Enero
15
1995
Ley islámica: Relaciones Matrimoniales-Lección (15-17): Los comportamientos que la mujer debe hacer para mantener bien la relación matrimonial:
Última actualización:2013-03-26
Visitas:18186
Send To A Friend
Send copy to myself
* All Fields Required
Las alabanzas a Allah, Señor de los mundos; y la paz y las bendiciones de Allah sean sobre nuestro Profeta Muhammad, quien creyó en la promesa de Allah y es el digno de confianza. ¡Oh Allah! Sabemos solamente lo que tú nos has enseñado; eres el Omnisciente y el Sapientísimo, ¡Oh Allah! Enséñanos lo que nos sea útil, y ayúdanos a sacar provecho de lo que nos has enseñado; concédenos más sabiduría; revélanos la verdad, y ayúdanos a salvaguardarla; revélanos la maldad y ayúdanos a evitarla. Conviértenos en personas que apliquen lo mejor de Tus enseñanzas, y admítenos por tu misericordia en la compañía de tus nobles siervos.

Los comportamientos que la mujer debe hacer:

 Queridos hermanos creyentes, estamos con la lección ocho sobre la familia, la cual hemos comenzado hace varias semanas, y ahora pasamos a los comportamientos “Aadab” que las mujeres deben tomar en cuenta a fin de preservar la relación marital.

1 – Que la mujer no esté a solas con un hombre 'aynabi':

image
 El primer elemento de este comportamiento es que la mujer no debe permitir a un hombre “aynabi” (con el que le es permitido legalmente casarse, pues no tienen relaciones sanguíneas que le impide casarse con ella). Estar a solas con él bajo ningún motivo, bajo ninguna circunstancia, ya que al estar a solas con una mujer musulmana en cualquier lugar, en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia y en cualquier situación, esto puede llevarla a desviarse del camino recto. Esta es una medida que se debe tomar en consideración para que no se rompa la relación entre los dos cónyuges.

2 - Hablar con el “aynabi” detrás de algo que la cubra.

 Otra cosa, si un hombre pide algo de una mujer que lo haga según el dicho de Allah:

“…Y cuando les pidáis a ellas algún menester hacedlo desde detrás de una cortina, esto es más puro para vuestros corazones y para los suyos…”

(Sura de los Coligados: 53).

 Esto quiere decir que cuando quiere dar información a alguien, esto debe ser desde detrás de un velo.

• Primer punto: no debe estar solo con un “aynabi” cualquiera que sea la razón o la circunstancia.

• Segundo punto: si quisiera bajo alguna necesidad ofrecer algo de información, o ella quisiera solicitar algo, esto debe ser desde detrás de un velo, por la palabra de Allah Todopoderoso:

(…Y cuando les pidáis a ellas algún menester hacedlo desde detrás de una cortina, esto es más puro para vuestros corazones y para los suyos…).

(Sura de los Coligados: 53).

 De entre las opiniones de los eruditos hay quien dice que esta orden es para las mujeres del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, solamente.

(Y permaneced en vuestras casas…).

(Sura de los Coligados: 33).

 Es verdad que esta orden está destinada a las mujeres del Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- sin embargo toda orden destinada a las mujeres del Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es, y sin duda alguna, destinada a las mujeres de los creyentes, porque las mujeres virtuosas, puras, piadosas y decentes que son las madres de los creyentes están ordenadas a quedarse en sus casas, prioritariamente las mujeres de los creyentes estarán también ordenadas a hacerlo, es decir, este juicio se les aplica, como si dijéramos, al mejor estudiante: estudia bien y duramente, este orden se aplica a los estudiantes débiles y holgazanes.

3 –Sólo mostrar sus atractivos a los “maharem”:

 El tercer punto: no mostrar los atractivos a los maharem (los hombres con los que no está permitido casarse) ya que hay gente de entre los musulmanes a quienes, lamentablemente, no les importa mostrar sus atractivos ante el “aynab”.Por ejemplo, cuando alguien llama a la puerta, la mujer abre la puerta sin investigar si el que llama la puerta un hombre de los “maharem” o no. Es muy extraño esto cuando muestra sus atractivos sin prestar atención al respecto, por lo tanto, cuando el hombre ve el adorno de una mujer, con la que no le es lícito casarse con ella no tendría ningún sentido llamar la puerta, porque pedir permiso antes de entrar a una casa se realiza para impedir a la vista que caiga sobre algo que es haram ver.

