que una construcción de hormigón resiste mil años, y los años que vive el ser humana es sesenta años más o menos, y el edificio que fue construido para sí quizá no lo habita.

  Abu Dardá continua diciendo: ((Tenemos el ejemplo de la gente de Ad ¡Oh gente de Damasco! Ha reunido mucha riqueza y han tenido muchos hijos, ¿Quién me dará hoy tres dírham por todo lo que tenían? La se puso a llorar hasta, y su sollozo se oyó fuera de la mezquita. - Era una palabra elocuente - y a partir de aquel día empezó Abu Dardá a dar clases del din, en Damasco, donde la gente se reúne, pasar por los mercados para responder a quien le pregunta algo sobre la religión, enseñar a los que no saben nada de la religión, y advertir a quien descuida su religión aprovechando de toda oportunidad, u ocasión)).

Así debería ser el propagandista del Islam:

 Tiene una actitudes maravillosas en la Biografía del profeta, un día, Abu Dardá vio un grupo de gente que se había rodeado un hombre, lo pegaron e insultaron, entonces, se acercó a donde estaban y les dijo:

((¿Qué está pasando? Un hombre cometió un pecado grave, contestaron.

Dijo: ¿A caso si cayese en un pozo, no lo sacaríais de él? Sí, contestaron.

Dijo: pues no le insultéis ni le peguéis, sino aconsejadle y enseñarle y agradeced a Allah por liberarlos de caer en este pecado.

Ellos preguntaron: ¿No lo vas a pegar? contestó: No, sin embargo odio lo que hizo, pero si deja de hacer ése pecado será mi hermano.

- ¡Qué manera tan maravillosa de llamar al Islam! el hombre se puso a sollozar y declarar su arrepentimiento))

 Esta es una forma de ser partidario al Islam. Debes saber que eres como un doctor no como adversario, si un médico atiende a un paciente ¿Le reprocha y le odia? No, sino se lamenta de su situación, e intenta salvarlo, y conseguir curarlo.

Un joven se acercó hacía Abu Dardá y le dijo:

((Oh compañero del Mensajero de Allah, aconséjame, dijo: ¡O hijo mío, recuerda a Allah en los momentos de facilidad te recordará en los tiempos difíciles, ¡oh hijo mío, sé un alim o buscador del conocimiento oyente del conocimiento y no seas la cuarta perecerá. ¡O hijo mío! Haz de la mezquita como si fuera tu casa ya que oí al Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, decir: Las mezquitas son como casa del piadoso)).

 El creyente en la mezquita es como el pez en el agua, y el hipócrita en la mezquita es como el ave en la jaula, siente estrangulado, porque se aburra. Allah Todopoderoso asegura a los que de una mezquita su hogar la tranquilidad, la compasión y poder pasar por el camino recto el Día del juicio final.

 Un día, Abu Dardá pasó por una calle y encontró un grupo de jóvenes que estaban charlando y mirando a los peatones, pues les dijo:

((¡Oh hijos míos, el templo del hombre es su casa, ya que protege a sí mismo del mal y a sus ojos de mirar lo prohibido. Guardaos de sentarse en los mercados ya que esto es pérdida de tiempo e incita hablar palabras inútiles))

 Hoy en día vemos en las calles mujeres con ropa transparente y escandalosa, estar en casa es mucho mejor y cosa de prioridad, si vivimos en tiempo corrupto, la casa debe ser tu templo, y donde haces la oración en ella será tu cueva, Allah Todopoderoso dice:

“Y una vez que os hayáis apartado de ellos y de lo que adoran fuera de Allah, refugiaros en la caverna y vuestro señor os cubrirá con Su Misericordia y resolverá vuestro asunto favorablemente”

[Sura de la Caverna: 16]

 

¿Por qué Abu Dardá no aceptó que el hijo de Yazid se casara con su hija?

 Durante la estancia de Abu Dardá en Damasco Mu’awiyah Ibn Abi Sufian envió a algunas personas para pedir la mano de la hija de Dardá a su hijo Yazid, Abu Dardá recahzó y la casó con un joven de los musulmanes corrientes porque sentó satisfecho con su práctica de la religión y su comportamiento. Esta nueva se divulgó entre la gente y uno le preguntó por qué rechazó a Yazid, dijo:

((Investigué y reflexioné en lo que hice para el bien de Dardá, el hombre preguntó otra vez: ¿Cómo? Contestó: ¿Qué tal si los esclavos sirvieran a Dardá y encontrarse en unos palacios cuyas perlas arrebatan la vista? ¿Dónde estaría entonces su religión)).

