Conferencias y seminarios – España – Diálogo interreligioso / Universidad de Valencia
Praise be to Allah, the Lord of Creations, and Peace and blessings be upon our prophet Muhammad, the faithful and the honest.
 Oh, Allah, we know nothing but what You teach us. You are the All- Knower, the Wise. Oh Allah, teach us what is good for us, and benefit us from what You taught us, and increase our knowledge. Show us the righteous things as righteous and help us to do them, and show us the bad things as bad and help us to keep away from them.
  O Allah our Lord, lead us out from the depths of darkness and illusion, unto the lights of erudition and knowledge, and from the muddy shallows of lusts unto the heavens of Your Vicinity.

El hombre tiene que buscar los aspectos comunes entre las religiones

  Muchas gracias a la universidad de Valencia por la invitación y ruego a Allah que yo pueda responder a vuestras expectativas. En primer lugar, creo profundamente que el hombre es el hombre en cualquier tiempo o en cualquier lugar. Tenemos que diferenciar entre la verdad de una religión y las conductas de sus seguidores. La verdad de una religión se encuentra en sus fundamentos no en los errores que cometen los seguidores de esta. Cuando los hijos se reúnen juntos alrededor de su padre, habrá amor y colaboración entre ellos, en cambio cuando se alejan de él se pelearan. En segundo lugar, creo profundamente que los desacuerdos que se encuentran entre las religiones no son religiosos sino políticos, porque todas estas religiones vienen de una fuente común, y es que cuando las ramas proceden del mismo origen, serán totalmente correspondientes. Por tanto, tenemos que buscar los elementos comunes entre las religiones. El hombre, cualquier hombre, tiene una mente que comprende, un corazón que ama y un cuerpo que se mueve. La mente se alimenta con la sabiduría, el corazón con el amor y el cuerpo con la comida y bebida. Así pues, el coraje del hombre que alimenta su mente con verdades no con ilusiones, y que además alimenta su corazón con el amor que le eleva, es decir el amor de Allah, exaltado sea, y de todos sus siervos. En tercer lugar, creo profundamente que todos los seis mil millones hombres que viven en este mundo quieren su salvación, su existencia y la continuación de esta existencia. Todo esto se alcanza con la sabiduría, si quieres éxito en esta vida, en la otra vida o en las dos juntas busca la sabiduría. Hay que tener en cuenta que la sabiduría no te dará parte de ella si no te dedica totalmente a ella, en cambio si vas a dedicarte parcialmente no te dará nada. La persona es sabia mientras está buscando la sabiduría y se convierte en ignorante en el momento en el que piensa que ya ha logrado la misma.

Algunos signos que demuestran la grandeza de Allah

1. El mosquito

  La salvación del ser humano se concentra en aplicar las instrucciones de su inventor, lanzándose de su amor a sí mismo y de su egoísmo, el hombre tiene que obedecer a su Creador. La perfección de la existencia del ser humano se logra cuando este tiene relación con su Creador, porque Allah es la fuente de la belleza, perfección y de los logros, además es la base por la que el hombre sigue educando a sus hijos. En cuarto lugar, creo profundamente que cuando conocemos el Creador, quien nos da las órdenes, le vamos a obedecer de una manera total, mientras que si conocemos la orden sin conocer quien la da, le vamos a desobedecer. Podemos conocer al Creador a través de sus criaturas, en nuestra vida la criatura más despreciada es el mosquito, pues después de fabricar el microscopio electrónico que le hace quinientas mil veces grande, han encontrado que en la cabeza del mosquito hay cien ojos, en su boca hay cuarenta y ocho dientes, en su pecho hay tres corazones; uno es central y otro para cada ala, en cada uno de estos corazones hay dos aurículas, dos ventrículos y dos válvulas. El mosquito tiene un aparato que no existe en los aviones, es un receptor térmico y su sensibilidad es 0.001 centígrado, con este aparato ve las cosas no por sus formas, tamaños ni colores sino por el calor que transmiten.

