De noviembre
01
2009
Conferencias de Ramadán 1430 H-Los beneficios–Lección (31-31): La prueba.Parte 2
Última actualización:2014-10-25
Visitas:1659
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

El castigo la prueba y el homenaje:

  Queridos hermanos, trataremos hoy un nuevo beneficio mencionado en el libro de Ibn Al Qayim titulado “Al Fawaid” (los beneficios).

  Este beneficio está relacionado también con la prueba ya que la verdad que el creyente debe tener clara es que pasa por tres casos que podrían ser simultáneos o separados. El primero es obligatorio que es el del castigo, en caso de que el creyente no desempeña sus funciones debidamente o cuando traspasa sus límites o cuando cae en un pecado Allah le castiga. Allah dice:

“Y además del castigo mayor les haremos probar el castigo más inmediato por si pudieran volverse atrás.”

Sura de la postración, verso 21.

  El segundo es que cuando el creyente obedece a Allah y se concilia con El debería obligatoriamente ser probado. El Imam Chafiyi que Allah le complace cuando le preguntaron: ¿Pedimos a Allah la prueba o la posesión? Contestó: no poseerás nada antes de que seas probado.

  El tercer caso es el del homenaje. Así que siempre experimentaras una de esta tres situaciones el castigo, la prueba y el homenaje.

El corazón del creyente reúne la adoración de Allah, el temor a Allah y el amor a Allah:

  Los tres casos que hemos mencionado arriba podrían ocurrir de manera simultánea o separada o sea que podrías en un solo día ser castigado por la mañana, probado al mediodía y homenajeado por la tarde. De la misma manera podrían acaecer separadamente es decir en un periodo de tu edad podrías ser castigado en otro periodo probado y en un tercero homenajeado. O sea deberías acostumbrarte a que siempre vivirías estas tres situaciones. En los sagrados relatos antiguos aparece un hadiz que dice:

“Dijo: ¡O Allah! ¿Quién es el más querido de tus siervos para que lo ame con tu amor? Allah contesto: El más querido de mis siervos es quien tiene el corazón puro, las manos limpias y no hace daño a nadie, me ama y ama a quien me ama y hace que la gente me ama. Dijo: ¡O Allah sabes que te amo y amo a quien te ama pero ¿cómo hago para que la gente te ama? Contesto: Recordadles mis dones, mis gracias y mis pruebas.”

  Es decir recordadles mis dones para que me veneren, mis pruebas para que me temen y mis gracias para que me amen. Eso significa que el corazón del creyente debe juntar la adoración de Allah a través de sus creaciones cósmicas, el amor a Allah por sus innumerables dones y el temor a Allah por sus pruebas y castigos.

LA VIDA ES MOVIMIENTO:

  Queridos hermanos, toda sociedad vive en un continuo movimiento, donde muchos tipos de personas viven juntas, los poderosos y los débiles, los ricos y los pobres, los virtuosos y los pecadores. Este movimiento está motivado por cosas naturales ya que si echas una ojeada por la mañana en las carreteras verás que todo el mundo se dirige hacia su trabaje para poder ganar dinero y consecuentemente poder comer, beber, casarse, sobreponerse. Todo esto se considera movimiento. Este movimiento nos origina algunas leyes mundanas que no están relacionados con la religión, como por ejemplo el rico si le elogias te protege si no te fastidia, o bien si sobornas a alguien no revela tus errores. En cualquier sociedad donde haya movimiento podrías descifrar estas leyes. El gran ulema Al Hassan Al Basri estuvo con el gobernador de Basura, éste recibió un terrible mensaje del califa Yazid que le dejó confundido, si ejecuta este mensaje enfadará a Allah si no lo hace enojará al califa. Preguntó a Al Hassan Al Basri qué hacer, éste le contestó con una frase que deberíamos escribir con tinta de oro le dijo: “Allah puede protegerte de Yazid pero Yazid no puede protegerte de Allah.” Problema solucionado.

  Entonces hemos dicho que el movimiento de la sociedad origina leyes que se contradicen con los preceptos de Allah, quien no hace caso a estas leyes y sigue los preceptos de Allah podría sufrir una gran pérdida pero lo que pasa es que Allah tiene una ley que yo llamo “la providencia divina” que te protege y de esta manera ganarás la satisfacción de Allah y tu vida mundana.