 Por eso la casó con uno de los musulmanes corrientes.

¿Cómo encontró Umar la casa de Abu Dardá cuando lo visitó? ¿Por qué razón lloraron los dos?

 Cuando Abu Dardá estuviera en Sham, vino el califa Omar para saber sus condiciones y situaciones de su vida, le visitó en su casa por la noche, empujó la puerta que no estaba cerrada, se dio cuenta que está en una casa de oscuridad, no tenía algo para iluminarla. Cuando Abu Dardá se enteró, de la voz, que era Umar se fue a la puerta para recibirlo, le dio la bienvenida y le preguntó sentarse. Los dos se pusieron a hablar el uno con el otro y la oscuridad era como un velo entre ambos.

Omar le dijo a Abu Dardá:

((¡Que Allah te mantenga en Su Misericordia, ¿A caso no te doy tal y tal? ¿No te he enviado para que estés conmigo? Abu Dardá le dijo: ¿Recuerdas, oh Umar, un hadiz que el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, nos ha comentado.

Umar dijo: ¿Cuál es?

Abu Dardá dijo: ¿Acaso no dijo?: ((Que sea el máximo de la provisión que debe lograr uno de vosotros como la provisión de pasajeros))

Umar dijo: Si. Entonces Abu Dardá dijo: ¿oh UmarQué hemos hecho después él? Y se pusieron a llorar))

EL último momento de su vida

 Abu Dardá se quedó en Damasco predicando su gente y enseñándoles el Corán y la Sabiduría, hasta que murió. Durante sus últimos momentos en la cama antes de morir, unos de sus compañeros le visitaron, le dijeron:

((¿De qué sufres? De mis pecados, contestó.

Ellos dijeron: ¿Qué es lo que deseas? contestó: El perdón de mi Señor, y luego pidió perdón a las personas que le estaban rodeando: Recitadme “La ilaha il-la Allah, Muhammad rasulul Allah” es decir; no hay más dios que Allah y Muhammad es Si Mensajero, y siguió repitiendo estas palabras hasta que murió)).

 ¿Cuál sueño tenía Auf bin Malik al-Ashya'i?

 Después de la muerte de Abu Dardá, Auf bin Malik al-Ashya'i vio en su sueño un prado verde amplio, con mucha sombra, con una gran cúpula de cuero, en su torno había ovejas gordas que nunca el ojo vio algo igual antes, pregunté:

((¿Para quien son? Se dijo: Esto es para Abdul Rahman bin Auf, entonces, éste vino para decir: ¡Oh hijo de Malik! Esto lo que Allah Todopoderoso nos ha dado por el Corán, si te acercaras a este monte verías lo nunca vio tu ojo antes y oirás lo tus oídos nunca habían oído antes, y encontrarás lo que nunca te viene a tu mente antes, Ibn Malik dijo: ¿Pero para quien son todos estos, oh Abu Muhammad? Contestó: Allah Todopoderoso se los ha preparado para Abu Darda, porque solía rechazar la vida de este mundo con sus manos y en su corazón))

¿Qué conclusión podemos sacar de esta historia?

 Podemos sacar una conclusión de que el amigo de Abu Dardá, Abdul Allah bin Rawahah fue la causa de ser guiado al camino de Allah. Umar ofreció a Abu Dardá una posición muy lujosa y alta, ser el gobernador de Damasco, ¿Qué fue lo que prefirió más? Enseñar a la gente, porque esta posición es la mejor entre los demás oficios y porque ante Allah Todopoderoso es mejor, el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo:

((El mejor entre vosotros es el que aprender el Corán y lo enseña a los demás))

[Narrado por al-Bujari de Uzman, citado en su libro sahih]

 No hay que olvidar que este destacado compañero casó a su hijo con uno de los jóvenes corrientes con el fin de proteger y preservar a su religión. El padre de una chica si no la casa con un musulmán creyente, cargará todas las acciones malas de su hija, y tal vez tu hija dirás a Allah Todopoderoso, en el Día de la Resurrección: ¡Oh Señor, no entraré al infierno hasta que entre mi padre por antelación. La responsabilidad del padre no termina al casar a su hija, sino que al contrario, excepto si elige un buen esposo para ella.

 Hay muchas lecciones en esta historia, pido a Allah Todopoderoso que nos haga beneficiarse del comportamiento de este compañero y conocimiento.

  Y las alabanzas a Allah Señor de los mundos