 Lo más importante es no permitir que un “aynabi” esté a solas con la mujer bajo ninguna razón.

 Otra cosa, si, bajo alguna necesidad que la obliga a dar alguna información a alguien, que se debe hacer desde detrás de un velo:

(Esto es más puro para vuestros corazones y para los suyos).

(Sura de los Coligados: 53).

 Y una tercera cosa, la mujer debe asegurarse severamente que no la vea un “aynabi”, ya que esto muestra si tiene una fe fuerte y que ella es una mujer piadosa, en cambio si tolera el hecho de que la vea, esto muestra que ella tiene una fe débil.

4 - No ser suaves a la hora de hablar:

 Lo que debe ser tenido en cuenta por las mujeres es no hablar suavemente, Allah ha dicho al respecto:

(¡Mujeres del Profeta! No sois como cualquier otra mujer; si tenéis temor (de Allah). Así pues no seáis suaves al hablar de manera aquel en cuyo corazón hay una enfermedad pueda sentir desea; hablad con palabras adecuadas).

(Sura de los Coligados: 32).

 Hace más de diez años, oí a una mujer que se paró frente a unvendedor, y negociaba con él sobre alguna mercancía, y parece que por su ignorancia del presente juicio, habló con él de manera suave, le dijo: Soy tu vecina, ¿no me vas a bajar el precio? Él le dijo: ¿Dónde está tu casa? Ella contestó: aquí está nuestra casa, con el fin de reducir el valor de esta mercancía, hablaba con él suavemente, y cuando hablaba de tal manera con él, su corazón enfermo la deseaba, ya que cualquier movimiento anormal, o cualquier forma de hablar anormal hecha por un mujer es como una llamada al “aynabi” para acercarse a ella. Es una mujer ignorante, cuando negociaba con él habló de manera suave, y esto la hacía someterse a este hombre en el cumplimiento de su deseo. Fijaos en ésta aleya que el Corán expresó el significado de hablar suavemente, ¡que precisa es!, cuando habló suavemente le expresó que está sometida a él, le hacía entender que está sometida a su deseo. Éste hombre, el dueño de la tienda, poco después llamó a la puerta de la casa de ésta mujer, y entró en la casa por la fuerza porque la deseó, ella nunca pensó que hablar con él de tal manera lo llevará a venir a su casa. Ella mandó a su hijo a llamar a su padre, que tiene una tienda cerca de su casa, el marido, y sin entender la verdad de la cuestión, llegó con la policía, y vio el hombre con su esposa en su casa. La divorció a pesar de tener cinco hijos. Conocí esta historia de la boca del mismo marido, y él me dijo: ¿Qué tengo que hacer? Fijaos, la divorció, tiene cinco niños sin hogar, y el marido nunca sospechó de su esposa, y la prueba es cuando envió a su hijo para llamarle y que estaba completamente vestida, pero el asunto es que cuando habló con él de manera suave provocó el deseo hacia ella. ¡Qué precisa es esta aleya! Cualquier palabra suave con el vendedor tal y como decirle: tu corazón es duro con nosotros, ¿Acaso no vas a bajar el precio para nosotros?

 No debes decir ni una palabra de este tipo, lo que debes es preguntele: ¿Cuánto cuesta esta cosa? O compras o no, esta es la mujer musulmana en verdad, porque hablar en serio con el hombre no puede sugerirle otro sentido fuera de la compraventa, hablar en serio, y la palabra precisa no surgiere al hombre otro significado. Esto lo vemos en el comportamiento de la hija del Profeta Shu’aib –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él y con el Profeta Muhammad- dijo:

(Y vino a él una de las dos caminando con pudor, dijo: Mi padre te invita para compensarte que hayas abrevado para nosotras…).

(Sura del Relato Al-Qasas, 25).

 Ha dicho ésta frase y ya está, terminó el asunto, sin embargo, si ella hubiera dicho:

 Mi padre te invita, él le diría: ¿Quién es tu padre? Y ¿y para que me invita?... se produciría una conversación entre ellos dos, sin embargo, ella le explicó todo de una vez para que no necesitara pedirle una explicación,dijo:

(…Mi padre te invita para compensarte que hayas abrevado para nosotras…).

 Y él cuando habló con ella ¿Qué dijo? Dijo unas palabras breves las cuales no tienen otro sentido:

(…les dijo: ¿Qué os pasa?...).

(Sura del Relato Al-Qasas, 23).

