Conferencias emitadas por la radio- Dar Alfatwa- Hechos científicos en el Qur'an y la Sunna - (30-10): Purificar el sacrificio - La sangre vertida
Praise be to Allah, the Lord of Creations, and Peace and blessings be upon our prophet Muhammad, the faithful and the honest.
 Oh, Allah, we know nothing but what You teach us. You are the All- Knower, the Wise. Oh Allah, teach us what is good for us, and benefit us from what You taught us, and increase our knowledge. Show us the righteous things as righteous and help us to do them, and show us the bad things as bad and help us to keep away from them.
  O Allah our Lord, lead us out from the depths of darkness and illusion, unto the lights of erudition and knowledge, and from the muddy shallows of lusts unto the heavens of Your Vicinity.

 

Locutor:

 En el nombre de Allah el Misericordioso, el Compasivo. La paz y la misericordia de Allah sean sobre el Profeta Muhammad, sobre su familia y sobre Sus compañeros.

 Hermanos en la fe y en el Islam, uno de los medios para interpretar el Qur’an es el hadiz sahih (cierto), como ha dicho Allah el Altísimo:

“Y no hicimos que descendiera a ti el Libro sino para que les hicieras claro aquello en lo que discrepaban y como guía y misericordia para la gente que cree”

Sura de La Abeja: 64

image
 No obstante, el Mensajero de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- no explicó todas las aleyas del Qur’an quizás para cumplir con lo que Allah Todopoderoso ha dicho:

“Luego a Nos corresponde hacerlo claro”

Sura del Levantamiento: 19

 Y también:

“Di: No os pido ninguna recompensa por ello ni soy un impostor. No es sino un Recuerdo para todos los Mundos”

Sura de Sad: 86-87

 Teniendo en cuenta que el Qur’an sigue siendo la balanza precisa para medir la veracidad de los ahadiz (dichos del Profeta), todo hadiz que contradiga de forma clara una aleya del Qur’an deberá ser rechazado, sea cual fuere el grado de veracidad de su cadena.

 Queridos hermanos, hoy hablaremos sobre el tema del i’yaz en el Qur’an y en la sunna, y contamos para ello con el Dr. Muhammad Rateb Nabulsi, profesor de la Universidad de Damasco, imam Jatib y profesor de Shari’a en diversas mezquitas de Damasco. Bienvenido a nuestro programa.

 Doctor, hay cosas que hemos aprendido de la sunna del Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- pero no sabemos su hikma (sabiduría-razón), por ejemplo: purificar el sacrificio,

¿Qué significa esta expresión?

Dr. Nabulsi:

 ¡Oh Allah! ¡Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado, oh Tú el más Misericordioso!

Señor Abdel-Halim, que Allah le recompense por el trabajo de propagar el conocimiento que está realizando. Es cierto que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenó a Sus Compañeros que cuando uno de ellos sacrificase un animal lo degollase cortando la vena yugular y no la cabeza. No creo que hubiera en aquella época un centro científico ni en Oriente, ni en occidente, que pudiera explicar científicamente la razón de esta orden dada por el Profeta, ni tampoco cien años después, ni quinientos años, ni mil años; sin embargo, hace varias décadas se descubrió que el corazón, que es el órgano y el aparato más importante del cuerpo, está dotado de una dinamo, ya que si el corazón dependiera de su sistema circulatorio, y éste se dañara, la persona moriría. Por ello, el corazón no necesita un estimulante externo al poseer él mismo un centro eléctrico que le estimula constante y regularmente, de forma que lata de sesenta a ochenta veces por minuto. Así mismo, posee un segundo centro eléctrico como reserva en caso de que no funcione el primero, y un tercer centro eléctrico que funciona cuando los otros dos han quedado fuera de servicio. Estas dinamos mandan la orden al corazón de latir de sesenta a ochenta veces por minuto.

 El corazón humano es como un motor encargado de realizar una función extremadamente compleja. Por ejemplo, puede aumentar su capacidad de contracción y aumentar el número de latidos hasta ciento ochenta e incluso más en caso de peligro, como cuando queremos escapar corriendo de un enemigo; o subimos muchas escaleras, o cuando padecemos una crisis cerebral. Por lo tanto, el cuerpo puede desarrollar más energía que la que desarrolla normalmente.

El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- enseñó a sus Compañeros que cuando alguno de ellos quisiera sacrificar un animal no le cortase la cabeza como hacen en la mayoría de los mataderos en el mundo de hoy. El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- prohibió esta forma de sacrificio, y ordenó mantener la cabeza del animal conectada al cuerpo.

image
 Se ha descubierto recientemente que el corazón recibe la orden, desde sus centros eléctricos, de que los latidos no excedan de ochenta por minuto, pero las órdenes de excepción las recibe de la glándula suprarrenal, que sigue las ordenes de la hipófisis que es la glándula controladora de la mayoría de las funciones del cuerpo humano, y que está situada en la base de la cabeza. Cuando una persona se encuentra en peligro, la imagen de este peligro queda impresa en la retina, y de ahí se transmite al cerebro, donde esa imagen y muchas otras tienen su representación adquirida a lo largo de su vida, a través de historias que escuchó, de lo que aprendió por experiencia o por estudio. Por ejemplo, existe el concepto “serpiente” en el cerebro, cuando vemos una en el jardín de nuestra casa nos viene a la mente los conceptos asociados a la serpiente como el veneno. Por lo tanto, el cerebro se activa como respuesta a la imagen enviada por la retina.

