Interpretación del Noble Qur’an Surat Al- Baqarah (2) - Ayaat [11- 16] Lección (7): la más grave de las corrupciones es la referida a la creencia.

1998-08-07

El hipócrita persevera en la corrupción:

  Estamos en el ayah 11 en la que Allah el Altísimo, ha dicho :  

“ Cuando se les dice: No corrmpáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores”.

(11) [Al-Baqarah]

 En la última lección dijimos que la corrupción significaba cambiar algo de la composición original de un elemento dado; modificar su naturaleza primigenia. El hipócrita se esfuerza en corromper en el sentido más amplio de la palabra: Corrompe el medio ambiente, corrompe las relaciones personales, corrompe los nafs, corrompe la familia, corrompe el comercio, corrompe cuando fabrica un producto, corrompe cuando cultiva, corrompe a la juventud, corrompe a la gente de su generación, corrompe el agua, corrompe el aire, corrompe lo que se edita, corrompe lo que se emite a través de cualquier medio de difusión. La corrupción es una parte esencial en el comportamiento del hipócrita, ya que su deseo más poderoso es fomentar la corrupción; en todos sus asuntos hay corrupción. La corrupción satisface su gran avidez instintiva, la que utiliza en el sentido contrario al que ha sido ordenado por Allah el Altísimo.

“ Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores”.

(11)[Al-Baqara]

 En su vida privada, si este hipócrita posee una máquina muy cara, muy útil, y de la que obtiene grandes beneficios, y un tiempo después de haberla comprado esta máquina sufre una avería y deja de funcionar, ¿a quién se dirigirá? Este hipócrita, esta persona extraviada que rechaza el camino de Allah, que busca una forma de vida mundana, y que rehúsa someterse a Allah el Altísimo, si se produjera una avería en su máquina, tan útil y tan cara, ¿a quién se dirigiría? Se dirigiría a un experto; se dirigiría a la empresa a la que le compró la susodicha máquina, o a sus representantes, o bien leería cuidadosamente el manual de uso que acompañaba a la máquina. Es decir, en todo lo que concierne a esta vida del mundo, se dirige a los expertos, porque sabe que, por ejemplo, su máquina ha sido diseñada por el constructor y sólo el conoce su funcionamiento. Entonces ¿por qué, hipócrita, confías para resolver tus problemas en un sistema diferente al de Allah, en un sistema que no tiene ninguna relación con el Creador, sino con las criaturas? ¿Por qué consultas a quien no es experto en la realidad del ser humano?

La mejor palabra para definir a los depravados, es la de corrupción:

 Ha dicho el Altísimo:

“ ...ni obedezcas a aqel del que hemos hecho que su corazón esté descuidado de Nuestro recuerdo; sigue su pasión y su asunto es pérdida”. (

28)[Al-Kahf]

Y también ha dicho:

“ Y sigue el camino de los que se vuelven a Mí en todo”.

(15) [Loqman]


 El hipócrita es contradictorio, para los asuntos de este mundo se dirige a los expertos, mientras que para aquellos relacionados con el Más Allá, sigue un camino que no es el de Allah, y esta actitud es el principio de la corrupción. Allah creó a la mujer para que fuese madre, esposa, hermana, o hija; pero el hipócrita la considera otra cosa; quiere sacar provecho de ella, gozar de ella sin responsabilizarse de esa relación; no le interesa el matrimonio porque el matrimonio es responsabilidad; quiere el goce y el placer, pero no acepta las consecuencias que se derivan de ello. Al cometer adulterio ha corrompido a la mujer con la que consumó el acto, y ahora esta mujer se encuentra con que no se puede casar, ni tener hijos, y es rechazada por su familia.
 Fijaos en una prostituta cuando ve a una mujer creyente, casada y con hijos, su corazón se derrite como la cera de una vela, deseando ser como esa honrada mujer. ¿Quién la corrompió? El hipócrita, él es quien ha corrompido a esa chica prostituyéndola, quien ha corrompido a ese joven induciéndole a la delincuencia, quien ha corrompido una mente inteligente llenándola de vicios, quien ha corrompido una relación matrimonial separando a la pareja. Por eso hemos dicho que la palabra que mejor define a los depravados, a los perdidos, es la de corrupción; Corruptas son sus relaciones y todos sus asuntos.
Si sacamos un elemento de su naturaleza original, de su molde original, de sus características, de su función natural, lo corrompemos, y sólo el Experto, el Sabio, el Conocedor puede devolverlo a su primer estado. Los hipócritas trabajan día y noche para corromper todas las cosas. A veces saca al mercado un producto defectuoso o adulterado que vende sin importarle las consecuencias que pudieran derivarse de ese acto delictivo. Es posible que gracias a un control estricto de calidad, la gente no consuma esos productos envenenados. El hipócrita no va a enmendar su conducta por sí mismo, hay que obligarle a ello. Y si no hubiera ese control de calidad, vendería productos caducados, defectuosos, medicinas adulteradas, y extorsionaría a la gente, ya que su objetivo es conseguir dinero, y sólo dinero, por todos los medios posibles.

La corrupción más grave es la de la creencia:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores”.

(11) [Al-baqara]

 ¿Cuántos trabajos están basados en el pecado, en desviarse del camino de Allah? ¿Cuántos trabajos? Centenares de ellos. Y si no, qué son esos Night clubs y esos lugares de encuentro (bares, pubs…) en los que se cometen pecados, como tomar bebidas alcohólicas, basados en la desobediencia a los preceptos de Allah; por ello, el tema de la corrupción es un tema muy amplio.
Corromper el agua es una acción propia de los hipócritas; lo hacen sin importarles las consecuencias; corrompen el aire, corrompen (contaminar) el medio ambiente y la vegetación.

“ Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra”.(11)


 En realidad, la peor y más grave de las corrupciones es la de la creencia, la del din de la gente. Al corromper su creencia los estamos arrojando a un mundo de ilusiones de las que Allah no ha enviado ninguna prueba.
El profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- ha dicho:

¡Fatima hija de Muhammad!, sálvate del infierno, pues no podré serte de ningún beneficio ante Allah. No aceptaré que la gente venga a mí con sus buenas acciones, y que vosotros vengáis alegando lazos familiares.

[Muslim, Tarmidi, Ibn Maja, Ahmed et El-Darmi, relatado de Abi-hourayra]

 Les estamos relacionando con ahadiz fabricados, con ahadiz débiles, con interpretaciones erróneas de las ayaat que Allah ha hecho descender; les estamos contando historias que no tienen ningún fundamento en el din; les estamos transmitiendo valores que el Islam rechaza. Por ello, cuando escuchas a un hipócrita te das cuenta de que sus afirmaciones son totalmente incorrectas; sus palabras, sus teorías, sus fines, sus justificaciones y explicaciones son falsas, sin ninguna relación con el din de Allah, ilícitas, ilegítimas… El hipócrita toma una palabra de aquí y otra de allá, mientras que el creyente es claro, claro como la luz del sol.

Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Cuando se les dice: No corrumpáis las cosas en la tierra”.(11)

 El hipócrita persiste siempre en su actitud; no quiere oír, se tapona los oídos cuando se le dan las directrices correctas.

“responden: Pero si sólo las hacemos mejores”. (11)


 El hipócrita se considera a sí mismo un reformador; ganar dinero corrompiendo las relaciones, es su forma de reformar la sociedad. Como tiene pocos ingresos, alquila su casa por un precio que no satisface a Allah; por ejemplo, te dice: "Te alquilo mi casa por diez mil liras la noche, o por veinte mil ", mientras que el alquiler de una noche en el hotel más lujoso, no excede de cinco mil liras; esto quiere decir, que hay gato encerrado en este asunto; que no es una cuestión de dormir; pero al hipócrita le tiene sin cuidado lo que esa persona vaya hacer esa noche en su propia casa; él sólo quiere ganar dinero. Por lo tanto, la cuestión de la corrupción, es una cuestión muy amplia. Cuando actúa o permanece pasivo, corrompe; incluso cuando visita a su hermana, le gusta deteriorar su relación matrimonial pronunciando una palabra diabólica.
 Queridos hermanos, el movimiento del hipócrita es un movimiento de corrupción, un movimiento de fitna, un movimiento para cortar las relaciones familiares y sociales, un movimiento para separar lo que Allah ha ordenado que permanezca unido.
Allah, ha descrito a los kafirun (encubridores) como gente corruptora:

“ Esos que apartan del caminode Allah, procurándolo tortuoso y no creen en la Ultima Vida.

[Al-A’raf] (45)

 Todos sus asuntos son torcidos, e incorrectos.

“ Esos que apartan del caminode Allah, procurándolo tortuoso y no creen en la Ultima Vida.

[Al-A’raf] (45)

El creyente es el verdadero reformador:

 Una de las características más notables de los creyentes es la de reformar; restauran lo que la gente ha corrompido; reforman lo que ha sido corrompido. Por lo tanto, si me preguntas sobre la cualidad esencial del creyente, te diré: "la de reformar lo que ha sido corrompido, la de reconciliar, la de unir, la de dar consejos, la de tener compasión, la de ser imparcial, y la de promover y defender la justicia".

 Y si me preguntas sobre la cualidad primordial en la vida del hipócrita, te diré: La corrupción encubierta.
De hecho, en ciertos países vecinos hemos construido casinos con un coste de cincuenta o sesenta millones, y te dice como pretexto: “Esto me proporciona un fuerte ingreso de dinero.” Lo que significa que su verdadero dios es el dinero. En su ignorancia piensa que todo lo que le proporciona riqueza es un medio de mejorar la sociedad; fortalece su negocio basándolo en el pecado; te dice: "Mira hermano, este negocio está de moda ahora". Después cambia su negocio por otro que está basado en la corrupción de los jóvenes; te dice: “Este negocio es más rentable“; te dice: ¿Acaso el trabajo no es también una forma de adoración?”.

 ¡Aunque su negocio está basado en la corrupción, considera que el trabajo es adoración!
Esto nos lleva al hecho de que la corrupción es una cualidad unificadora para el hipócrita, incluso en su casa, en sus miradas; sus miradas son malévolas, su ropa es indecente.

“ Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores”.

[Al-baqara] (11)

 Él hipócrita piensa que la honradez está basada en la ganancia de dinero y en el disfrute; suele decir: "Empleo a chicas en mi empresa porque son más dóciles, más sumisas.”; él sólo piensa en su negocio, y se olvida de la otra parte, cerrándole el camino a ese joven que quería casarse.

“ Cuando se les dice: No corrompáis las cosas en la tierra, responden: Pero si sólo las hacemos mejores”. ¿A caso no son los corruptores, aunque no se den cuenta?”

[Al-baqara] (11)

 El no siente, incluso si en lo más profundo de su ser es consciente de ser una persona malograda, no siente que su trabajo tenga efectos secundarios.

La gente pervertida procura corromper para obtener algún tipo de ganancia:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“ En verdad Nosotros damos la vida a los muertos y escribimos las obras que adelantaron y las huellas que dejaron”.