 Las palabras suavizadas y amistosas son haram pronunciarlas con el “aynabi”, y si a las mujeres se le ordena no hablar de manera suave con el “aynabi” para que el que tiene enfermedad en su corazón no las desee, de la misma manera, los hombres musulmanes, sobre todo, los jóvenes tampoco debe hablar suavemente con las mujeres. Pues tal y como a las mujeres les está prohibido pronunciar palabras suaves a los hombres,a éstos también les está prohibido hablar con ellas de manera suave, ya que las palabras suaves deben dirigirse a la esposa y a los maharem. Si sucediera todo esto entre hombres y mujeres que no sean cónyuges ni son de los mahrem, esto llevaría a una corrupción mayor. La chica por ser ingenua, su corazón se ablanda su corazón por escuchar una palabra suave, se someterá a ella, y una palabra suave de un hombre la hace llegar a él, esta aleya es muy precisa:

(¡Mujeres del Profeta! No sois como cualquier otra mujer; si tenéis temor (de Allah). Así pues no seáis suaves al hablar de manera aquel en cuyo corazón hay una enfermedad pueda sentir desea; hablad con palabras adecuadas).

(Sura de los Coligados, 32).

 De hecho, la mujer, en su ropa, en su forma de ser, en sus movimientos y en sus palabras debe comportarse según la Shari’a, y lo contrario, cualquier desviación de este camino, muestra que ella tiene deseo por los hombres, es decir, cuando la mujer viste ropa vergonzosa, y escucha palabras ásperas o comentarios picantes de los “ayaneb”, en el camino todo esto es por su culpa, por su ropa, por su manera de caminar, y porque sus movimientos incita al “aynabi” a perseguirla, por lo tanto, las mujeres musulmanas que llevan velo (hiyab) nadie las persigue, Allah dijo:

(…Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y nos e las ofenda…).

(Sura de Los Coligados al-Ahzab,59).

image

 Si la mujer sale a la calle como Allah le ha ordenado no será dañada u ofendida ¿Quién será ofendida? Es la que llamando la atención de la gente por su forma de vestir, por ser desviada del camino recto, por ser fundida y porque habla de manera suave, por lo tanto, los padres son responsables de criar a sus hijas según las enseñanzas del Islam, así que cuando sale de casa por una necesidad, nadie podrá desearla porque sale totalmente cubierta, seria y es disciplinada en las enseñanzas de la Shari’a, Allah Todopoderoso dijo:

(…hablad con palabras adecuadas).

(Sura de los Coligados, 32).

 Es decir, las palabras que no tienen varios significados, como la pregunta y respuesta. Por cierto, si le ofrecen a un hombre dos trabajos, uno que está relacionado con el tratamiento con las mujeres y otro que está relacionado con el tratamiento con los hombres, si le pidieran escoger trabajar en una tienda donde debe vender a las mujeres ropa femenina o trabajar en una tienda que se trata de vender ropa de hombres (prendas de vestir), yo le aconsejaría trabajar en la última ya que es un trabajo más puro para su corazón, y más lejos de caer en la seducción. El trabajo que está relacionado con las mujeres, en estos días donde las mujeres no están apegadas a las enseñanzas de la Shari’a, donde las mujeres muestran sus atractivos al “aynabi”, y donde salen a la calle con ropa escandalosa, todas estas cosas relacionadas con la mujer se acercan más a la seducción, y al pecado no a la obediencia a Allah. Al que le importa su religión la cuida, por lo tanto, si te ofrecen dos trabajos, trabajos relacionados con la mujer y otro relacionado con otra cosa, debes elegir éste último aunque ganes memos, con el fin de preservar tu religión:

“Ibn Umar, cuida tu religión, cuida tu religión, es tu propia carne y tu propio sangre”

.

 Rara vez podrás encontrar un hombre piadoso y su trabajo diariamente está relacionado con mujeres, aquel hombre que trata con mujeres vestidas escandalosamente no está en el camino de Allah Todopoderoso, ya que siempre cae en el pecado sobre todo cuando las mujeres no cumplen con las enseñanzas de la Shari’a, cuando ellas prefieren vivir una vida vulgar, cuando desean incitar la pasión del hombre y lucir sus atractivos a los que no son maharem.

 Esto es también, lo que deben hacer las mujeres musulmanas a fin de mantener este sagrado matrimonio, que es el contrato más sagrado para los musulmanes.

