Junio
09
2005
Libros - Los Constituyentes del taklif (la Asignación Divina) –El Segundo Constituyente - Párrafo (3-5): Los fundamentos de la mente
Última actualización:2017-06-03
Visitas:180
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

 La mente es el dispositivo con el que el hombre reconoce su entorno, y este dispositivo no entiende ningún hecho sin saber la razón de su creación, el propósito de su creación, tampoco entiende un hecho si contiene contradicción o si fuera ilógico. Estos son los tres principios según los cuales la mente podrá funcionar y percibir: el principio de la causalidad, el del propósito y el de no contradicción.

 Allah Todopoderoso creó las causas y nos dio la mente, que no concibe ningún hecho sin saber las razones y propósitos de su creación además de no contener algo de contradicción en su creación.

 La lógica (el principio de no contradicción) significa que, por ejemplo, si una persona es acusada de cometer un delito, y luego trae evidencia que demuestra su ausencia de la escena del crimen cuando se cometió este delito, su inocencia se demostrará porque el juez tiene razonamiento, y por la lógica, el hombre no puede estar en dos lugares al mismo tiempo.

 Cada uno de nosotros usa su mente miles de veces cada día. Por ejemplo, el sonido es una indirecta de un movimiento, el olor del humo es un señal que hay el fuego, del mismo modo, la mente no puede alcanzar la verdad sin indirectas físicas.

 Este es el único proceso intelectual que la mente hace, a través de la deducción, concentra en lo físico para llegar a un pensamiento abstracto.

 En cuanto a realidades relacionadas con verdad del Más Allá, el paraíso, el fuego del infierno, los genios, los ángeles, el pasado lejano o el futuro lejano, estos asuntos están más allá de los potenciales de la mente.

 Por lo tanto, tenemos la certeza física (alcanzada por los sentidos), la certeza deductiva (alcanzada por la mente) y la certeza divinamente reportada (mencionada en las Escrituras Divinas).

 Los animales se ocupan de su entorno utilizando sus sentidos, mientras que el hombre comporta con su entorno mediante el uso de sus sentidos y su mente, pero en cuanto al creyente, éste comporta con su entorno mediante el uso de sus sentidos, la mente y la autenticada de la Revelación Divina.

 Por consiguiente, existe tres tipos de verdad: la verdad física, la verdad intelectual y la verdad divinamente relatada. Y cada una de ellas tiene su propio curso, indicio y evidencia.

 Los objetos físicos se perciben al tocarlos, olerlos, oírlos o verlos, mientras que las cuestiones intelectuales se conciben a través de la deducción, pero en cuanto a lo no visto se conoce sólo a través de la Revelación Divina.

 El hombre cree en el Más Allá por la información divina (Revelación), cree en la Existencia de Allah usando su mente, y cree en la existencia del sol después de verla.

 Discutiremos esto en detalles más adelante cuando hablamos del tema del Tashri' (Legislación).

Los placeres físicos y los intelectuales

 El hombre tiene sentidos y tiene mente. Así, hay placeres físicos e intelectuales.

 Si el hombre deja de comer y beber en el mes de Ramadán, tendrá hambre y sed y anhelará comer y beber, pero lo que le impide hacerlo es el placer intelectivo que obtuvo al obedecer a Allah Todopoderoso.

 Gastar dinero en el camino de Allah a fin de ayudar a los necesitados disminuye la riqueza del hombre, sin embargo porque trae un placer intelectivo al hombre (por complacer a Allah), dona su dinero felizmente.

 Cuanto más se exalta el hombre moralmente, más placeres intelectivos busca, pero cuando el nivel de su moralidad y comportamiento baja, más placeres físicos busca, deleitarse los ojos en la belleza de las mujeres. Por otra parte, si buscas el placer intelectivo, pues baja la mirada del haram.

 Mira al que se lucha en la causa de Allah, pone su alma en su mano (sacrificándose a sí mismo por Allah), éste siente un gran placer porque se entregó a Allah, Todopoderoso.

El hombre razonable se basa en la Revelación, y el irrazonable con la realidad

 Si por ejemplo, estás viajando en un día del invierno a otra ciudad, de repente encontrarás una señal al principio de la carretera que dice: "La carretera está bloqueada debido a la nieve que está acumulada", cancelaría el viaje y volverás a casa aunque no has visto esa acumulación.

 Ahora bien, si un animal está trotando en ese mismo camino, no se detendrá hasta que llegue a esa acumulación de nieve, por lo que el hombre se comporta dependiendo de los hechos, mientras que los animales se comportan basándose en la realidad.

 ¿Cuándo el fumador deja de fumar? Lo hace cuando está afectado por el cáncer de los pulmones, pero si hubiese usado su mente, habría dejado de fumar mientras estuviera sano porque se enteró de los malos efectos del consumo del tabaco sobre la salud y es por eso se comportó según la información que le ha llegado.

(¿Acaso no razonáis?)

[Asura del Relato (Al-Qasas), 60]

(¿Acaso no recapacitáis?)

[Asura de La Arrodillada (Al-Yathiyah), 23]

(¿Acaso no reflexionáis?)

[Asura de Los Vienteos (Adh-Dhariyat), 21]

(…más cuando os enfrentasteis con ella [en Uhud] y visteis como caían vuestros compañeros...)

[Asura de La Familia de 'Imran, 143]

 Anas bin Malik narró que un hombre dijo:

"Oh, Mensajero de Allah, ¿lo ataré y dependeré de Allah, o lo dejaré suelto y dependeré de Allah?" Él dijo: "Atarla y confiar en Allah".

[Lo relató At-Tirmizi]

 Pedirle que ate el camello significa pedirle que use su mente.

 En otras palabras, usar la mente protege el hombre de hacer malas acciones, puesto que la mente le impide ganar dinero de fuentes haram (ilegal), cometer adulterio, extorsionar la riqueza de otros, la mente le impide decir malas palabras o insultar a la gente porque la mente es la rienda de las acciones del hombre.

 Abu Huraira narró: El Prsofeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo:

((La fe impide al hombre cometer asesino, pues un creyente no debe asesinar.))

[Lo relató Abu Dawod y At-Tirmizi]

 En términos generales, el hombre en su vida cotidiana, sale de su casa, en su camino podrá encontrarse con una mujer, ese tiene la opción de mirarla o bajar la mirada, y luego en su trabajo también tiene la opción de mentir o decir la verdad; siempre ser honesto. Así que si usa su mente con sabiduría, escogerá bajar su mirada del haram y ser honesto porque el creyente siempre prefiere complacer a Allah.

 Y las alabanzas a Allah el Señor de los mundos

Translation  : Abdo Al-Halabi
Edited by      :