[Ya Ssin] (12)

 Si, por ejemplo, una persona corrompe a una chica, ¿será consciente de que la ha corrompido, de que la ha hecho salir de su naturaleza, y de la forma que Allah ha querido para ella? Allah ha creado a la mujer para ser una esposa pura, y engendrar hijos. Cuando el hipócrita la ha corrompido, la ha hecho salir de su naturaleza para convertirla en una adúltera. El hipócrita no se da cuenta de que cien años después, podrían venir al mundo cien mil muchachas corruptas como descendencia de esa mujer, y este es el significado del verso:

“ En verdad Nosotros damos la vida a los muertos y escribimos las obras que adelantaron y las huellas que dejaron”.

[Ya Ssin] (12)


 Si una persona supiera las huellas que dejan sus actos, temblaría de miedo ante este hecho.
Si un hombre tiene una forma errónea de vivir, será juzgado por ello, y sobre él recaerá el castigo de todos aquellos que hayan sido inducidos por él a esa misma forma de vida, hasta el Día del Levantamiento.
La persona que inventó la pólvora, se dio cuenta de que había hecho algo malo; de ahí que pusiera todo su dinero para establecer un premio anual que recompensará a todos aquellos cuya investigación fuese de algún beneficio para la humanidad.

 Por lo tanto, hermanos, hablar sobre la corrupción puede convertirse en una conversación muy larga, ya que el objetivo de los hipócritas es corromper para ganar dinero. Su objetivo es ganar dinero, y el dinero es el medio utilizado para realizar sus deseos, o para satisfacer el gusto por una vida de vicio. Para conseguir este disfrute, o ganar dinero, hace todo lo que sea necesario.

Historias sobre cómo la corrupción se ha extendido sobre la tierra:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

”. ¿A caso no son los corruptores, aunque no se den cuenta?”

[Al-baqara] (12)

 Una famosa historia que se cuenta en Europa y América: Un joven se había prendado de una muchacha. Enseguida consultó a su padre sobre la posibilidad de casarse con ella, a lo que su padre le dijo: " ¡No, hijo! No puedes casarte con ella, porque es tu hermana, pero tu madre no lo sabe”.
Un tiempo después, el joven se prendó de otra muchacha, y de la misma forma que había hecho antes, se lo dijo a su padre. Éste, entonces le dijo: " ¡No, hijo! No puedes casarte con ella, porque es tu hermana, pero tu madre no lo sabe”.
 Lo mismo ocurrió una tercera vez, y el joven obtuvo de su padre la misma respuesta. El joven decidió hablar con su madre acerca del tema, y su madre le dijo: “¡Hijo! Cásate con cualquier de ellas, no le hagas caso a ese hombre, pues tú no eres su hijo, pero él no sabe.
Esta forma de vida está muy alejada del camino que Allah ha trazado a los hombres.
Un hombre hacía dos años que vivía en un país lejos de su esposa, y recibe la noticia de que su esposa había tenido un hijo, e invita a sus amigos a una fiesta para celebrar su nacimiento. No le importa el hecho de que ese hijo no pueda ser suyo, lo importante, es que ha tenido un nuevo hijo de su esposa. Así es su vida; viven en un absoluto caos.

Allah el Altísimo, ha dicho:

“ La corrupción se ha hecho patente en la tierra y en el mar a causa de lo que las manos de los hombres han adquirido”. (41)

 He mencionado antes que uno de nuestros hermanos hizo un viaje a un país lejano de América, y cuando volvió nos habló de una empresa de ordenadores, una de las empresas más importante de América. El gerente de la empresa ha anunciado a sus trabajadores que si hay una pareja de empleados homosexuales, ya sean hombres o mujeres, se les considera una pareja oficial, y tienen derecho a disfrutar de las ventajas laborales propias de una familia.
Vemos, pues, como hoy se considera a estas parejas corruptas como si fueran virtuosas, y esa es la corrupción.
En algunos países, se hizo un programa sobre el adulterio; se recibieron muchas llamadas telefónicas; y el resumen de estas llamadas fue que un tercio de los casos de adulterio se da entre familiares, fenómeno éste altamente peligroso; y esta es la corrupción, relaciones licenciosas, linajes mezclados.
Por ejemplo, un médico sin escrúpulos puede tomar el espermatozoide de un hombre, y colocarlo en la matriz de una mujer que no es su esposa. Al cabo de nueve meses, esta mujer tendrá un bebé, y será muy feliz con él, pero el padre de ese bebé no es su marido; el padre es otro hombre; estamos hablando de parentescos cambiados, y de relaciones adúlteras; este es el mundo occidental de hoy.

 Ellos dicen: "La esclavitud ha sido abolida", pero ahora hay trata de blancas; hay investigaciones increíbles sobre empresas gigantescas en el mundo que compran a niños y a muchachas del este de Asia, y los venden para realizar con ellos atrocidades en los países occidentales más ricos; esto es la corrupción en la tierra y en el mar a causa de lo que las manos de los hombres han adquirido”.

La familia es el primer ladrillo de la sociedad:

 El tema de la corrupción es un tema muy largo. Allah el Altísimo, ha dicho:

“ La corrupción se ha hecho patente en la tierra y en el mar

[A-Roum] (41)”

 Hay corrupción por todas partes; si viajas en avión, encuentras la corrupción. Cuanto más corruptos sean los servicios que ofrece una empresa, más éxito tendrá; ofrecen alcohol en el aire, sobre la tierra, en el mar, en los hoteles…
¿Qué significa hoy la palabra hotel? Se ha creado un nuevo término: “El turismo sexual”; muchas personas viajan hoy para practicar el sexo. ¿No es esto corrupción? Los mercados del matrimonio están en crisis, y los mercados de la corrupción se han vuelto muy activos; esto es lo que satisface a los hipócritas.