 Lo primero que debe hacer la mujer es no permitir al “aynabi” que esté a solas con ella, y esta cosa es tan clara como el sol, y para hacer énfasis en la palabra “aynabi” (extranjero) en el asunto que tratamos, no quiere decir que no es árabe o no es sirio sino que ésta palabra significa cualquier persona que no es el padre de la mujer, ni su hermano, ni su hijo, ni su tío paterno ni su tío materno, ni su sobrino (hijo de su hermano), ni su sobrino (hijo de su hermana), ni su esposo. Fuera de éstos, cualquier hombre se considera “aynabi”, como por ejemplo el primo paterno, el primo materno o su vecino. Las mujeres musulmanas no permiten al “aynabi” estar a solas con ellas bajo ninguna circunstancia.

 La segunda cosa que debe hacer la mujer musulmana es no mostrar sus atractivos a los que no son maharem, según dice la Shari’a, por supuesto, el marido tiene un estatus especial, ya que ante los familiares que son de los maharem la mujer debe estar con ropa que cubre el pecho, su cuerpo hasta debajo de las rodillas, con esta ropa la mujer puede aparecer ante el pariente varón que es de los maharem.

5 – Está prohibido que una mujer describa a otra mujer delante de su marido:

 Está prohibido que una mujer describa a otra mujer delante de su marido Porque cuando lo hace es como si él la viera, y si lo hace ¿Qué valor tendrá el hiyab? ¿Cuál es el valor de cubrir las partes privadas? Allah dijo:

(Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas, y que no muestren sus atractivos a excepción de los que sean externos, y que se dejen caer el tocado sobre el escote y no muestren sus atractivos excepto a sus maridos, padres, padres de sus maridos, hijos, hijos de sus maridos, hermanos, hijos de sus hermanos, hijos de sus hermanas, su mujeres, los esclavos que posean, los hombres subordinados carentes de instinto sexual o los niños a los que aún no se les haya desvelado la desnudez de la mujer. Y que al andar no pisen golpeando los pies para que no se reconozcan adornos, que lleven escondidos. Y volveos a Allah todos, oh creyentes, para que podáis tener éxito)

(Sura de La Luz, 31).

 El hijo del esposo no debe estar a solas con la esposa de su padre, al igual que el padre de la esposa o el padre del marido no debe estar a solas con ella. Este es el juicio de la Shari’a que podemos encontrar en los libros de fiqh, especialmente en el fiqh hanafi: la mujer no debe estar a solas con el padre de su marido joven, ni debe estar a solas con el hijo de su marido que tiene más o menos la misma edad, ya que podrá haber corrupción en estos casos, esto nos indica que los maharem son de tres categorías: el esposo tiene un juicio especifico, y los maharem que son los familiares tienen otro juicio específico, y los maharem por lazos matrimoniales tienen otro juicio específico. El Profeta de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- según lo que ha narrado el Imam Bukhari de Abdullah Bin Mas’ud -que Allah esté complacido con él- dijo:

“Una mujer no debe describir otra mujer al marido de la última, de manera que es como si la viera”.

[Narrado por Al Bujari].

 A veces, y esto es lo que se oye, sobre todo cuando la mujer busca una chica para su hijo a fin de casarse con ella, el hijo pide de su madre que la describa, y ella se pone a describirla. Lo que debe hacer es no decir los detalles, será suficiente decir es buena mujer, de media belleza…la mujer no debe aceptar describir a esta mujer, y lo esencial es que el hijo no debe pedir la descripción de la chica con la que quiere casarse porque cuando la describes es como si estuvieras mirándola.

 El Islam en su totalidad es buen comportamiento, el verdadero musulmán se conoce de su comportamiento, el Islam contiene creencias, actos de adoración, transacciones, moralidades y comportamientos. La quinta parte de esta religión es comportamiento: la forma de comer y de beber, cómo debe sentarse con otras personas, el comportamiento cuando estás en la vía pública, cuando estés de viaje, o cuando estés invitado a un banquete. En toda ocasión hay un comportamiento que se debe hacer, por lo tanto, el hombre no debe pedir de su esposa que le describa a otra mujer y si lo hace estará cometiendo una falta, y la mujer tampoco debe describir las mujeres a su marido. El Profeta de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él dijo:

“Una mujer no debe describir otra mujer al marido de la última, de manera que es como si la viera”.

 Esta prohibición hecha por el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- quizás sea, como han dicho algunos expertos, para cerrar la puerta ante la corrupción y evitar caer en la fitna.