  Un ejemplo: Al Hassan Al Basri, sus enseñanzas y sus ideas enfadaron al Hayay que gritó a su consejo: “Cobardes, os juro que os daré beber de su sangre” y ordenó ejecutarle. Encarcelaron al Hassan Al Basri y prepararon la ejecución, al entrar en el consejo del Hayay, Al Basri murmuró con palabras que nadie oyó, de repente Al Hayay se acerco a él le trajo a su silla, habló con él le homenajeó y le dejo salir libre del palacio. El canciller del Hayay se quedó sorprendido siguió al Basri y le dijo: te trajeron para ejecutarte ¿qué has dicho a Allah? Le contestó dije: “!O mi refugio ante las adversidades!, ¡mi compañero en mi solitud! haz que su enfado sea frio e inofensivo como hiciste con Ibrahim en el fuego.”

Quien escoge obedecer a Allah en vez de seguir las leyes corruptas Allah le mete bajo la ley de la “providencia divina”:

  Queridos hermanos, el ser humano cuando vive en una sociedad regida por leyes que contradicen los preceptos de Allah debería escoger la obediencia de Allah. Por ejemplo en un país tienes un caso que te estorba, si pagas un soborno el problema desaparece si no todo seguirá igual, este es un problema, dar como recibir soborno representan un grave problema. El creyente cuando ve que estas leyes que rigen esta sociedad no complacen a Allah, debería escoger complacer a Allah primero, podría según estas leyes perderlo todo pero Allah le mete bajo la ley de la providencia divina y sale adelante. Allah dice:

“Y di: señor mío, hazme entrar por una entrada de sinceridad y hazme salir por una salida de sinceridad.”

Sura del viaje nocturno, verso 80.

  Alguien podría decir: Allah podría haberlo dicho en una sola palabra “Allah hazme sincero”, pero el matiz es muy preciso: a veces entras por una entrada de sinceridad y después te resbalas y no sales por la salida de la sinceridad, entonces podrías entrar sincero y salir mentiroso. Por eso Allah dijo:

“Y di: señor mío, hazme entrar por una entrada de sinceridad y hazme salir por una salida de sinceridad y concédeme procedente de ti un poder que me ayude.”

Sura del viaje nocturno, verso 80.

  Assayda Aicha dijo también:

“Quien complace a Allah enfadando a la gente, Allah no le deja necesitar el subsidio de éstos y quien complace a la gente enfadando a Allah, no le serán de gran ayuda ante Allah.”

 

Sunan Attirmidi, narrado por Aicha.

 

  Si complaces al poderoso desobedeciendo a Allah, Allah se enfada de ti y hace que esta persona que has complacido se enfada de ti también. Ahora bien, si complaces a Allah haciendo enfadar al poderoso Allah te complace y hace que este poderoso te complace también ¿Cómo? La providencia divina. Resumiendo, podemos encontrar en la vida unas leyes que se contradicen totalmente con los preceptos de Allah, el creyente cuando escoge complacer a Allah en vez de someterse a estas leyes, consecuentemente Allah le somete a otra ley que es la de la providencia divina de esta manera el creyente habrá en el mismo tiempo complacido a Allah y ganado su vida.

La dulzura y verdades de la fe:

  Allah todo glorioso nos informa que en la religión existe algo llamado la dulzura de la fe, el profeta que la paz y los rezos de Allah estén con él nos lo comentó diciendo:

“Quien tiene las siguientes tres (cualidades) encontrará la dulzura de la Fe”

 

Hadiz aceptado por todos, narrado por Anas Ibn Malik.

  La dulzura de la fe tiene un alto precio, la dulzura de la fe es una cosa y sus verdades es otra cosa. Lo explicaré dando un ejemplo: la fe es como una gran hoja de papel sobre una mesa donde figura un gran palacio, con su terraza, dormitorio, recepción y todo pero todo sobre papel mientras que la dulzura de la fe es poseer este palacio. O sea que quien conoce las verdades de la fe tiene planos de la construcción, dibujos y todo pero quien goza de la dulzura de la fe posee y vive en este palacio, por eso el profeta que la paz y los rezos de Allah estén con él dijo:

“Quien tiene las siguientes tres (cualidades) encontrará la dulzura de la Fe: Que Allah y su Mensajero le sean más queridos que todo lo demás.”