“ La corrupción se ha hecho patente en la tierra y en el mar”

[A-Roum] (41)


 Por lo tanto, apoyar a la familia es parte del iman, de la misma forma que la destrucción de la familia es signo de hipocresía.
Cualquier acción que apoye y fortalezca a la familia, es parte del iman, porque la familia es el primer ladrillo de la sociedad; por el contrario, cualquier acción que la debilita, la convulsiona, o la desintegra, es una típica actuación del hipócrita, y esto es la corrupción; cuantas familias han sido destruidas a causa de la corrupción, cuantas relaciones han sido rotas a causa de la corrupción, cuanto dinero ha sido malgastado a causa de la corrupción, y cuantos pueblos han sido destruidos a causa de la corrupción.

“¿A caso no son los corruptores...?(12)”

El creyente no es contradictorio como el hipócrita:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“¿A caso no son los corruptores, aunque no se den cuenta?”

[Al-baqara] (12)


 Su forma corrupta de actuar tiene graves consecuencias, pero el hipócrita no se da cuenta:

“Y cuando se les dice: Creed como han creído los hombres. Dicen: ¿Es que vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo?”

[Al-Baqara] (13)


 La cualidad más maravillosa en el creyente es la coherencia, mientras que el hipócrita es un ser contradictorio. ¿De qué manera es contradictorio? Engaña a Allah y a los creyentes, diciéndoles que es creyente, cuando no lo es:

“Y cuando se les dice: Creed como han creído los hombres. Dicen: ¿Es que vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo?”

[Al-Baqara] (13)

 Si los hipócritas consideran que la fe es una estupidez, ¿por qué, entonces, engañan a los creyentes diciéndoles que son creyentes?
En la profundidad del ser humano, es patente que la fe es la verdad, y la incredulidad es un grave error.

El tiempo es un recipiente en el que están todas las cosas:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“Y cuando se les dice: Creed como han creído los hombres. Dicen: ¿Es que vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo?”

[Al-Baqara] (13)


 A propósito, ¿quién es el necio? El necio, es el que cambia lo que es muy preciado, por lo que no tiene valor.
Si una persona ha gastado su dinero de un modo irracional, la llamamos necia. ¿Cuál es, entonces, lo más preciado?
¿Quién es el verdadero necio? Si ves que una persona tiene Cien mil euros en la mano, y luego los quema y tira la ceniza a la basura, ¿acaso no pensarás que es un necio? Por supuesto que sí.
 Si un hombre quema cien mil euros delante de ti, sin duda lo considerarás un necio, pero si ha perdido el tiempo contigo, ¿acaso no le considerarás más necio aún? Por supuesto que sí. La cosa más peligrosa que podemos hacer es pasar todo el día mirando series de TV, o escuchando conversaciones vacías, o jugando a los dados; el ser humano que pasa su tiempo en estas cosas, lo está perdiendo miserablemente. Tú eres tiempo, unos días, y cada día que pasa, pasa también una parte de tu vida; la cosa más preciada que tenemos, es el tiempo. El tiempo es más preciado que el dinero, ¿Qué hace el hombre con el dinero, si su vida ha terminado? Incluso si ha dejado mil millones, de nada le servirán, pues su vida ya ha terminado. El tiempo es el recipiente en el que se encuentran todas las cosas, si este recipiente se destruye, entonces, todo habrá terminado.
 Por lo tanto, quien derrocha el dinero es un necio, y quien derrocha su tiempo es más necio todavía.

“ Y cuando se les dice: Creed como han creído los hombres. Dicen: ¿Es que vamos a creer como los necios? ¿No son ellos los necios sin saberlo?”

[Al-Baqara](13)

En los últimos tiempos, la gente será valorada por su riqueza:

 Quizás ellos imaginan que la gente pobre es la necia; para ellos, los necios, son los pobres, porque sus criterios son puramente materiales, y evalúan al ser humano por el número de propiedades que tienen, por el barrio en el que viven, por la marca de su coche… Para esos necios, el valor del hombre viene definido por sus ingresos. Al final de los tiempos, el ser humano será valorado por su riqueza, no por su creencia ni por sus virtudes.

 Cuando una vez Ahnaf Ben Qaiyss se enfadó, cien caballeros con sus espadas se unieron a su enfado, sin preguntarle por qué estaba enfadado; aunque era bajo, negro, de ojos hundidos, de mejillas salientes, y hombros estrechos, cuando tuvo ese ataque de ira, cien caballeros con sus espadas se unieron a su enfado, sin preguntarle por qué estaba enfadado; esto quiere decir que el valor del hombre consiste en su creencia, sus virtudes, y en sus obras.

¿No son ellos los necios sin saberlo?”

[Al-Baqara] (13)



 Si un hombre se sumerge en el mar en busca de perlas y, después de haber sufrido mil dificultades y peligros, ve un montón de ostras, pero deja las perlas y coge en su lugar las conchas, ¿acaso no lo consideraremos un necio?
Hay gente que viene a esta vida terrenal, y sale de ella sin haber dejado la menor huella; ha comido, ha bebido, ha dormido, y se ha devirtido como los animales.

“ ...cuando no son sino como animales de rebaño o aún más extraviados del camino.

[Al-Forqan] (44)

Las características del hipócrita en el Qur’an

Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Son como maderos que no sostienen nada”.