 A veces encontramos tarjetas de invitación de boda, las cuales me impresionan mucho, cuando no escriben en ella una aleya del Corán. Me quedo impresionado con esta tarjeta, ¿Por qué es mejor no escribir una aleya? Porque cuando quieres tirarla será muy fácil, pero si se trata de un tarjeta de boda con una aleya escrita en ella sería muy difícil y haram tirarla, tendrías que quemarla, o hacerla en pedazos. Es posible hacer una tarjeta de boda bonita, sin escribir algo del Corán.

 También me siento contento cuando veo en las cartas de boda escrito: "Se casará la hija de fulano", sin escribir el nombre de la chica, pues el nombre a veces llama la atención. Algunos nombres son bonitos, si escriben el nombre a veces el hombre imagina la chica a partir de ese nombre, por lo tanto, es mejor omitir el nombre de la chica en las cartas de boda, y prueba de ello viene en el Corán que sólo menciona el nombre de Maryam (María), cuando dijeron que Isa (Jesús) es el hijo de Allah, y Allah dijo: Es Jesús, hijo de Maryam. Si leéis el Corán desde el principio hasta el final no encontraréis un nombre de mujer. Este es el juicio que yo puedo extraer, así que, si uno de vosotros quisiera hacer tarjetas de boda a su hija que lo haga sin mencionar su nombre ya que es parte del buen comportamiento.

6 - La mujere debe salir de su casa cuando es necesario:

 Allah Todopoderoso dijo:

(Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia…).

(Sura de Los Coligados, 33).

 Quien dice: "Las mujeres deben salir del vientre de su madre a la casa de su padre, de la casa de su padre a la casa de su marido, y de la casa de su marido a la tumba"… Estas palabras son ilógicas, no son razonables, inaceptables, y no tienen ninguna base de verdad, Allah Todopoderoso dijo:

(Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia…).

(Sura de Los Coligados, 33).

 Esto significa que si tenéis necesidad de salir que no lo hagáis como las mujeres de la época de la “yahilia” (ignorancia). De esto se entiende que está permitido que la mujer salga de su casa, pero por alguna necesidad o por una razón. Sin embargo si sale para divertirse, lo mismo si es un hombre, esto afecta negativamente a la moralidad cuando ve a las mujeres por las calles con ropa escandalosa, no se le acepta su testimonio, esto si un hombre lo hace, así que ¡¿cómo será el juicio si una mujer lo hiciera, la cual ha sido agraciada con los atractivos?! La salida de la mujer de la casa debe ser para hacer algo necesario, narró Abdullah del Profeta, -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Todo el cuerpo de la mujer son partes pudendas, así que, cuando sale (de casa), el Shaytan la desea”.

(Mencionado en Sunan al-Tirmidhi).

 Es decir que, cuando la mujer sale de su casa, el Shaytán encuentra una oportunidad adecuada para hacerla caer en una falta, él ve en la salida de la mujer de su casa como una red en la que puede hacer caer a los hombres en ella. Las mujeres también como ha dicho el Profeta de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“Las mujeres son las trampas del Shaytan”.

 El Shaytán confía es esta trampa que no falla, la mujer musulmana no sale de su casa por algo que no es necesario, pero cuando sale debe ser según la palabra de Allah:

(Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia…).

(Sura de Los Coligados,33). image

 Si sale a la calle para mostrar su belleza, su cuerpo y su ropa será una mujer desobediente, sin duda alguna, pero si sale a la casa de su padre, o a la casa de su hermana, o para comprar algo necesario será permitido y Allah sabe mejor lo bueno de lo corrupto, y sabe mejor lo que esconde todo ser humano.

 Se ha mencionado en el Sahih de Bukhari de Aisha que dijo:

“Saudah la hija de Zam’a salió de su casa por la noche, la vio Omar y la conoció, le dijo: Por Allah te veo oh Sauda, ella volvió a donde estaba el Profeta –que la paz y las bendiciones de Alla sean con él- y le comentó lo que pasó. Cuando estaba en su aposento comiendo su cena, su mano sudada, Allah le reveló, cuando terminó la revelación ha dicho: Allah os ha autorizado a vosotras salir de casa para hacer tus necesidades”.

Allah dijo:

(Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia…).

(Sura de Los Coligados,33).

 No hagáis como las mujeres de la época de la yahilia (ignorancia), el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- ha permitido a las mujeres musulmanas que salgan para hacer sus necesidades, dijo uno de los eruditos: "En este hadiz del Profeta hay una prueba de que está permitido que las mujeres salgan de casa si fuera algo permitido hacer, como por ejemplo, para visitar a los padres, visitar a los familiares y otras cosas que son necesarias".