Hadiz aceptado por todos, narrado por Anas Ibn Malik.

  Allah a través del Corán y el profeta a través de su sunna deberían ser lo más querido al creyente más de cualquier otra cosa, de ahí quien escoge obedecer a Allah y a su profeta en vez de algún ficticio beneficio en la vida habrá probado la dulzura de la fe.

«Va a saborear el gusto de la fe quien esté complacido con Allah como su Señor, con el Islam como Din (modo de vida) y con Muhammad como Mensajero».

 

Muslim, narrado por Abd Al Muttalib.

“Quien tiene las siguientes tres (cualidades) encontrará la dulzura de la Fe: Que Allah y su Mensajero le sean más queridos que todo lo demás, que quiera a alguien sólo por Allah…”

Hadiz aceptado por todos, narrado por Anas Ibn Malik.

 

Al Wlaa wal Baraa (La lealtad y la enemistad):

  Pero debe escoger a Allah a través de las órdenes y prohibiciones existentes en el Corán y escoger al profeta a través de las órdenes y prohibiciones existentes en su sunna cuando haya un conflicto de intereses. Es decir cuando tu propio beneficio material se opone a la legislación islámica escojas obedecer a Allah ignorando este ficticio beneficio; solo entonces habrás pagado el precio de la dulzura de la fe y degustarla.

  La segunda cualidad mencionada en el hadiz es:

“Que quiera a alguien sólo por Allah…”

  Esto forma parte de la rama de la ciencia de la fe se le denomina: “Al walaa wal Baraa”, que significa ser leal a los creyentes aunque son pobres y débiles y oponerte a los otros aunque son ricos y poderosos.

“Que quiera a alguien sólo por Allah…”

  Una de las señales del creyente estando en esta casa de pruebas es cuando da lo hace por Allah, priva por Allah, conecta por Allah, desconecta por Allah, satisface por Allah, se enfada por Allah.

El hadiz completo es de la siguiente manera:

“Quien tiene las siguientes tres (cualidades) encontrará la dulzura de la Fe: : Que Dios y su Mensajero le sean más queridos que todo lo demás, que quiera a alguien sólo por Dios y que odie volver a la incredulidad como odiaría ser lanzado al fuego».”

 

Hadiz aceptado por todos, narrado por Anas Ibn Malik.

La vida mundana es un lugar de pruebas y no de recompensas:

  Queridos hermanos estamos todavía explicando el beneficio de la prueba. Allah dice:

“Hemos puesto lo que hay sobre la tierra como un adorno que le es propio para probar cuál de ellos sería mejor en actuar.”

Sura de la caverna, verso 07.

  Existen cosas adornadas y muy bellas, Allah dice:

“Y cuando la tierra ha florecido, se ha embellecido y sus habitantes se creen con poder sobre ella, viene entonces nuestra orden de noche o de día y la dejamos lisa como si el día anterior no hubiera sido fértil.”

Sura de Yunus, verso 26.

Otro verso dice:

“Y los pusimos a prueba con bienes y males por si acaso volvían.”

 

Sura de Al Araf, verso 168.

  Te ocurre algo bueno como prueba, de la misma manera te acaece algo malo como prueba.

Por otra parte ser guiado es una prueba también:

“Quien siga mi guía no se extraviara ni será desgraciado. Pero quien se aparte de mi recuerdo, es cierto que tendrá una vida mísera y el día del levantamiento le haremos comparecer ciego.”

 

Sura de Taha, versos 123- 124.

  Hermanos, el tema de la prueba es uno de los más importantes, y en tu comportamiento con Allah piensa que vives en un lugar de pruebas y no de recompensas, la recompensa vendrá en la vida del más allá. Es como si estamos en un curso escolar cuya norma es aprender, esforzarse, memorizar, hacer los ejercicios y tras el examen viene el momento de la recompensa y del homenaje.

  Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos

Translation  : Faysa Al-sheham
Edited by      :