(4) [Al-Monafiqun] Y también:

“ Como si fueran asnos eptados(50) que huyen de un león”.

(51) [Al-Modattir]

 Y ha dicho también:

“ Aquellos a quienes les fue encomendada la Torá y no actuaron conforme a ella, se parecen a un asno que lleva una carga de libros”.

(5) [Al- yomo’a]

Y ha dicho:

“ Es como el perro, que si lo ahuyentas jadea y si lo dejas también”

(176) [Al-A’raf]

 Y ha dicho también:
“ “ ...cuando no son sino como animales de rebaño o aún más extraviados del camino.

(44) [Al-Forqan]

 Estas son las características de los hipócritas en el noble Qur’an.

Quien desobedece a Allah, es ignorante y incréduo:

 Si una persona va a un país Occidental para hacer un doctorado, sabiendo que cuando vuelva a su país podrá obtener un alto cargo en la administración, lo que le permitirá comprarse una espléndida casa y vivir holgadamente, pero olvidándose de este objetivo se dedica a deambular por las calles, y a pasar el tiempo en los casinos y cabarés, hasta convertirse en un mendigo; ¿acaso no consideraremos a este hombre un necio?
Allah Altísimo, ha dicho:

“¿No son ellos los necios sin saberlo?”

(13) [Al-Baqara]

 Una vez, el Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- caminaba con un grupo de sus Compañeros, cuando pasaron cerca de donde había un hombre loco, y el Profeta preguntó: “¿Quién es?" Los Compañeros, le dijeron: "Es un loco"; el Profeta, replicó:
" No, este es un hombre que está siendo examinado por Allah; la persona loca, en cambio, es la que desobedece a Allah. "

Aquella persona que desobedece a Allah, que no se preocupa por la muerte, que no se preocupa por el juicio de Allah, por la vida después de la muerte, no se preocupa por el infierno; ni por el paraíso, se gana la vida de cualquier modo, esa persona es grosera y necia. Por lo tanto, al desviado se le considera necio.

El Imám Al-Ghazali, dijo: "Si un doctor le hubiera prohibido comer un tipo determinado de comida, precisamente la que más le gusta, sin duda que dejaría de comerla; ¿Es que acaso crees al doctor más que Allah? ¡Qué necio eres! ¿La amenaza del doctor es más severa que la amenaza de Allah? ¡Qué ignorante eres! " Cada persona que desobedece a Allah es ignorante e incrédulo.

La vida del creyente es diáfana y está llena de gracia:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos. Pero cuando se quedan a solas con sus demonios”

(14) [Al-Baqara]
 Se han encontrado con los creyentes: en el camino, en un lugar público, en la mezquita.

“ Cuando se encuentran con los que creen”

(14) [Al-Baqara]

 El Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- ha dicho:

Os he dejado un din claro, cuya noche es tan clara como su día; y quien se aleje de él después de mí, será de los perdedores.

[Ahmed y Ibn Majaf de Al Irbad Ben sariya]

 Fijémonos en esta situación: Un hombre está en casa con su esposa, y suena el timbre de la puerta. El hombre, silenciosamente, se dirige a la puerta y, al abrirla, se encuentra con el hermano de su esposa; le da la bienvenida, y le invita a entrar; inmediatamente después, se sientan y hablan, y toman un té, algo muy natural y lícito, ya que el huésped es el hermano de su esposa.

 Una vez, el Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- estaba solo en la mezquita, y su esposa Saffiah le trajo comida, cuando se disponía a salir, el Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- salió con ella con la intención de acompañarla a casa; en ese mismo instante, pasaron dos de los Compañeros, y sintieron verguenza del Mensajero de Allah, por lo que aceleraron el paso; el Profeta les dijo:

 “Despacio, es Saffiah Bent Huyay”, ellos contestaron: “¡Gloria a Allah, oh Mensajero de Allah!” El Profeta continuó diciendo: “Dentro del ser humano, el shaytan se mueve como la sangre por las venas; y temí que os dejase pensar una cosa incorrecta en vuestros corazones; o tal vez el Profeta dijo: Una mala cosa.))

[Abu Dawud]

  En la boda, vemos los coches, y oímos las bocinas; todo se hace en público. Una persona se casa, luego su esposa se queda embarazada, y ellos se sienten felices y se preparan para el gran acontecimiento; la esposa da a luz, se hace una fiesta, se ofrecen regalos… ¡Es algo claro y abierto! Por otra parte, si un hombre se sienta con la esposa de su amigo en su casa, en la intimidad, y su amigo no lo sabe y, de repente, abre la puerta, y encuentra a su amigo… Es un momento de gran confusión; ¿Qué debe hacer? ¿Apagar las luces? Su amigo le dice: ¿Quién está ahí? ¡Oigo voces! ¿Acaso hay otra puerta para que pueda hacer salir a la esposa de su amigo? No, no hay ninguna otra puerta.
 Toda esta confusión, y todo este pánico, son el resultado de haber hecho algo prohibido.

La falsedad busca encubrir sus acciones:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“cuando se quedan a solas con sus demonios” (14)

Y dice:

“ Cuando se encuentran con los que creen” (14)

 Un encuentro en un lugar público, en la mezquita, en el camino, en una escuela, o en un hospital. La vida de los creyentes es clara, y no tienen nada de lo que sentirse avergonzados.

Los creyentes no tienen secretos. Todos los asuntos son claros:

“Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos”.