La presencia de las mujeres en la mezquita para hacer el salat y asistir a clases.

 Con respecto a la asistencia de las mujeres a las mezquitas, el Imam al-Bukhari ha narrado de A'ishah que dijo:

“El Mensajero de Allah, -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hacía el salat del Fayr y cuando terminábamos, las mujeres salían de la Mezquita con el hiyab que cubría casi toda la cabeza y nadie las reconocía por la oscuridad”.

 Esto significa que las compañeras del Profeta solían ir a la mezquita, y el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- aceptó esta acción realizada por ellas. Nosotros, gracias a Allah Todopoderoso, tenemos una parte de la mezquita específica para mujeres, que está equipada con todas las comodidades, con una entrada dedicada para ellas que está lejos de la de los hombres. Un día, nos visitó uno de los eruditos en la mezquita, y le gustó esa parte, dijo: ¿Por qué no abrís esa parte para que las mujeres puedan hacer la salat del viernes? Le dije que no hay ningún impedimento, por supuesto, las mujeres no están obligadas a hacer la salat del viernes, ¿Pero está prohibido que asistan? No. A veces viene un hermano de las afueras de Damasco para hacer la salat del viernes en Damasco acompañado de su esposa para alguna visita. Si viene con su esposo pueden hacer la salat, escuchar el jutba del viernes, esa parte de la mezquita está abierta para las mujeres los viernes. También pueden asistir a las lecciones que se dan aquí. Cuando la mujer recibe las clases del din que recibe su esposo, habrá armonía y cooperación entre ambos. A veces, el hombre se perjudica a sí mismo, cuando el hombre explica a su mujer los derechos que él tiene quizá no los cumple, pero si ella escucha las obligaciones que tiene con especto a su marido podrá cumplirlos.

 Como el Imam al-Bukhari narró de Aisha -que Allah esté complacido con ella- dijo:

“El Mensajero de Allah, -que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- hacía el salat del Fayr y cuando terminábamos, las mujeres salían de la Mezquita con el hiyab que cubría casi toda la cabeza y nadie las reconocía por la oscuridad”.

 El Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- autoriza a las mujeres a salir de casa si es necesario, respetando los comportamientos islámicos y el juicio según la shari’a islámica que dice: "Las mujeres no deben salir de su casa excepto si fuera para algo necesario", podrían visitar a sus padres a sus hermanos , a comprar algunas cosas necesarias, o para ir a un lugar público donde no se juntan con hombres, cuando haya condiciones de conservación en esta mezquita. Sin emabrgo, si una mujer quiere salir de casa para hacer algo necesario debe pedir permiso a su marido, así es el orden público. El Imam al-Bayhaqi ha narrado de Ibn Umar –que Allah esté complacido con ellos dos- dijo: el Profeta de Allah –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- dijo:

“La mujer no debe salir de la casa de su marido excepto con su permiso, si lo hizo, la maldición de los ángeles caerá sobre ella.Los ángeles de la Ira y de la Misericordia, hasta que se arrepienta o pida perdón a Allah”.

 Lo que se entiende de esta esta condición mencionada en este hadiz, que fue narrado por al-Bayhaqi de Ibn Umar -que Allah esté complacido con él- del Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- es que:

“Si vuestras mujeres piden vuestro permiso para ir a la mezquita, no les impidáis hacerlo”.

 Esto significa que la mujer no debe salir sin el permiso de su marido. Fijáos en lo que voy a decir: cuando el hombre cumple con sus obligaciones hacia su mujer, que Allah le ha ordenado y cuando la mujer hace lo mismo con respecto a su marido, será un matrimonio donando de los factores de sobrevivencia y un matrimonio duradero, pero si el hombre no cumple con las reglas del matrimonio y la mujer tampoco, se convertirá un matrimonio que contiene factores de destrucción.

 Si vuestras mujeres os piden permiso para asistir a una clase donde se busca del conocimiento sobre el din, que es obligatorio para todo musulmán, no debéis impedirles hacerlo, siempre y cuando el lugar esté cercano a sus casas, un lugar seguro, donde no están obligadas a estar con hombres. Si cuando la mujer sale de casa para buscar el conocimiento en una mezquita, debe pedir el permiso de su marido, por supuesto sería más conveniente pedirlo si quiere salir a otro lugar.El Imam Al Nawawi comentó sobre este hadiz lo siguiente: "Las mujeres no deben salir de su casa sin el permiso de su esposo ya que, la autorización se hace por el marido".

