Septiembre
19
2003
Temas científicos en las Jutbas del viernes - lección 424: El pez doctor o Rémora
Última actualización:2013-12-31
Visitas:1524
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

Un caso raro:

  Queridos hermanos como de costumbre vamos a tratar un tema científico: un oceanógrafo estaba en su submarino por debajo del mar captó su atención un pez grande que salió de su grupo y se dirigió hacia un pez pequeño. El científico se imaginó que este pez grande se dirigía hacia el pez pequeño para comerlo pero vio que se paraba cerca de él, y este pez pequeño empezó a comer algo encima de sus escamas.

  Registró este suceso en sus memorias y tras diez años aproximadamente descubrió una realidad asombrosa: este pez pequeño es especializado en curar las enfermedades de los peces, es como si existía una tradición o un pacto no escrito entre los peces que define que este pez es especializado en curar las enfermedades externas de los peces y que no debe ser atacado.

  Por eso los oceanógrafos hicieron muchos estudios sobre este pez y le dieron un nombre específico. Allah hizo que este pez se alimentara de las infecciones, los parásitos y los hongos que se quedaban encima de las escamas de los grandes peces, razón por la cual estos grandes peces se dirigen hacia ellos para que sean curados como si se tratara de un pacto.

  Incluso se ha documentado un suceso muy extraño: un pez grande tenía una ulcera en su boca y permitió que este pequeño pez entrara en el interior de su boca para que sea curado de esta ulcera en el mismo tiempo este pez grande ha sido atacado por otro, entonces el pez que estaba siendo curado sacó primero el pequeño pez de su boca y luego se escapó.

  ¿Quién puso esta tradición? ¿Quién ordenó este pacto? ¿Quién promulgó esta ley que se aplica en todos los océanos?

  Allah creó este pez equipado con un minucioso pico que llega a lugares profundos y cuyo sistema digestivo acepta como alimentos los hongos, las infecciones y los parásitos. Por eso cuando los grandes peces sufren de alguna infección se dirigen hacia estos peces y cuando son muchos se ponen en fila esperando su turno sin disputas ni forcejeos y se filmo la imagen de estos peces haciendo fila esperando su turno para que sean atendidos por este pequeño pez.

  Allah dice: “Pero Alá les sorprendió por donde menos lo esperaban. Sembró el terror en sus corazones” Sura de la Congregación, aya n° 2.

Un millón de diferentes tipos de peces ¿Quién les enseñó que este pez médico no debe ser atacado ni comido?

Allah dice: “Dijo: “¿Y quién es vuestro Señor, Moisés?, Dijo: «Nuestro Señor es Quien ha dado a todo su forma y, luego, dirigido”. Sura de Taha, ayat 4-5.

  Mientras que el ser humano civilizado que habla mucho sobre los derechos humanos, muchas veces bombardea hospitales y ambulancias. Que Allah bendiga el Imán Ali quien dijo:

((El ángel está compuesto de cerebro y sin lujuria, el animal está compuesto de lujuria y sin cerebro y el ser humano dispone de los dos elementos. Si su cerebro vence a su lujuria será por encima de los ángeles pero si su lujuria vence a su cerebro será por debajo de los animales)).

Súplica:

  “¡Oh Allah! Guíanos con quien has guiado, libéranos con quien has liberado, Benefícianos con quien has beneficiado, bendícenos con lo que has otorgado. Protégenos del mal que has ordenado, ya que tú ordenas y nadie puede ordenar sobre ti; nadie humillará a quien has protegido y nadie fortalece a quien has humillado, bendito y alabado seas Señor nuestro. Te pedimos perdón y nos arrepentimos ante ti”.

  “¡Oh Allah! Hazme (que sea) suficiente lo que tú has designado como permitido (halal), sobre, (en vez de tener que recurrir a) lo que Tú has prohibido (haram)” y otórgame la autosuficiencia sobre otros.”

  “¡Oh Allah! danos una lluvia saludable, irrigadora, productiva, benefactora, no perjudicial”.

Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos

Translation  : FAYçAL CHEHAM
Edited by      : Soraya Bougherara