 Pero la falsedad necesita encubrir sus acciones; por lo tanto, ¿es posible que el vendedor engañe con la leche delante del comprador? Imposible, engañará en otro lugar, en un lugar oscuro, porque el engaño se hace a escondidas, mientras que las buenas acciones se llevan a cabo a la vista de toda la gente.
El pecado es lo que está escondido en el corazón, y tenemos miedo de que la gente lo vea; todo lo que te produce vergüenza, es falso, y todo lo que no te produce vergüenza, es correcto, por ello:

“ Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos. Pero cuando se quedan a solas con sus demonios”

(14)[Al-Baqara]

 Hay intimidad con el shaytan, hay secretos, hay puertas cerradas, conversaciones en voz baja…
La vida del creyente, en cambio, es clara, y la muestra a todo el mundo; su vida es clara como la luz del sol, no necesita mentir. El Profeta –Que Allah le bendiga y le de la paz- dijo:

Os he dejado un din claro, cuya noche es tan clara como su día; y quien se aleje de él después de mí, será de los perdedores.

[Ahmed y Ibn Majaf de Al Irbad Ben sariya]


 Sientes vergüenza cuando quieres realizar un acto ilícito:


 Los actos perversos, las perfidias, las conspiraciones… Todo eso necesita intimidad, necesita del susurro, necesita un guiño, necesita vigilar el camino.
Como aquel hombre que se sienta con la esposa de su amigo en una intimidad prohibida; cuando su marido los sorprende, ¿Dónde la piensa ocultar? ¿Por qué puerta la hará salir?
¿Por qué todo ese miedo? ¿Cuál es la razón de ese pánico? Porque su acto no es correcto, y no es lícito.

 El esposo que sale con su esposa se mueve tranquilamente; pero si un joven sale con una muchacha, cuando ésta oye un susurro, empieza a temblar, por temor de que sea su padre o su hermano. No sentimos vergüenza o miedo cuando realizamos un acto lícito, sino cuando realizamos un acto ilícito.
Estaba una vez en un hotel, cuando entró un hombre con una muchacha; el empleado le preguntó: “¿Quién es?".
El hombre contestó: “¡Viene conmigo!".
El empleado insistió: “De acuerdo, pero ¿quién es? ¿Están casados? Nunca he visto a una persona sentir más vergüenza que aquel hombre.

 El empleado le había preguntado: “¿Quién es? ¿Es su esposa?"
El hombre había contestado: “¡Viene conmigo!".
El empleado no se conformó: “¿Qué significa esto?”
Al final, lo echó del hotel.
Pero al hombre que viene con su esposa, se le da la bienvenida."
Allah el Altísimo, ha dicho:

“Pero cuando se quedan a solas con sus demonios, les dicen: La verdad es que estamos con vosotros y sólo queremos burlarnos”.

(14) [Al-Baqara]

 Este hipócrita tiene una doble personalidad, como si padeciera esquizofrenia. Creyente con los creyentes. Es decir, es un actor.
¿Quién se ve obligado a actuar? A veces, un hombre disoluto, interpreta el papel de vivir en la pureza, en la tranquilidad, dignamente, etc. Pero en realidad no es más que una interpretación.
Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos. Pero cuando se quedan a solas con sus demonios, les dicen: La verdad es que estamos con vosotros y sólo queremos burlarnos”.

(14) [Al-Baqara]

Una descripción del miserable en el Noble Qur’an:

 En la primera ayah:

“ ¿ Acaso no son los corruptores, aunque no se den cuenta?”(12)

En la segunda ayah:

“ ¿No son ellos los necios sin saberlo?”(13)

En la tercera ayah:

“ Allah se burlará de ellos”.(15)

La palabra del Creador del universo es una palabra decisiva:

“ No corresponde a ningún creyente ni a ninguna creyente elegir cuando Allah y Su mensajero han decidido algún asunto.

(36) [Al-Ahzab]

 La cuestión es clara.
¿Quién es el miserable? Aquel a quién Allah ha descrito como a una persona disoluta, necia y corruptora.

Allah eleva el valor del ser humano:

 Por lo tanto, queridos hermanos, un alim ha enseñado a su alumno los ahadiz fabricados del Profeta para advertirle.
Y esta es la descripción exacta de los hipócritas: Primero, son corruptores; segundo, son necios; y tercero, padecen esquizofrenia:

“ Cuando se encuentran con los que creen, les dicen: Creemos. Pero cuando se quedan a solas con sus demonios, les dicen: La verdad es que estamos con vosotros y sólo queremos burlarnos”.(14) Allah se burlará de ellos.

(15)” [Al-Baqara]

 Allah el Altísimo eleva el valor del ser humano, y a veces le avergüenza:

“ A quien Allah envilece no hay quien lo honre, es cierto que Allah hace lo que quiere.”

(18) [Al-Hajj]

 Nos ha llegado del conjunto de las tradiciones el siguiente hadiz:

En verdad que Allah ha dado a unos abundante comida y una lujosa existencia en la vida de este mundo, pero los resucitará hambrientos y desnudos el Día del Levantamiento; Y en verdad que Allah ha privado a otros de cualquier lujo en esta vida, pasando su existencia en una continua hambruna, pero los resucitará el Día del Levantamiento y les dará de comer todo cuanto quieran, y vivirán una vida elevada. Y al arrogante, que cuando alguien le hace daño él se lo devuelve doblado, Allah lo humillará en la Otra Vida, mientras que al humilde, quien no hace daño a quien se lo ha hecho a él, Allah le dará honor y dignidad en el Más Allá.