 Esta es nuestra religión. Si tienes que salir para hacer algo necesario, debes pedir permiso al marido, algunos eruditos dijeron: "El marido podrá impedir que salga de su casa cuando no haya otra solución".

 Si el marido cree que habrá una gran corrupción en la salida de su mujer, y que él ve lo que no ve su esposa, podrá impedirle salir, este es lo correcto. Cualquier institución la dirige un director general, tiene el poder de emitir decisiones. La decisión de Allah siempre está justificada por algo, dice uno de los eruditos, que se considera una regla de la shari’a: "Las mujeres no deben salir de su casa sin el permiso de su esposo ya que, la autorización se hace por el marido".

 Alguien podrá hacer esta pregunta: ¿Cómo es eso? Si suponemos que la mujer pide permiso a su marido para visitar a su familia, esta petición es algo permitido y bueno, pero él sabe a ciencia cierta que en la casa de su familia hay un hombre que no es piadoso, que no se adhiere a los principios del Islam, no baja su mirada ante las mujeres, menciona palabras dulces y desea a las mujeres, y él sabe que su esposa tiene fe débil, es una mujer dócil, entonces el marido podrá impedir que visite a su familia en ese día.

 Algunas familias tienen un estilo de vida especial, el estilo de vivir sin límites, el estilo de la decadencia, como por ejemplo, permitir que esté con su primo a solas en la casa de su familia, en este caso el marido podrá impedirle visitar a su familia. Pero algunos eruditos dijeron: "El esposo no debe impedir a su esposa visitar a sus padres y a su familia, porque eso debilitaría los lazos familiares, y esto sería como empujar a la esposa a violar la orden de Allah:

(…Convivid con ellas según lo que es razonable y establecido…).

(Sura de Las Mujeres, 19).

 La convivencia con ellas según lo que es razonable no significa impedirles que visiten a sus padres, sin embargo, si hay un motivo razonable podrá hacerlo.

 Esto que os digo en este discurso tiene base en acontecimientos reales. Hay algunas casas en las que la gente es corrupta, gente que bebe vino, o puede que el padre o el hermano están borrachos o desviados. Por ejemplo, se levantan de la cama en ropa interior, en verano, en este caso si la mujer pide a su marido, el cual conoce esta realidad, visitar a sus padres, podrá impedirle hacerlo, ya que es el comandante, y su orden debe ser cumplida, así es la Shari’a. Pero impedirle visitar a sus padres es algo haram, uno de los eruditos musulmanes dijo: "No está permitido que la mujer salga de su casa sin el permiso su marido, no es permitido a nadie que la haga salir para estar lejos de su marido, ya sea por ser nodriza o para otra cosa".

 A veces, sin razón justificable, un hombre lleva a su hija de su casa sólo para irritar al marido e impedirle estar con ella, y ésta tiene miedo a su padre, este hecho es haram, lo digo en voz alta. Cuando te llevas una mujer feliz con su marido, de su casa queriendo hacer daño al marido es haram, privarle de su esposa es haram. Hay padres que lo hacen, y hay madres que lo hacen. "No está permitido que la mujer salga de su casa sin el permiso su marido, no es permitido a nadie que la lleve a casa de su padre, para estar lejos de su marido. Cuando ella sale de casa de su esposo sin su permiso será rebeldía (de la mujer al marido) y desobediente a Allah y a Su Mensajero, y merecerá el castigo".

 Esta es la shari’a, pero si quieres ser obedecido ordena algo que se pueda hacer. Allah Todopoderoso quiere que la institución del matrimonio florezca, y dio al marido el hecho de manejarla. Esta institución debe ser manejada sabiamente, con mucha prudencia, sin abuso, sin dominación, sin represión, y sin causar el terror a nadie, hay muchos hombres que creen que este poder debe ejercerse con dureza. Esto se llama usar mal al poder, el marido, al que Allah le ha dado este privilegio, que es el qawama (la tutela) debe administrarla razonablemente, lógicamente, según la misericordia y la sabiduría, sin embargo no hay ninguna institución que no tiene quien decide, que no tiene un líder. Así que el manejo de la familia será del marido, y ésta es la verdadera tutela.

 Un erudito musulmán fue preguntado acerca de una mujer casada que no obedece a su marido, cuyo padre la ha llevado con él a otro país sin el permiso del marido, ¿Qué debe hacer? le respondió: "Alabado sea Allah, si viaja sin el permiso de su marido, el padre será castigado por ello".