 El cerebro es el rey del sistema nervioso, y la reina del sistema hormonal es la glándula pituitaria; para comunicarse el rey con la reina hace falta un ministro cuyas veces hace el hipotálamo. El cerebro ordena a la reina que actúe, la reina tiene un secretario que le dice: “Hay un peligro”; el ministro, que es la glándula pituitaria, ordena al corazón que aumente los latidos hasta ciento ochenta, y ordena a los pulmones que absorban oxígeno correlativamente con los latidos del corazón.

En realidad, ¿qué es lo que ha hecho aumentar el número de los latidos del corazón? La toma de consciencia de que hay un peligro. Esto ha originado que se envíe una orden a la glándula pituitaria y de ésta a la suprarrenal y de la suprarrenal se envía una orden al sistema nervioso y hormonal quienes, a su vez, la envían al corazón para que aumente los latidos.

 Ahora bien, cuando sacrificamos un animal, su corazón tiene otra tarea, la de expulsar toda la sangre del cuerpo; pero si su corazón latiese al ritmo normal de ochenta latidos por minuto, no sería suficiente para extraer toda la sangre; por lo tanto, es necesario que el corazón reciba la orden de excepción desde el cerebro, a través de la suprarrenal, para que aumente los latidos, pero todo este proceso sólo puede llevarse a cabo cuando la cabeza del animal sigue conectada al cuerpo. Por lo tanto, cuando sacrificamos un animal, se activa la orden de excepción y los latidos aumentan en el corazón del animal hasta ciento ochenta. Ahora ya es posible extraer toda la sangre de su cuerpo.

Locutor:

 Mantener la conexión entre la cabeza y el cuerpo es lo que permite que la orden de aumentar el número de latidos a causa de un peligro llegue a las glándulas suprarrenales, y desde allí al corazón.

Profesor:

 Si cortamos la cabeza del animal se desactivará esta orden de excepción, el animal adquirirá un color azulado, y la mayor parte de la sangre se quedará en las vísceras y en los músculos. Y esto será causa de muchas enfermedades, ya que la sangre de un animal muerto es el medio perfecto para que las bacterias se multipliquen de forma sorprendente; por ello, cuando un laboratorio quiere producir bacterias, utiliza la sangre como el medio idóneo para ello, ya que la sangre contiene sustancias tóxicas, ácido úrico, y todo lo que resulta de la combustión en el cuerpo. En la sangre, pues, se encuentran muchos de los factores que originan enfermedades; por ello, Allah el Altísimo ha prohibido comer y beber sangre, porque en ella hay infinidad de sustancias tóxicas.

 Esta es la razón por la que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ordenaba que se sacrificara al animal cortando su vena yugular, y que se mantuviera la cabeza conectada al cuerpo. Esto confirma los últimos descubrimientos de la ciencia sobre la función del corazón después de degollar al animal. La tarea del corazón después del degüello es la de extraer toda la sangre del cuerpo del animal, y esto sólo es posible cuando no se corta completamente la cabeza. Cuando la carne del animal muerto toma un color azulado, no se puede cocinar rápidamente, ya que gran parte de la sangre permanece en las vísceras y en los músculos del animal.

 La sangre, cuando está dentro del cuerpo, es pura, ya que éste posee aparatos muy precisos que filtran eficazmente la sangre, como por ejemplo los riñones que la purifican del ácido úrico, y todas las sustancias tóxicas que emite el hígado pasan por los riñones. Los pulmones filtran la sangre para eliminar el dióxido de carbono, y millones de glándulas sudoríparas absorben el ácido úrico de la sangre. Así pues, tenemos las glándulas sudoríparas, el sistema respiratorio y los riñones, y todos ellos son filtros.

 Por ello, Allah Todopoderoso ha prohibido comer la sangre de los animales, pues es el medio más eficaz para el crecimiento de bacterias; en cambio, la sangre que corre por las venas es filtrada por unos aparatos de alta precisión.

La prohibición de comer la carne del animal que haya muerto por asfixia, por golpe

Locutor:

 De ahí que haya una gran sabiduría en la prohibición de comer la carne del animal que haya muerto por asfixia, por golpe…

Profesor:

 Allah ha prohibido comer la carne del animal muerto por asfixia, o por un golpe, o por causa de una caída, o por una cornada, debido a que en todos estos casos, la sangre se queda en las vísceras y en los músculos del animal.

Locutor:

 Hay quienes degüellan al animal después de que haya muerto por una de estas cuatro razones, ¿es eso válido?

Profesor:

 El creyente acata los preceptos que Allah ha ordenado, y se aleja de lo que hacen los kafirun y los asociadores; entonces se podría preguntar: Si para que se nos permita comer la carne de un animal debemos degollarlo de modo que salga toda la sangre, ¿cómo es que Allah nos ha permitido comer la carne de los peces sin degollarlos?