  También el mosquito tiene un dispositivo para analizar la sangre, porque no todo tipo de sangre le va bien, dos hermanos duermen en una cama uno se despierta sufriendo el dolor de tantas picaduras y otro se despierta a salvo de picaduras. El mosquito tiene un aparato para diluir la sangre porque la sangre del ser humano es espesa y no pasa por su trompa. Tiene un sistema para anestesiar, cuando termina el afecto de la anestesia uno siente el dolor y entonces intenta aplastar al mosquito y matarlo, pero este estará volando por la habitación riéndose de su víctima. En su trompa tiene seis cuchillas y en sus patas tiene garras y ventosas. ¿Se puede desobedecer al Creador del mosquito de esta forma? ¿No se pide su complacencia? ¿No se ruega su paraíso? ¿No se teme su fuego? ¿Se pelean sus siervos entre ellos?

2. Las galaxias

  Dejamos el mosquito y vayamos al cielo, la distancia entre la tierra y la estrella más cercana es cuatro años luz, la distancia que la luz alcanza en un segundo es trescientos mil kilómetros, en un minuto multiplicamos esta distancia por sesenta, en una hora multiplicamos el resultado por sesenta, en un día lo multiplicamos por veinticuatro, en un año lo multiplicamos por trescientos sesenta y cinco y en cuatro años multiplicamos el último resultado por cuatro. Esta es la distancia en kilómetros entre nosotros y la estrella más cercana, si queremos alcanzarla en un coche necesitamos cincuenta millones de años, es decir cincuenta millones de años para alcanzar cuatro años luz. La distancia entre la tierra y la estrella polar es cuatro mil años luz, la distancia entre la tierra y la galaxia de Andrómeda es dos millones de años luz, la distancia entre la tierra y la última galaxia descubierta es veinticuatro mil millones de años luz, entonces ¿Se desobedece a un gran Dios como este? ¿No se pide su complacencia? ¿No se ruega su paraíso? ¿Se puede matar a sus siervos? El hombre es la construcción de Allah por ello, maldito sea quien la destruye.

3. Las constelaciones y planetas

  Hablaré solo de una señal más y luego trataré otro tema, porque quién habla primero tiene la oportunidad de hablar más y quien habla de último puede hablar menos. La distancia entre la tierra y el sol es ciento cincuenta y seis millones de kilómetros, la luz la alcanza en ocho minutos, en la constelación de escorpión hay una estrella pequeña que se llama el corazón del escorpión, en esta caben el sol, la tierra y la distancia entre ellos. El ensalzado Allah dice:

"¡Hombres! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra y os hemos hecho pueblos y tribus distintos para que os reconocierais unos a otros. Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. Allah es Conocedor y está perfectamente informado"

(Sura Al-huyurat 13)

  El profeta del islam dice:

"Ninguno de vosotros habrá de completar su fe hasta que quiera para su hermano lo que quiere para sí mismo"

(Transmitido por Bujari y Muslim de Anas)

  Su hermano en la humanidad, también dice el profeta del islam:

"Toda la humanidad depende de Allah y los más amados por Allah son aquellos que más ayudan a sus siervos"

(Transmitido por Abo yaala y Albazzaz de Anas ibn Malik)

Conocer la verdad de la religión nos une y buscar sus beneficios mundanos nos deferencia.

  Viajé al sur de Sudan cuando se terminó una guerra civil que duraba ya cuarenta años, allí vi a niños hambrientos y desnudos, luego encontré el presidente del país y le dije: juro por Allah que si me hubiera preguntado si estos niños pequeños eran musulmanes o cristianos, me hubiera despreciado a mí mismo, porque solo son siervos de Allah. Conocer la verdad de la religión nos une y buscar sus beneficios mundanos nos diferencia. La vida eterna nos une y esta vida nos separa, las morales nos une y los intereses nos separan, la única solución es que volvamos todos a nuestro Señor, cuando un siervo pecador se arrepienta ante Allah, se produce un llamamiento en el cielo y la tierra que invita a felicitarle porque se ha reconciliado con Allah. Un poeta describió a los hombres de la religión como los que hacen comercio con la religión y la aprovechan para lograr intereses mundanos diciendo:

  Satán es el cuarto de los tres: el Imam, el Rabino y el Cura.

  Alabado sea allah



Translation  : Nabeel Aysarah
Auditing       :