 Era tu hija, pero ahora es una esposa, y su esposo es el responsable, siempre y cuando no abusa de ella o no haya problema entre ambos. El marido la alimenta de lo que él come, le compra ropa, no la pega, no la insulta, y tiene un hogar según requiere la shari’a. Por lo tanto al quitarle al hombre su mujer y privarle de estar con ella es un hecho que merece el castigo que impone la shari’a.

7 - La mujer sale de casa con hiyab:

 Si la mujer tuviera que salir de casa debería hacerlo con hiyab (cubierta las partes del cuerpo que son obligatorias cubrir), Allah Todopoderoso dijo:

(Y permaneced en vuestras casas, no os adornéis con los adornos del tiempo de la ignorancia…).

(Sura de Los Coligados, 33).

 Es adorno cuando la mujer pone el pañuelo en la cabeza sin sujetarlo bien de forma que se le ve el cuello, un collar, pendientes y parte de su cabello. El adorno significa mostrar el adorno:

(¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que se las reconozca y nos e las ofenda. Allah es Perdonador, Compasivo).

(Sura de Los Coligados, 59).

image

 El Imam al-Tabari dijo que Ibn Abbas -que Allah esté complacido con él- dijo en su explicación a esta aleya: "Allah ordenó a las mujeres creyentes, que cuando salgan de sus casas para hacer algo de sus necesidades, que deben cubrir sus rostros por encima de sus cabezas con sus ropas y que sólo deben mostrar un solo ojo"

 Muhammad bin Sirin dijo: "Le pregunté a Ubaida Al Salmani acerca del dicho de Allah Todopoderoso:

“(… que se cubran desde arriba con sus vestidos…).Tapó la cara y la cabeza, y mostró su ojo izquierdo. "

 Este es el significado de ésa aleya, también ha dicho Allah Todopoderoso:

(Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas…).

( Sura de La Luz, 31).

 El juez Abu Assa’ud dijo acerca de la prohibición de hacer oír a los demás el sonido de las joyas de la mujer, que viene después de la prohibición de mostrar el ojo: "Es una prohibición mayor dejar ver dónde se coloca el adorno".

 Cuando aparece, del cuerpo de la mujer, lo que debe ser cubierto significa que la mujer muestra sus atractivos y sus adornos. Todos ustedes saben que la ropa apretada muestra el tamaño de las partes privadas, que los vestidos finos dejan ver el color de las partes privadas, andar de forma indecente y escandalosa deja aparecer los atractivos de la mujer, y el sonido suave, hablar en voz fina y suavemente incita a los hombres a desearla. Todos esos comportamientos están prohibidos por la sabia shari’a .

 Queridos hermanos, cuando nuestro Señor Todopoderoso dijo:

(Y di a las creyentes que bajen la mirada y guarden sus partes privadas…).

(Sura de La Luz, 31).

 ¿Qué es lo que aparece normalmente de su cuerpo y no se puede cubrirl? Es su altura, si es obesa y el color de su ropa. Todo ello son cosas que no se pueden cubrir, pero lo que se puede cubrir debe ser cubierto, y esto es lo que comprendió Ibn Abbas -que Allah esté complacido con él- y hay numerosas pruebas sobre este asunto, ya que el Profeta –que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- según ha narrado el Imam Ahmad de Aisha – que Allah esté complacido con ella- dijo:

“Cuando los hombres pasaban cerca de nosotras acompañadas con el Mensajero de Allah – que la paz y las bendiciones de Allah sean con él- estando en estado de Ihram solíamos cubrir el rostro desde arriba con nuestro vestidos (jilbab) y cuando se alejaban de nosotras lo descubríamos”.

[Narrado por Ahmad].

 El Imam al-Hakim de Asma’ bint Abi Bakr -que Allah esté complacido con ella- dijo: "Solíamos cubrir nuestros rostros ante los hombres".

 En otra lección, si Allah quiere seguiremos hablando sobre los comportamientos que deben ser obedecidos por la mujer musulmana para preservar la integridad de la vida matrimonial, y como ustedes saben, la vida matrimonial es el factor principal para la felicidad del ser humano.

 Explicaremos lo que no debe hacer: no salir perfumada, no dejar oír el sonido de las joyas, y no mezclarse con hombres, si Allah quiere, en la siguiente lección.

 ¡Y las Alabanzas a Allah, Señor del Universo!

Translation  : Abdo Al-Halabi
Edited by      : Tamara Amor