[Ben Sad, Al-Baihaqi y Al-Daylami de Abu Al-Bujayr]

 La lección está al final; está en las consecuencias; está en quién será el último en reír:

“ Allah se burlará de ellos. (15)”

Ponte en guardia cuando a desobedeces Allah:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Y los dejará vagar errantes fuera de los límites.”(15)

 Esta es la forma de actuar de Allah con Sus criaturas. Al ser humano le ha dado la libertad de elegir y, por lo tanto, debe asumir las consecuencias que puedan derivarse de esa libertad, al tiempo que esa capacidad de elección debe permitirte llegar al final del camino. Estos son los límites de la corrupción y la desviación; de ahí que cuando veas que Allah te sigue otorgando Sus favores a pesar de tu desobediencia, ponte en guardia, pues en ello hay un propósito.
Si hay fortuna, fuerza, dinero, y belleza; pero también hay desviación e incredulidad; este ser humano necesita un sólo golpe:

“ Bastó con un sólo grito y fueron aniquilados”.

(29) [Ya Sin]

 Cuando Allah el Altísimo trata al ser humano gradualmente, significa una gran bendición; cuando Allah el Altísimo juzga sus pecados uno por uno, y culpa por culpa, significa una gran bendición; y cuando el creyente comete un pecado, y el castigo viene inmediatamente, esta es la mayor bendición. Esto quiere decir, que Allah el Altísimo se preocupa por él y le educa. Por otra parte, cuando la persona sigue cometiendo todo tipo de pecados y desviaciones, y Allah el Altísimo no le reprende, significa que se encuentra en un grave peligro.

Todo ser humano está bajo el poder de Allah:

 Allah el Altísimo, ha dicho:

“Allah se burlará de ellos y los dejará vagar errantes fuera de los límites”.(15)

 Allah te da un respiro, pero todo está en Sus manos. En cualquier momento, tu placentera vida puede convertirse en un infierno; en cualquier momento, tu seguridad puede convertirse en miedo, un miedo devastador; en cualquier momento, tu riqueza puede convertirse en pobreza extrema; y en cualquier momento tu fuerza puede convertirse en debilidad.

 Allah es el más fuerte, y en cualquier momento puede afianzar al ser humano o debilitarlo. Allah es el Autosuficiente, y en cualquier momento puede enriquecer al hombre, o empobrecerle; y Allah el Altísimo puede darle algo a un ser humano y después quitárselo; por lo tanto, el hombre está bajo el poder de Allah el Altísimo.

“ Allah se burlará de ellos” (15)

 ¿Qué significa “Allah se burlará de ellos”, es decir, despreciará sus acciones y su necedad.
A veces, el ser humano, presa de la ingenuidad y de una ignorancia flagrante, piensa que si ha engañado a la gente es porque es una persona inteligente; y esta forma de pensar es la cima de la insensatez, pues Allah conoce perfectamente lo que ocultas y lo que manifiestas. De nada te sirve engañar a quien no tiene poder para darte la vida ni para resucitarte.

 ¡Estás engañando a un ser humano que es una criatura débil en sí misma! Por ejemplo, imaginemos que un hombre de cuarenta años intenta convencer a un niño de cinco años de que es un hombre rico; si consigue convencerle o no lo consigue, ¿dónde está el beneficio?
Es increíble ver cómo la gente se olvida de Allah, se olvida de que Allah le ve, y de que conoce sus más recónditos secretos. Sólo puede engañar a la gente; si se imagina que es inteligente, es un necio, porque la persona a la que engaña no tiene ningún poder, no puede darle la vida, ni resucitarle, ni ofrecerle verdadera seguridad.

El Profeta no conoce el No-Visto:

 Allah, ordena al Profeta que diga a su pueblo: “Di”.

Allah el Altísimo, ha dicho:

“Di: ¿Adoraréis aparte de Allah lo que no puede traeros ni perjuicio ni beneficio? Allah es Quien oye y Quien sabe”.

(76) [Al-Maeda]

Y también:

“ Di: No tengo poder ni de dañarme ni de beneficiarme”

(49) [Yunus]

Y también:

“ Di: No os digo que tengo en mi poder los tesoros de Allah ni que conozco lo Desconocido”.

[Al-An’am] (49)

 El Profeta no conoce el No-Visto, y no tiene poder de dañar ni de beneficiar a nadie:

¡Fatima hija de Muhammad!, sálvate del infierno, pues no podré serte de ningún beneficio ante Allah. No aceptaré que la gente venga a mí con sus buenas acciones, y que vosotros vengáis alegando lazos familiares.

 [Muslim, Tarmidi, Ibn Maja, Ahmed et El-Darmi, relatado de Abi-hourayra]

Todo está bajo el poder de Allah:

 Fíjate en esta idea: ¿A quién estás engañando? Esa persona a la que has engañado es un siervo de Allah, como tú; y a quien ignoras –Allah- es el Poseedor de todas las cosas.

“ Allah se burlará de ellos”(15)

 Allah despreciará sus acciones, porque les han velado el origen de la felicidad, y del paraíso, y no les permiten disfrutar del acercamiento a Allah el Altísimo:

“ Allah se burlará de ellos y los dejará vagar errantes fuera de los límites.(14) Esos son los que han cambiado la guía por el extravío; su negcio no ha prosperado y no están guiados”.

(15) [Al-Baqara]

 A fin de cuentas, estamos hablando de una transacción comercial. Dado que el ser humano pasa unos pocos años en este mundo, obedece a Allah el Altísimo, se adhiere a lo que Allah ha ordenado, y evita lo que Allah ha prohíbido, de forma que merece entrar al Paraíso y permanecer allí para siempre, como una persona que ha comprado un artículo por un precio módico, y luego lo vende por mucho más dinero; es un comerciante.
Allah el Altísimo, ha dicho:

“! Vosotros que creéis! ¿Queréis que os diga un negocio que os salvará de un doloroso castigo?”