 A modo de paréntesis diré que algunos países, y como una forma de burlarse de los musulmanes, escriben en las latas de conserva: "Sacrificado a la manera Islámica." Esto es una mentira flagrante. Lo que es increíble es que cuando capturamos un pez, toda su sangre se va a la epiglotis como si hubiera sido degollado; por ello, Allah nos ha permitido comer la carne de los peces muertos. No se encuentra ni un coágulo de sangre en sus cuerpos.

¿Qué es la epiglotis de los peces?

image

Locutor:

 ¿Qué es la epiglotis de los peces?

Profesor:

 Cuando abrimos la agalla que hay justo debajo de la cabeza, vemos las branquias, que es el lugar donde se concentra la sangre del pez, pues toda la sangre del pez que ha sido capturado se dirige inmediatamente allí. Pero quién quiere crear discordia dice que si degollar es algo necesario y científico, ¿por qué coméis el pescado sin degollarlo?

 Porque la sangre del pez, cuando esté ha sido capturado, se dirige inmediatamente a las branquias, creando el mismo efecto que si hubiera sido degollado.

De Abdul-lah Bin Umar ', que el Mensajero de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, dijo:

“Se os ha permitido comer la carne de dos tipos de animales y la sangre de dos tipos de carne. La carne de la ballena y la de las langostas. Y la sangre del hígado y la del bazo”

Mencionado en el libro “Sunan Ibn Majah”

Locutor:

 Doctor, para complementar este tema, que hemos comenzado con el apartado de sacrificar al animal, la sabiduría del sacrificio, el animal que ha muerto por asfixia, el que ha muerto por golpe de un objeto bien afilado y el que ha muerto por caída… nos gustaría que nos hablase de la sangre vertida del animal. ¿Qué significa y por qué Allah la ha prohibido?

Profesor:

 Acabo de mencionar que la sangre en el cuerpo del animal es una sangre que se purifica constantemente de manera que se eliminan todas sus toxinas a través de los riñones, los pulmones y las glándulas sudoríparas, pero si esta sangre sale del animal, se detiene el proceso de filtración. Como acabo de decir: La sangre no sólo es el medio idóneo para el crecimiento de bacterias, sino que es el fruto de la combustión en el cuerpo, y uno de los factores más determinantes a la hora de contraer enfermedades; por lo tanto, la sangre que no ha sido filtrada se convierte en una sustancia tóxica y nociva para los seres humanos; cuando una persona come un animal que no ha sido sacrificado según la ley islámica podría ingerir, junto con la carne, bacterias y sustancias tóxicas.

Según los expertos, la artritis es causada por el ácido úrico que se encuentra en la sangre de los animales y que se transmite al cuerpo humano cuando se ingiere su carne, pasando luego a los músculos, lo que produce un fuerte dolor en las articulaciones.

¿cuándo se convierte la sangre, en sangre vertida?

Locutor:

 Doctor, ¿cuándo se convierte la sangre, en sangre vertida? ¿Cuando se ha sacrificado al animal de forma correcta?

Profesor:

 Cuando sacrificamos un animal, la sangre que sale de su cuerpo se llama sangre vertida. Los árabes solían comer esta sangre en la época de la ignorancia como si fuera un alimento valiosísimo, y algunos de ellos ponían esta sangre en el estómago de un animal y se lo comían cocido. Por ello, Allah prohibió comer la sangre de los animales.

La prohibición de comer y beber sangre:

Locutor:

 ¿Fue la prohibición de comer y beber sangre una prohibición especial para los árabes?

Profesor:

 Siempre digo que hay una relación científica entre un acto y sus consecuencias, y entre el pecado y sus consecuencias. La causa de toda acción tiene relación con sus consecuencias. Ya he explicado antes que si violamos las leyes científicas, sufriremos inevitablemente las consecuencias de ello.

Locutor:

 ¡Gloria a Allah! En todo lo que nos ordenó el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hay beneficio.

Profesor:

 Así lo ha dicho Allah el Altísimo:

“…Nadie como Uno que conoce hasta lo más recóndito podrá informarte”

Sura de Al-Fatir: 14

 Se trata de un verdadero Experto, el mejor al que se puede dirigir el ser humano, porque es su Creador, Allah. Hay una norma que es indiscutible: “Quien fabrica un aparato es quien mejor puede escribir las instrucciones de manejo, ya que conoce el aparato a la perfección.

Locutor:

 Queridos hermanos, en este programa hemos hablado de la sabiduría que subyace en el acto de sacrificar un animal, y la purificación, según la terminología islámica, es degollar de una cierta manera, como nos ha explicado el Dr. Muhammad Rateb Nabulsi.

Queridos hermanos, nos despedimos de todos vosotros hasta el próximo programa donde hablaremos de otras temas relacionadas con el i’yaz. Todo lo que hace Allah Todopoderoso es inimitable, y nos hace recordar la veracidad de la Profecía de Muhammad –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él.

La paz y la misericordia de Allah sean con todos vosotros.

 



Translation  : Abdo Alhalabi
Auditing       : Abu Bakr Gallego