[Al-Ssaf] (10)

El verdadero perdedor es el que ha perdido el Más Allá:


 El comercio consta de un capital, una venta, y un beneficio; en cuanto al comercio con Allah el Altísimo, la compra se realiza por un precio módico, mientras la venta por un precio muy alto; Allah el Altísimo nos ha creado para ganar.
 Aquellos hipócritas que habían engañado a los creyentes, que habían corrompido, que se habían mofado, y que habían dicho de los creyentes: "Son unos necios"; esos son los que han perdido su negocio con Allah; han vivido unos cuantos años, quizás llenos de riquezas debido a su hipocresía; pero al final han perdido el Más Allá; por lo tanto, su negocio no ha prosperado, ya que han disfrutado durante unos años, pero han perdido la Vida Eterna.
Allah el Altísimo, ha dicho:

“ Esos son los que han cambiado la guía por el extravío; su negocio no ha prosperado y no están guiados”.(16)

El significado de ello es que el comercio del creyente ha prosperado.

 Uno de los compañeros del Profeta estaba de camino a Medina, y los incrédulos le había preparado una emboscada; tenían la intención de impedirle emigrar a Medina, pero él les dijo: "Coged todo el dinero que tengo en Mekka ", le mostró el lugar donde lo guardaba, y le dejaron continuar su camino. Cuando llegó a Medina, le contó al Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz- lo que le había sucedido. ¿Qué le contestó el Profeta? El Profeta le dijo:
"Tu comercio ha prosperado, Abu Yahiya, Tu comercio ha prosperado".
 Aquel compañero había sacrificado todo su dinero para reunirse con el Profeta –que Allah le bendiga y le de la paz. Puso en la balanza la vida de este mundo y la vida después de la muerte, y decidió con una mentalidad comercial.
 Una persona ha triunfado en la vida: Tiene mucho dinero, una alta posición social, una casa espléndida, un vehículo de lujo… pero ha perdido la Otra Vida: ¿Ha ganado o ha perdido? Sin duda que ha resultado ser una gran pérdida:

“Realmente los perdedores son los que se pierdean a sí mismos”(45)

[Al-Shura]

 ¿Quién es el verdadero perdedor? El verdadero perdedor es quien ha perdido la vida después de la muerte. Quizás la vida del creyente en este mundo ha estado llena de dificultades y penalidades, pero ¿qué importa si es una vida pasajera? El creyente permanecerá en un paraíso cuya anchura es como el espacio que hay entre el cielo y la tierra.

La muerte es el paso de una vida fatigosa, a una vida de felicidad:

 Haz una comparación entre la vida de este mundo y la vida del Más Allá, con una mentalidad comercial.
¿No has entrado a casas cuyo precio es astronómico, y sus propietarios yacen muertos unos metros más abajo? ¿No asiste el ser humano a los funerales?

 Hoy, hemos rezado por una mujer muerta. Mañana serás tú quien entre en la mezquita horizontalmente (muerto) para que recemos por ti; nadie va a quedar aquí.

 Una vez, vi, en un país árabe, una frase que alguien había escrito delante de la puerta de una tienda: " Reza antes de que recen por ti"; el ser humano tiene que usar su mente, y reflexionar sobre esta vida efímera.
 Hoy has oído que un joven ha muerto. La muerte puede ocurrir en cualquier instante de nuestras vidas, no hay ninguna garantía, excepto Allah el Altísimo.
Hace una semana, un joven médico realizó una operación a un niño, y cuando hubo terminado, murió el doctor. El creyente debe reconciliarse con Allah el Altísimo, y obedecerle y, de esta forma, cuando le llegue la muerte, se encontrará en la cima de la felicidad; aquella muerte será la boda del creyente, y el paso de una vida fatigosa, a una vida de placer; de la casa de la enfermedad, de la ansiedad, de las preocupaciones, de la tristeza, y de los problemas, a una casa de dulzura.

“En él tendrán cuanto quieran”

[Al-Forqan] (16)

El comercio del creyente es prosperidad:

 Por lo tanto, el comercio del creyente es provechoso; el comercio de “Abu Yahiya” prosperó; pero el comercio del incrédulo es pérdida:

“Su negocio no ha prosperado” (16)

 Es una transacción comercial. Tu vida consta de un número limitado de años. Por ejemplo, si decimos a una persona: “¿Puedes disfrutar de esta enorme cantidad de dinero durante un año, luego entrarás en la cárcel y permanecerás allí durante diez años.” ¿Aceptaría nuestra propuesta? Nadie la aceptaría; nadie aceptaría disfrutar un año, para luego ser torturado durante diez. ¿Qué diremos, entonces, del disfrute de la vida de este mundo comparado al disfrute de la Otra Vida?
Fijémonos en este ejemplo: Si el número 1 está en la tierra, y los ceros en el sol, y la distancia entre la tierra y el sol es aproximadamente de cientos cincuenta y seis millones de kilómetros, y hay un cero en cada milímetro, ¿qué número resultará? Si ahora comparamos este número con el infinito, su valor será cero; si lo medimos con el Ultimo Día, su valor es cero.
 El ser humano vive unos pocos años en este mundo, comete todo tipo de perversiones, se hunde en el libertinaje y la depravación, gana el dinero ilícitamente… Olvida que va a morir, pero la muerte le llega de improviso.

“ Esos son los que han cambiado la guía por el extravío; su negocio no ha prosperado y no están guiados.”

(16) [Al-Baqara]